Lecturas recomendadas por Roberto Garvía

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid y en Sociología por la Universidad Complutense. Cursó estudios de postgrado en la Fundación Juan March, donde realizó la tesis bajo la dirección del Prof. Juan J. Linz. Ha sido visiting acholar en la Universidad de Harvard, en Yale, en la Universidad Mozarteum de Salzburgo y en el Instituto Max-Planck de Colonia. Actualmente es Prof. Titular de Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid y el próximo curso académico ocupará la Cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad de Georgetown en Washington DC.
“Recomendaría cualquier novela que nos haga ver cómo vivían sus vidas otras personas en otros tiempos y lugares. Cualquier comparación entre nuestro mundo, más familiar, y lo que hay fuera es bueno para poder evaluar qué tipo de sociedad estamos haciendo y qué tipo nos gustaría hacer”

¿Qué libro en general ha ejercido más influencia en su carrera investigadora? Háblenos de él.

En el campo de la sociología la obra que más me ha influenciado es la de Víctor Pérez-Díaz. Sus trabajos combinan de una forma excelente la intuición sociológica con el rigor científico. Están escritos con el estilo propio de quien tiene una enorme cultura histórica y literaria a sus espaldas, y motivados, además, por el deseo de entender cómo y por qué hemos podido salir de las cavernas y construir sociedades abiertas.

¿Qué está leyendo en estos momentos o ha leído recientemente?

Acabo de terminar Mi estas homo (Soy una persona) de Zamenhof. Es un libro en esperanto escrito por el creador de esta lengua. Es muy interesante en cuanto que avanza la literatura posterior sobre la construcción social del nacionalismo y propone soluciones para evitar que la lengua se convierta en arma arrojadiza entre las tribus o las naciones.

Enumere tres autores de su preferencia.


Juan Linz, Sartori y Pérez-Díaz.

¿Qué libro de divulgación nos recomendaría?


Para empezar, cualquier novela que nos haga ver cómo vivían sus vidas otras personas en otros tiempos y lugares. Cualquier comparación entre nuestro mundo, más familiar, y lo que hay ahí fuera es bueno para desprendernos de la boina o la barretina, y para poder evaluar qué tipo de sociedad estamos haciendo y qué tipo nos gustaría hacer. La autobiografía de Stefan Zweig puede ser un buen punto de arranque. Entre otros temas, en este libro se palpa el espíritu cosmopolita de los intelectuales de aquella época pero también su trágico final con el estallido de la primera guerra mundial.