instituto julio caro baroja
Estás en: Inicio > Instituto de Historiografía "Julio Caro Baroja" > Investigación > La construcción de la Antigüedad: editores, eruditos, ideólogos

Última actualización: 03/05/2018

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

MEMORIA CIENTÍFICO-TÉCNICA DEL PROYECTO:
La construcción de la Antigüedad: editores, eruditos ideólogos

INVESTIGADOR PRINCIPAL: JAIME ALVAR EZQUERRA

 

Resumen

Como continuación del Subproyecto BAT de la convocatoria anterior, el equipo radicado en la CIII se propone:

1) Analizar la información proporcionada por la Base de Datos confeccionada en el anterior proyecto a través de

  • estudio de la transmisión del conocimiento por sus agentes: editores y traductores (se prevé la edición de los principales prólogos e introducciones realizados por traductores al castellano de monografías europeas sobre mundo antiguo).
  • estudio de la producción erudita: coleccionistas, articulistas, académicos.

2) Analizar la difusión del conocimiento a través

  • la confección de manuales y estudios por autores que publican en castellano.
  • el uso de la cultura clásica en la intelectualidad política en España e Iberoamérica.
  • el uso de la tradición clásica en la intelectualidad femenina.
  • de la construcción de un modelo de cultura militar basado en la Antigüedad.

3) Analizar los procesos de construcción de una Antigüedad a la medida de los intereses ideológicos

  • la confección de los tópicos de la historia nacional.
  • las estampas de la cultura clásica empleadas en la construcción de modelos ideológicos.
  • comparación entre procesos nacionalistas de distinta naturaleza tanto en la Península Ibérica como en América.
Subir
 

Introducción

FINALIDAD

El objetivo de este proyecto es el estudio de los agentes de difusión de la cultura clásica y el mundo antiguo en general en el período comprendido entre el siglo XVIII y los albores del XX, así como algunos de los instrumentos empleados para dicha difusión. Éstos varían desde las publicaciones periódicas hasta las monografías más especializadas, lo que permite pulsar la presencia del mundo antiguo en la confección de modelos culturales –como el fundamento de la guerra ilustrada-, en la construcción de los idearios políticos y en la producción de la intelectualidad del período señalado. Como novedad frente a las perspectivas del proyecto anterior, se incorpora en este una mirada específica al arte de la guerra en la España de la Ilustración y otra a la producción intelectual femenina de comienzos del siglo XX, lo que nos proporcionará nuevos parámetros en la sensibilidad del uso de la cultura clásica, hasta ahora abordado esencialmente desde las tendencias políticas o desde la implicación confesional de los autores. Esta innovación es fruto de la incorporación de nuevos investigadores a nuestro equipo que lo hacen más transdisciplinar. Al mismo tiempo nos interesa ir viendo el desarrollo de estos problemas en las naciones americanas que van surgiendo en este período. No nos planteamos un estudio sistemático de la proyección de la producción española sobre mundo clásico en América y la consiguiente comparación entre el desarrollo de sus respectivas imágenes del mundo antiguo al servicio de sus propias construcciones nacionales. Sin embargo, sí querríamos ir tejiendo una red de relaciones que nos permita establecer estas preocupaciones como objetivo de un proyecto futuro.

ANTECEDENTES Y ESTADO ACTUAL

Dado que uno de los objetivos prioritarios de nuestro proyecto de investigación es el estudio de la difusión de la bibliografía sobre historia antigua para determinar cómo se recibe, construye y manipula la Antigüedad en España desde el siglo XVIII hasta comienzos del XX, dedicaremos una especial atención al impacto que tuvieron las obras de este tipo en las publicaciones periódicas.

En los últimos años, algunos especialistas han puesto de manifiesto la importancia que tiene el análisis de las novedades literarias que aparecen reseñadas en la prensa periódica, pues su estudio arroja una información vital para medir los gustos de lectores y editores, pero también los cambios en el marco ideológico, cómo inciden los vaivenes políticos en la publicación de libros, cómo incide la bibliografía extranjera en la producción nacional, etc. En esta línea se inserta, por ejemplo, el libro de M. Morán Orti (coord.), La oferta literaria en Madrid (1789-1833). Un estudio cuantitativo de la cultura del libro, Madrid 2000.

Desde nuestro proyecto de investigación pretendemos abordar el campo de las novedades editoriales y las reseñas de libros realizadas en la prensa periódica con el fin de determinar el impacto de la historia antigua en España. Gracias al proyecto BAT se han localizado los títulos de historia antigua que fueron traducidos en nuestro país durante los siglos XVIII y XIX, pero partiendo de esta información ahora resulta imprescindible examinar la importancia que se otorgó a este tipo de publicaciones en la prensa, principalmente en publicaciones como el Diario de Madrid o el Memorial Literario que se han revelado como algunos de los periódicos que mejor cumplen las condiciones de continuidad, periodicidad y publicidad gratuita que garantiza una cierta objetividad en la recopilación. Por otra parte, nos interesa analizar no sólo la aparición o no de estos títulos en la prensa, sino también el tratamiento que se hace de los mismos, qué imagen se transmite a los lectores de las obras de historia antigua y por qué, si las reseñas ofrecen asépticamente los contenidos de los libros al lector o se interviene en los mismos, si se realiza o no una crítica de los libros, si algunos aparecen reseñados en unas revistas y en otras no.

Asimismo, creemos que un acercamiento a la prensa nos permitirá detectar si el mundo antiguo también aparece reflejado en las noticias cotidianas, en los artículos, en las editoriales, etc., lo que sin lugar a dudas nos dará a conocer, por una parte, el impacto que la antigüedad tuvo en las lecturas más cotidianas y, por otra, qué imagen del mundo antiguo se transmite a los lectores y por qué. Dado que el número de publicaciones periódicas aparecidas en España en el período cronológico que abarca nuestro proyecto de investigación es extensísima -no olvidemos que, además de que las publicaciones bibliográficas especializadas que daban noticia de las novedades editoriales fueron numerosas y la mayoría de ellas estuvieron poco tiempo en la calle –Biblioteca periódica anual, Bibliografía nacional y estrangera ...-, también la abundante prensa política- Constitucional-Crónica, El Tribuno ...-, de gran importancia en nuestros objetivos, publicaba noticias literarias- será imprescindible proceder a una revisión de las publicaciones y confección de una base de datos para la que sería óptimo contar con un personal contratado al efecto.

Por lo que respecta a la confección de modelos sobre la Antigüedad, vamos a proceder al estudio de la teoría de la guerra en la Ilustración. De hecho, en los últimos años se está produciendo un acercamiento por parte de la Historiografía española a los nuevos enfoques de la Historia militar y, en particular, al concepto de cultura de la guerra. Es evidente que a los factores políticos, sociales y económicos hay que añadir los propiamente culturales para comprender en la trascedencia histórica los enfrentamientos militares. Sólo cuando nos aproximamos al mundo de los valores, las representaciones y las actitudes que caracterizan el hecho bélico observamos la importancia de la tradición cultural, su recepción y representación.

En la cultura de la guerra propia del siglo XVIII en España, el modelo de la Antigüedad sigue estando presente. Ya lo estuvo, con extraordinaria insistencia, en la organización del ejército y en sus acciones en la España de los Austrias (algo que se ha estudiado últimamente con atención), pero también es destacable la referencia que supone en una organización militar bien distinta como es el ejército Borbónico, por mucho que aspectos culturales-militares de tanta importancia en los siglos XVI y XVII como la tratadística militar tengan ahora un evidente declinar. El objeto de nuestra investigación en este campo es, ante la evidente falta de estudios al respecto, profundizar en el mundo de las representaciones de la guerra que tienen como referencia la Antigüedad greco-romana, con el fin de señalar hasta qué punto seguía vigente este marco del ideal clásico militar en aspectos tan cruciales como la enseñanza militar, la organización del ejército, la divulgación de valores militares, el diseño de las estrategias y de las tácticas, y la visión de la sociedad de su propio ejército. Para ello partiremos no sólo, por supuesto, de los tratados militares más recurrentes de la Antigüedad en este campo, como los de Vegecio o Valturio), sino también de la bibliografía especifica que diponemos sobre planteamientos afines al tema, como las obras que describen el modelo militar de la antigüedad (de Hanson, Connoly, y Varry, por ejemplo), de las aproximaciones que hemos tenido últimamente sobre otras épocas históricas (González de León y Espino, particularmente), sobre las propias obras de la época (Santa Cruz de Marcenado), o sobre la táctica y la enseñanza militar en la España del siglo XVIII (Herrero Fernández-Quesada). En cuanto a los fondos documentales, la Biblioteca Nacional de Madrid, El Archivo Histórico Nacional, El archivo de la la Academia de Artillería de Segovia, el archivo de Palacio en Madrid y la Real Academia de la Historia, serán nuestros centros de investigación fundamentales (Bibliografía: P. CONNOLLY: Greece and Rome at War, Londres, 1981; A. ESPINO LOPEZ: “El aprendizaje de la guerra a través de las obras de los historiadores de la antigüedad”, Obradoiro de Historia Moderna, 9, Santiago de Compostela, (2000); F. GONZALEZ DE LEON: “Doctors of the Militarry Discipline”: technical expertise and the paradigm of the Spanish Soldiers in the early modern period”, Sixteenth Century Journal, XXVII/1 (1996); V.D. HANSON : Le modèle occidental de la guerre, París, 2001; M.D. HERRERO FERNÁNDEZ-QUESADA: La enseñanza militar ilustrada. El Real Colegio de Artillería de Segovia, Segovia, 1990 y “La formación de la oficialidad en el siglo XVIII”, en MARTINEZ RUIZ, E., PI CORRALES, M. de P. y TORREJÓN CHAVES, J. (Eds.): Los ejércitos y las armadas de España y Suecia en una época de cambios (1750-1870), Madrid, 2001; MARQUES DE SANTA CRUZ DE MARCENADO: Reflexiones militares, Turín, 1724; R. VALTURIO: De re militari, Verona, 1472; VEGECIO: Epitoma rei militaris, Leipcig, 1885; J. WARRY: Warfare in the Ancient World, Londres, 1980.

La proyección de nuestro interés a las realidades americanas tiene varios motivos. De un lado deseamos explorar la recepción de la cultura clásica en la conformación de sus nacionalismos, pero también el uso que de ese conocimiento se hace durante las emancipaciones. La imposibilidad de abarcar en toda su dimensión el problema nos ha inducido a centrarlo en situaciones de cierta modestia. La esencia de nuestro interés en este ámbito es hacer patente cómo la noción Historia de la recepción no sólo permite hacer intercambiable los términos tradición clásica (transmisión y pervivencia) y recepción de la Antigüedad (Hampe Martínez, T. La tradición clásica en el Perú Virreinal, 1999), sino que permite situarnos en diferentes presentes en los que se insertan las reliquias tangibles (Lowenthal, The Past is a foreign Country, 1985) o intangibles de la Antigüedad. Ya no sólo investigamos ese sujeto transmisor de la cultura clásica que siempre tuvo una relación continuada con la Antigüedad grecolatina, sino que la Historia de la recepción nos lleva a otros sujetos, no vinculados directamente a esa tradición, pero que reciben su legado por medio de herederos directos, como en el caso de Iberoamérica. En la actualidad la comunidad científica sólo dispone de dos títulos destacables relacionados con la Historia de la recepción de la Antigüedad clásica en Iberoamérica: el ya mencionado de Teodoro Hampe y La Tradición Clásica en México de Ignacio Osorio Romero y otros (1991). Los dos libros son compilaciones de ensayos independientes que analizan algunos elementos clásicos vivos en la literatura y filología durante la etapa colonial de Perú y México. Tal vez para un futuro no lejano podamos presentar como proyecto –una vez tejidas las redes con los colegas americanos- una Historia de la recepción de la Antigüedad clásica en Iberoamérica, pero de momento nos vamos a limitar a localizar (y analizar) las reliquias tangibles e intangibles clásicas en una entidad territorial tan rica en ideas y procesos históricos como es el Virreinato de Nueva Granada, y en un momento tan crucial como el de la formación de los estados nacionales ecuatoriano, colombiano y venezolano. Sobre este preciso momento histórico, finales del siglo XVIII principios del XIX, cuando la Humanidad asiste al paso del pensamiento clásico-republicano al germánico-romántico (Thom, M. Repúblicas, naciones y tribus, 1995), existen numerosos estudios para el ámbito europeo y norteamericano (Bouineau, J. Les Toges du povoir ou la Révolution de dorit antique; Eadie, J.W. Classical Traditions in Early America; Edwards, C. Roman Presences. Receptions of Rome in European Culture, 1789-1945; Gascó, F y Falque, E. (eds.), El pasado renacido. Uso y abuso de la tradición clásica; Gummere, R.M. The american Colonial Mind and the Classical Tradition: Essays in Comparative Culture; Hingley, R. (ed.) Images of Rome. Perceptions of ancient Rome in Europe and the United States in the modern age; Raskolnikoff, M. Des Anciens et des Modernes; Reinhold, M. The Classics Pages, classical Reading of the eighteenth-century Americans; Reinhold, M., Classica Americana. The Greek and Roman Heritage in the United States; Whitney Griswold, Republics ancient and modern: classical republicanism and the American revolution ) no así para el ámbito iberoamericano. Sin embargo, los antecendentes en ámbito colonial nos permiten albergar la esperanza de que su proyección en Iberoamérica sea muy fructífera.

Aunque el Proyecto BAT europeo cierra sus estudios con la Revolución Rusa, en nuestro país la ruptura que justifique un corte similar no se puede establecer hasta le Guerra Civil. Por ello nos ha parecido muy interesante estudiar las presencias del mundo clásico en la producción bibliográfica y literaria de las mujeres intelectuales de la primera mitad del siglo XX: Rosario de Acuña, Emilia Pardo Bazán, Concha Espina, Carmen de Burgos (Colombine), María de Maeztu, María Lejárraga (Martínez Sierra), o en el caso de las diputadas de las Cortes republicanas: Victoria Kent, Clara Campoamor o Margarita Nelken. Su amplia producción bibliográfica, obras literarias, discursos en ámbitos académicos, culturales y políticos (Congreso de los Diputados, Ateneo de Madrid, Universidad Central, etc.), nos aproximan a su cualificación intelectual. Véase en este sentido, entre otros: Martínez Sierra, María. Una mujer por los caminos de España. Buenos Aires: Ed. Losada, 1952; La mujer española ante la República. Madrid, 1931; Fiesta en el Olimpo y otras diversiones menos olímpicas. Buenos Aires: Ed. Aguilar, 1960; Pardo Bazán, Emilia. La mujer española y otros escritos. Madrid: Cátedra, 1999.Campoamor, Clara. Mi pecado mortal. El voto femenino y yo. Barcelona: Lasal , 1981; Nelken, Margarita. La condición social de la mujer en España. Madrid, 1919 .

Subir
 

Objetivos del Proyecto

El vigor con el que ha irrumpido la historiografía entre las tendencias actuales invita a una reflexión profunda sobre la interacción del pasado y el presente en su doble perspectiva: el pasado como modelo recreado desde el presente para favorecer una justificación del propio presente, así como el modelo como instrumento del que se obtienen las figuraciones deseadas para inclinar el pensamiento colectivo en una dirección determinada.

Este tipo de perspectiva en el estudio de la Antigüedad no sustituye la forma tradicional de reconstrucción del pasado, cuyo objetivo sería un conocimiento cada vez más profundo del desarrollo de las comunidades humanas en el mundo antiguo, sino que se añade como perspectiva enriquecedora para ella y, sobre todo, limitadora de su creciente consideración como productora de una historia objetiva, aséptica y, por tanto, verdadera o científica.

El estudio de la difusión de la cultura clásica es el resultado del empeño de una intelectualidad sometida a su propia capacidad y experiencia vital que es necesario insertar en el contexto histórico en el que se produce, con sus dependencias, fobias, simpatías, conocimiento y limitaciones. Su producción transciende los límites de la mera erudición y se pone al servicio del discurso político que enreda con las imágenes del pasado para otorgar a sus argumentos el prestigio del pasado clásico, es decir, susceptible de ser imitado. Es ahí donde entran las construcciones de los nacionalismos, algunas de cuyas expresiones son objeto de atención en este proyecto, como por ejemplo es el uso de exempla de la Antigüedad en los planteamientos políticos de la Primera República, del proceso independentista del Reino de Nueva Granada o de formulaciones de la intelectualidad política en los estados americanos emergentes. Pero también es en ese espacio en el que se consolidan las formas ideológicas que justifican el estudio de los modelos clásicos en las elaboraciones modernas (como es el caso de la cultura militar, la producción del coleccionismo de antigüedades en los casos que estudiamos de Lázaro Galdiano o el Marqués de Cerralbo, o las presencias clásicas en la intelectualidad femenina del primer tercio del s. XX en España).

Todo ese estudio tiene como punto de partida la elaboración de la base de datos del Proyecto BAT (Bibliotheca Academica Translationum) que nos ha permitido acceder a todas las traducciones hechas al castellano de las monografías publicadas en Europa en los siglos XVIII y XIX, aquel proyecto europeo aún en curso, ha confeccionado una base de datos entre todos los países participantes (Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, España, Grecia, Rusia) que permite conocer la circulación bibliográfica en sus lenguas originales y en sus traducciones. El período estudiado se inicia en el momento en el que el latín deja de ser la lengua de comunicación en el ámbito universitario y las lenguas nacionales dominan. A partir de entonces se construyen modelos diferentes de percepción de la Antigüedad derivados de los distintos intereses nacionales que se interpretan como “escuelas”. Lo cierto es que la Revolución Francesa transforma el modo de pensar la Antigüedad (Mossé, C. L’Antiquité dans la Révolution française; Parker, H.T. The Cult of antiquity and the french revolutionaries). Baste, para constatarlo, con evocar las historias de Grecia publicadas en Inglaterra en la primera mitad del siglo XIX, de Mitford a George Grote pasando por Connop Thirwall, historias marcadas por el debate sobre la democracia cuyo mero nombre evocaba infaliblemente el Terror; o incluso el debate suscitado en Francia con Benjamin Constant a propósito de la ruptura libertad antigua / libertad liberal, debate inextricablemente ligado al topos de la imitación revolucionaria del modelo grecorromano. Todo ello está siendo estudiado en cada uno de los países que participan en el BAT europeo. Por consiguiente, nuestra intervención en tal sentido está avalada por la producción derivada de los proyectos de cada país.

Hemos de indicar que en el mes de octubre del 2005 tendrá lugar el congreso internacional del BAT organizado por el equipo de la Carlos III. Ahí quedarán establecidos los principios epistemológicos en los que se basan todos nuestros trabajos y se establecerán las líneas de actuación para el desarrollo ulterior, en el que la participación española requiere el apoyo y financiación del proyecto que se solicita a través del PGC. Las aportaciones de los miembros de este equipo como antecedentes se recogen en el congreso celebrado en Sevilla en noviembre de 2004, organizado por el subproyecto hispalense del período anterior y que se recogen en los curricula. La monografía en la que se editan los prólogos de los traductores españoles constituye asimismo un punto de partida estimulante para el estudio de los responsables de la transmisión del conocimiento.

Por lo que respecta a la proyección americana ya se ha indicado cómo la emancipación de los Estados Unidos ha generado importante bibliografía, pero el tema está prácticamente virgen para el resto del continente.

La formulación de modelos en la Ilustración tiene claros antecedentes en la bibliografía mencionada en el apartado anterior, pero la coherencia de nuestra implicación en este ámbito deriva de los antecedentes establecidos por el Dr. García Hernán en “La cultura de la Guerra en la Europa del Renacimiento. Algunas perspectivas de estudio”, Historia Social, 44, 2002, 105-123 y «Historiografía y fuentes para el estudio de la guerra y el ejército en la España del Antiguo Régimen», Revista de Historia Militar, 2002, 183-292.

OBJETIVOS CONCRETOS

1. Publicación de los resultados la base de datos del Proyecto BAT. Monografía en la que se editen los prólogos de los traductores al castellano con el correspondiente estudio historiográfico (M. Romero y J. Alvar). Publicación del estudio de la Biblioteca Cerralbo (Alvar) y Lázaro Galdiano (M. Romero). Estudio de las Bibliotecas del Ateneo y de la Sociedad de Estudios Matritenses (Alvar y R. Ruiz). Análisis de las publicaciones periódicas (M. Romero).

2. Estudio de la cultura de la guerra en la Ilustración (D. García Hernán) y publicación del uso de la Antigüedad en ese modelo (D. García Hernán y J. Alvar).

3. Estudio de la presencia del mundo antiguo en la intelectualidad femenina de inicios del s. XX (R. Ruiz Franco).

4. Estudio del referente político clásico en el proceso de independencia del Virreinato de Nueva Granada (R. Del Molino). Estudio de la presencia de la tradición clásica en los ideólogos del independentismo de Norteamérica (C. Martínez). Estudio del uso del mundo clásico en la intelectualidad política de la Primera República y de los estados emergentes en América (M. González).

DE SU NOVEDAD Y RELEVANCIA

La trayectoria investigadora iniciada por el proyecto BAT es absolutamente innovadora. Nunca antes se había tomado como objeto de estudio la circulación de traducciones, pero ahora se ahonda un paso más al estudiar los agentes de la difusión que coinciden con las redes intelectuales de los países implicados. Al descubrir los entresijos de los modelos buscados, traducidos y difundidos se desvelan los intereses ideológicos subyacentes, de manera que a través de sondeos parciales en los transmisores de la cultura, los intelectuales creadores de los modelos ideológicos y las referencias al pasado clásico detectadas en la intelectualidad política se abre el conocimiento sobre un escenario completamente desconocido como es el de la RECEPCIÓN Y USO de la Antigüedad en la Europa Ilustrada , Romántica y en la de los nacionalismos y totalitarismos. La propuesta de proyección en América servirá de elemento comparativo que finalmente conduzca al conocimiento de los mecanismos de uso del argumento histórico en la retórica actual. La relevancia de todo esto radica en el mejor conocimiento de los procesos de construcción ideológica y su destino liberador o de sumisión.

Subir
 

Metodología y Plan de Trabajo

La metodología aplicada en el proyecto anterior se ha manifestado sumamente operativa, por lo que nos proponemos obrar de la misma manera en caso de sernos concedido el presente proyecto.

El IP tiene la responsabilidad de mantener la orientación unitaria en el trabajo dividido en varias ámbitos temáticos a los que dedicará atención preferente cada uno de los miembros del equipo.

(Actividad o Tarea 1) El estudio de la transmisión del conocimiento por sus agentes: editores y traductores, así como el estudio de la producción erudita: coleccionistas, articulistas y académicos, será objeto de atención prioritaria de J. Alvar y M. Romero.

  • Primer año: Preparación publicación monografía sobre Traductores y sus prólogos por M. Romero y J. Alvar; confección base datos sobre la cultura clásica en publicaciones periódicas (M. Romero y CONTRATADO); Revisión Dbase BAT en Ateneo y Biblioteca Matritense (J. Alvar y CONTRATADO).
  • Segundo Año: Artículo sobre editores de monografías de mundo Antiguo en España (M. Romero y J. Alvar). Continuación de la base datos sobre la cultura clásica en publicaciones periódicas (M. Romero y CONTRATADO). Estudio de resultados de las publicaciones periódicas (M. Romero). Estudios coleccionistas (J. Alvar y M. Romero).
  • Tercer Año: Publicación sobre Rev. Periódicas (M. Romero). La producción manualística de los académicos (M. Romero y J. Alvar).

(Actividad o Tarea 2) La construcción de los nuevos modelos ideológicos y su basamento clásico será tratado esencialmente por D. García Hernán en lo referente a la cultura de la Guerra, por C. Martínez en lo concerniente a Estados Unidos, R. Del Molino en el estudio del Virreinato de Nueva Granada y por R. Ruiz Franco en las novedades creativas derivadas de la producción femenina. J. Alvar aportará la dimensión correspondiente a la cultura clásica en cada uno de estos casos para lograr el diálogo imprescindible entre el pasado como referencia y el presente como objetivo.

  • Primer Año: Documentación sobre el Arte de la Guerra en la Ilustración (D. Gª Hernán). Documentación sobre el mundo clásico en los intelectuales independentistas norteamericanos (C. Martínez). Recopilación de datos públicos y privados que constaten la recepción de la cultura clásica en el virreinato de Nueva Granada (R. Del Molino). Revisión de la producción bibliográfica realizada por las principales mujeres intelectuales españolas de comienzos del siglo XX, para posteriormente seleccionar aquellas obras en donde existan referencias precisas al mundo clásico (R.Ruiz Franco).
  • Segundo año: Estudio de los antecedentes clásicos en el Ars militaris (D. Gª Hernán y J. Alvar). Recopilación de datos públicos y privados que constaten la recepción de la cultura clásica en las repúblicas nacidas de la disolución del Virreinato de Nueva Granada (R. Del Molino). Lectura y análisis pormenorizado de las obras de producción femenina seleccionadas (R. Ruiz Franco).
  • Tercer año: Publicación del uso de la Antigüedad en el nuevo modelo cultural de la guerra en la Ilustración (D. Gª. Hernán). Redacción de la monografía sobre Nueva Granada (R. Del Molino). Redacción de un artículo en el que quede recogido los resultados de la investigación (R. Ruiz Franco).

(Actividad o Tarea 3) El uso de la cultura clásica por la intelectualidad política será abordado por M. González en el estudio de la producción de los presidentes de la Primera República, así como en otros intelectuales americanos con activa participación política, asunto éste que será de interés fundamental en el trabajo de R. Del Molino en el caso del Virreinato de Nueva Granada. La confección de los tópicos nacionales basados en la Antigüedad (coparticipación de todo el equipo con especial intervención de J. Alvar y M. Romero).

  • Primer Año: Documentación sobre la Antigüedad en la producción bibliográfica de los cuatro presidentes de la Primera República (M. González).
  • Segundo Año: Selección de autores americanos y recopilación documental (M. González).
  • Tercer Año: Análisis comparativos del uso de la cultura clásica en los diferentes entornos ideológicos, políticos y culturales que culminan en la redacción de una monografía (M. González). Estudio de los tópicos nacionales en las publicaciones analizadas entre todos los miembros del equipo (coordinación del trabajo por J. Alvar y M. Romero).

SOLICITUD DE PERSONAL CONTRATADO

Este proyecto solicita la presencia de personal contratado con la misión específica de introducir la información remanente en la base de datos (derivada de la revisión de la Biblioteca del Ateneo y de la Matritense), también tendría como misión confeccionar la base de datos con la información procedente de las revistas periódicas, así como la actualización de la base de datos del BAT español con el europeo. Se encargaría de colgar en la red la información pertinente sobre el BAT y sobre este proyecto a través de la página web del Instituto de Historiografía. Al tratarse todos estos asuntos de tareas mecánicas y no de estricta investigación, la dedicación de miembros del equipo a su ejecución los sustrae de las tareas investigadoras a las que deberían de estar dedicados.

Dadas las características del trabajo encomendado consideramos que su presencia debería articularse como un contrato para un licenciado que prestara al proyecto un servicio de 10 horas semanales durante los tres años de duración del proyecto.

Subir
 

Beneficios del Proyecto, difusión y explotación en su caso de los resultados

El equipo de la UC3M ha participado activamente en la creación del Instituto de Historiografía “Julio Caro Baroja” de la Universidad Carlos III de Madrid, del que es director el IP de este Proyecto y su secretaria es la Dra. Mirella Romero. La sensibilidad demostrada por esta Universidad al crear tal Instituto pone de manifiesto la relevancia de los estudios historiográficos y su potencial en la formación de una nueva intelectualidad en España consciente de los procesos y mecanismos de construcción de las ideologías y de la producción de la Historia.

Así mismo, ese equipo en el seno del Instituto ha creado la Revista de Historiografía mediante un convenio con la Editorial Actas. Es especialmente relevante que una entidad privada se haya interesado por los resultados de la investigación en el seno del Instituto y que no se trate de una revista más editada por el servicio de publicación de una universidad. La revista tiene en prensa sus dos primeros volúmenes que probablemente estarán editados antes de que se resuelva la convocatoria en la que se presenta esta solicitud. El tercer volumen estará compuesto presumiblemente por la selección de trabajos derivados del Congreso Internacional del BAT que organiza el Instituto en octubre de 2005. Además de la Revista, el convenio con Actas incluye una serie de Monografías y otra de cuadernos de historiografía. Todo ello ha sido posible gracias al apoyo institucional tenido hasta el presente por nuestras iniciativas. El esfuerzo invertido en la creación de toda esta infraestructura ha sido enorme y ha llegado el momento en el que la maquinaria debe entrar en pleno rendimiento. El presente proyecto constituye un estímulo de maduración en la trayectoria general del equipo de historiografía que desea abrir sus relaciones con Iberoamérica, toda vez que el intercambio intelectual con los equipos europeos del BAT es muy fluido.

La base de datos confeccionada en el programa anterior se agrega a la base central, que antaño estuvo en Oxford y ahora está radicada en el Centre Louis Gernet de París. La accesibilidad a nuestro trabajo por parte de los colegas europeos es total, y lo mismo ocurre con la información por ellos acumulada. Es nuestro propósito crear una red similar con Iberoamérica de modo que sirvamos de nexo entre la producción intelectual de los universitarios americanos y los colegas europeos. Gozamos en tal sentido de una posición inmejorable gracias a nuestros medios de publicación y comunicación,así como al apoyo financiero hasta ahora conseguido. La incorporación de colegas americanos en el proyecto BAT y la creación de un proyecto común sobre la recepción y uso de la Antigüedad Clásica, constituye un deseo imperioso para favorecer la igualación internacional y poner a disposición de quienes los requieran los medios que a nosotros nos han sido facilitados.

  • Las contribuciones derivadas del proyecto ya han sido especificadas en sus correspondientes lugares, pero se pueden resumir en las monografías sobre Los traductores y sus prólogos; la recepción de la cultura clásica en el virreinato de Nueva Granada (Tesis doctoral de R. Del Molino); el uso de la cultura clásica en la intelectualidad de la I República (Tesis doctoral de M. González). A ello ha de añadirse el conjunto de artículos resultante de los estudios mencionados: “El uso de la Antigüedad en el modelo de la guerra ilustrada”; “Presencias clásicas en las mujeres intelectuales de comienzos del siglo XX”. “La construcción de los tópicos nacionales”, etc. Esos trabajos permitirán un mejor conocimiento de la construcción de la Antigüedad en la España de la Ilustración a la República, así como las formulaciones ideológicas que buscan un apoyo en la Antigüedad para sustentar sus propósitos. Esas serán precisamente las contribuciones científicas más relevantes por su novedad y la posibilidad de ulterior aplicación en modelos o espacios culturales diferentes.
  • Por lo que respecta a la adecuación del proyecto a las prioridades, hemos de destacar que se trata de la continuación de un proyecto anterior en el que se dotó la base instrumental inicial con la creación de la base de datos. Es lógico que ahora se fomente el análisis de resultados. Para ello el equipo incorpora dos especialistas nuevos, uno de Hª Moderna y otro de Contemporánea para que colaboren en el mejor análisis transdisciplinar. Con ellos se sustituye la presencia de dos investigadores de biblioteconomía que había en el proyecto anterior y cuya misión fue esencialmente la de obtener información.
  • El plan de difusión tiene varios niveles. En el correspondiente a la difusión de la investigación ya se ha indicado reiteradamente el conjunto de publicaciones que se proyectan. Siempre se tenderá a publicar en el lugar más adecuado por el tema y su proyección disciplinar. No obstante, los instrumentos de publicación del Instituto de Historiografía están, naturalmente, a disposición de los miembros del equipo, lo que garantiza que ningún trabajo quedará inédito. En el segundo nivel establecemos la disposición de los materiales de estudio para otros colegas a través de la Base de Datos del BAT europeo, así como la información pertinente en la página web del Instituto de Historiografía en la que el proyecto tendrá espacio propio. En ese mismo nivel establecemos la presencia de los miembros del equipo en los Congresos de Historiografía que vayan teniendo lugar a lo largo del período de vigencia del proyecto. Entre ellos serán de especial atención tanto los que organice el BAT europeo como los subproyectos de este mismo coordinado. Es intención de este equipo plantear la realización del III Congreso Italo-español de Historiografía de la Antigüedad en el Instituto de la UC3M, cuya última edición tuvo lugar en el mes de noviembre de 2004 en Sevilla organizado por el subproyecto hispalense de nuestro anterior coordinado. Por último, en el tercer nivel proponemos la realización de cursos de Humanidades en la UC3M vinculados a nuestro proyecto para difundir entre el alumnado universitario de forma comprensible las intenciones y procedimientos de una investigación de las características que tiene el que aquí se presenta a evaluación.
Subir
 

Historial del equipo solicitante en el tema propuesto

El equipo que presenta este proyecto es esencialmente el mismo que se presentó y obtuvo financiación en la convocatoria de 2002. En cuanto a su composición difiere en alguna persona que ha sustituido a otra tras haberse hecho cargo de su puesto en la Universidad y de sus tareas en el Proyecto. Al margen de esa contingencia la diferencia mayor estriba, como ya se ha indicado, en que al estar el anterior destinado a confeccionar una base de datos sobre las traducciones al castellano de las monografías escritas y publicadas en otras lenguas, precisaba la presencia de investigadores de biblioteconomía que fortalecieran el rigor en el proceso de trabajo bibliográfico y documental. Al haber quedado concluida esa fase y al plantearse este proyecto como estudio de la información, aunque no sólo, procedente de esa base documental, era lógico incorporar especialistas de historia Moderna y Contemporánea que compartieran sus saberes y dedicación con los especialistas procedentes de la Historia Antigua. La capacitación de cada uno de ellos en sus ámbitos de conocimiento queda garantizada por sus trabajos en historia militar en la España Moderna en el primero de los casos y los estudios de género en el otro. Durante la realización del proyecto anterior se ha consolidado como investigador D. Ricardo del Molino, cuya tesis doctoral está bien perfilada y encauzada. En la etapa final se incorporó como becaria de investigación M. González, licenciada en Historia de América, lo que otorga al proyecto una aportación más a esa deseada transdisciplinariedad.

En el desarrollo del proyecto anterior se logró confeccionar una base de datos con unas 1500 referencias bibliográficas. Se inspeccionó manualmente cada uno de los libros, se fotografió una buena cantidad de portadas y prólogos de traductores, se realizaron los primeros estudios sobre la Antigüedad Clásica en el panorama bibliográfico del XVIII y el XIX, sobre la presencia de la bibliografía sobre historia antigua en la Biblioteca de la Universidad Complutense, sobre el Marqués de Cerralbo y su biblioteca, así como sobre la enseñanza de la historia antigua y la arqueología en centros como los Reales Estudios de San Isidro y la Escuela Superior de Diplomática, sobre la interpretación de modelos políticos, religiosos e ideológicos modernos y contemporáneos desde el prisma de la antigüedad.

Consideramos de la máxima importancia el hecho de que el Comité científico del BAT europeo encargara al equipo español la organización de su primer congreso, lo que expresa la consolidación del equipo y la buena consideración que de él tiene ese Comité Internacional. Dado que el presente proyecto se solicita antes de la conclusión del anterior, no podemos aquí aludir a los resultados de ese Congreso que hemos diseñado como acto final del proyecto anterior. Los miembros del equipo darán a conocer las conclusiones finales de sus investigaciones del proyecto del 2002 precisamente en ese Congreso, el mejor auditorio para la proyección internacional de nuestros resultados.

En estas condiciones parece adecuado proceder ya al estudio de la Construcción de la Antigüedad a partir de los mimbres reunidos por el equipo hasta este momento.

Subir
 

Capacidad formativa del Proyecto y del equipo solicitante

La capacidad formativa del equipo está avalada por la trayectoria del IP y del propio proyecto. El IP ha dirigido un total de 7 tesis doctorales, todas han obtenido la máxima calificación y las dos últimas con mención de doctorado europeo. De esos siete doctores, tres son ya profesores titulares de Universidad, una tiene el contrato Ramón y Cajal y dos han obtenido contratos como ayudantes. Todos han obtenido plaza en universidades ajenas a la de procedencia. Si esas trayectorias profesionales no fueran suficiente garantía de la capacidad formativa de este equipo de investigación, se añadirá a ello que un alumno de la Universidad Carlos III, licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma y en Humanidades por la Carlos III, D. Ricardo del Molino, obtuvo beca de la Fundación de la Universidad Carlos III en concurso público y escogió este equipo para la elaboración de su tesis doctoral a pesar de no haber sido alumno de ninguno de los profesores que estaban entonces en el equipo.

En la convocatoria anterior este equipo fue escogido entre los que podía obtener una beca y la Lda. Mónica E. González se incorporó al equipo para desarrollar en su seno su tesis doctoral.

Porque es un equipo abierto y dinámico está en condiciones de aceptar la coparticipación de cualquier investigador interesado en los objetivos del proyecto que al ser versátiles y muy articulados permiten incorporaciones con temas de investigación diferentes sin incurrir en problemas de solapamiento. El trabajo en equipo y la actividad en forma de seminario gracias al Instituto de Historiografía se ha logrado un clima apropiado para el mejor desarrollo intelectual de sus miembros.

Las ayudas financieras obtenidas en los antecedentes de este proyecto han permitido confeccionar una biblioteca especializada en temas de historiografía que comienza a ser suficientemente importante como para permitir la formación de cualquier historiógrafo incipiente, aunque lógicamente no se ha logrado un deposito especializado nada más que en los ámbitos ya establecidos por los miembros del equipo. La formación externa sigue siendo imprescindible en las fases avanzada y de especialización de cualquier tesis, pero la información básica está disponible en nuestra biblioteca que goza, además –como suele ser ya frecuente, afortunadamente- de un excelente servicio de préstamo interbibliotecario. El Instituto de Historiografía dispone de un local propio con mesas de trabajo para los miembros del Instituto o del Proyecto, de modo que la infraestructura que se ofrece es muy apropiada para acoger a cualquier nuevo investigador.

Subir