Demede Engineering & Research participa en el proyecto "Sales Solares" para el sector termosolar

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

Las nuevas sales fundidas de 2ª generación ya son una realidad gracias a la planta piloto desarrollada por REP-Energy Solutions y en la que ha participado Demede Engineering & Research, startup apoyada por el Vivero de Empresas del Parque Científico UC3M, con el soporte del Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol.

La empresa Renewable Energy and Processes S.L. (REP-Energy Solutions), acelerada por el Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol, ya cuenta con la primera planta piloto en Europa, ubicada en las instalaciones de la Universidad Complutense en Madrid, para validar sus sales fundidas, utilizadas para captación de calor y almacenamiento térmico en centrales de concentración termosolar.

En el desarrollo de esta planta piloto REP-Energy Solutions, empresa de base tecnológica vinculada a la Universidad Complutense de Madrid, ha colaborado con DEMEDE Engineering & Research, startup adherida al Vivero de Empresas del Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid.

La actividad de Demede E&R en el proyectó se basó en  el diseño de ingeniería y la construcción de la planta piloto, tanto de los equipos de proceso como de los de control. Se encargaron de todos los elementos incluidas bombas, válvulas, heaters, controladores de flujo y líneas de proceso, y realizaron el montaje total de la planta. También diseñaron y fabricaron un sistema de control y adquisición completo, para operación automática y remota de la planta.

 

Las Sales Solares de REP-Energy Solutions han confirmado sus excelentes propiedades en esta planta piloto, en la que se reproduce el funcionamiento de una central de concentración termosolar. Las pruebas realizadas están orientadas a testar componentes industriales como válvulas, juntas, etc.

Además, cuenta con una zona de muestras para estudiar la compatibilidad con diferentes aleaciones, especialmente importante para los materiales de construcción en zonas críticas de instalaciones termosolares. Adicionalmente, la configuración permite verificar la degradación de los materiales en tiempo real, mediante sensores de corrosión en línea, siendo este fenómeno uno de los principales problemas que se encuentran los operadores de plantas termosolares.

Tras más de 3.000 horas de funcionamiento, esta planta piloto ha demostrado que las nuevas sales fundidas aumentan la eficiencia de las plantas termosolares y reducen el coste de generación eléctrica. Su secreto, tener un rango de temperatura de almacenamiento más amplio, ser más estables térmicamente y tener un poder de corrosión mucho menor que las mezclas utilizadas en la actualidad.

Tal y como indica Gustavo García, responsable del proyecto Sales Solares, estos avances han sido posibles gracias al apoyo de Fundación Repsol, “para llegar al éxito tecnológico, ha sido fundamental la colaboración permanente de los tutores de la Fundación y tecnólogos de Repsol”.

El proyecto Sales Solares ha sido apoyado como idea y posteriormente como proyecto en la cuarta convocatoria de la aceleradora empresarial de Fundación Repsol. Hoy estos fluidos de almacenamiento térmico están patentados a nivel internacional y gracias a las pruebas realizadas en esta planta piloto cada vez están más cerca de convertirse en una realidad de mercado.