banner diccionario

Última actualización: 24/06/2017

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

SATUÉ, Tomás (1786-1853)

Desempeñó diversas cátedras en la Universidad Sertoriana de Huesca, en la que enseñó durante casi cuarenta años. Tras la supresión de esa Universidad, pasó a ejercer como catedrático en la de Zaragoza. Fue cofundador y primer Decano del Colegio de Abogados de Huesca.

 

Datos biográficos

Nació en Huesca en 1786. Contrajo matrimonio con doña María Abarca y Blanque, hermana de don Joaquín Abarca y Blanque, Obispo oscense de León y uno de los principales partidarios del pretendiente Carlos María Isidro de Borbón durante la primera guerra carlista. Falleció en Zaragoza el 25 de mayo de 1853.

Subir
 

Formación

En el curso académico 1799-1800 consiguió el grado de Bachiller en Artes en la Universidad de Huesca.

En esa misma Universidad obtuvo sucesivamente los grados académicos correspondientes a la Facultad de Leyes (Derecho Civil): Bachiller (en 1803), Licenciado (4 de marzo de 1804) y Doctor (7 de marzo de 1804).

Cursó también dos años de Cánones y otros dos de Derecho Español en la Universidad de Huesca.

Asimismo, estudió práctica forense en la Academia Jurídico-Práctica de Zaragoza.

Subir
 

Carrera académica

El 15 de marzo de 1805 la Universidad de Huesca convocó oposiciones para cubrir la cátedra de Digesto Viejo. Se presentaron cuatro aspirantes: Tomás Satué, Francisco Fortón, Lorenzo Garcés y Julián Gardeta. El 8 de mayo de 1905, entre las diez y las once de la mañana, Satué expuso los temas que le habían sido asignados por sorteo el día antes. Pero Satué no tuvo éxito en esas oposiciones.

En 1805 Satué fue nombrado catedrático extraordinario por el Claustro de la Universidad de Huesca.

El 15 de marzo de 1806 la Universidad de Huesca convocó otras oposiciones para cubrir la cátedra de Digesto Viejo. Satué y otros cinco candidatos manifestaron su voluntad de participar en las oposiciones (Manuel López, Julián Gardeta, Leoncio Garcés, Pablo Ara y Anselmo Malo). No obstante, Satué desistió de su propósito inicial, y no llegó a realizar los ejercicios de la oposición.

En 1813 Satué fue designado Regente de una cátedra de Instituciones del Derecho Español de la Facultad de Leyes de la Universidad de Huesca.

Mediante oposición, obtuvo en propiedad en 1816 esa misma cátedra de Instituciones del Derecho Español. Fue nombrado catedrático por el Rey el 28 de agosto de 1816.

Durante el Trienio Liberal Satué tuvo a su cargo en la Universidad de Huesca la cátedra de Constitución, en la que explicó la Constitución española de 1812 y el Curso de política constitucional de Benjamin Constant. Después de impartir un curso extraordinario sobre esa materia en el verano y el otoño de 1820, Satué continuó desempeñando la cátedra de Constitución hasta 1822.

En 1823, tras el derrocamiento del régimen constitucional, Satué fue separado temporalmente de la enseñanza. Después de ser repuesto en sus funciones, enseñó Instituciones de Derecho Patrio en la Universidad de Huesca.

Como consecuencia de la entrada en vigor del Arreglo Provisional de Estudios de 1836, Satué se hizo cargo de la enseñanza de la Práctica Forense en la misma Universidad (cursos séptimo y octavo de Jurisprudencia).

Después de la aprobación del Plan de Estudios de 1842, quedó al frente de la Academia teórico-práctica de jurisprudencia en la Universidad de Huesca (curso octavo de Jurisprudencia).

Además de las funciones docentes mencionadas, Satué ejerció en la Universidad de Huesca los cargos de Consiliario y Conjuez del Rector, y Maestreescuela de dicha Universidad.

En 1845 tuvo lugar la supresión de la Universidad de Huesca, y Satué fue nombrado catedrático de la Universidad de Zaragoza, en la que tuvo a su cargo la Academia teórico-práctica de jurisprudencia.

Después, Satué desempeñó sucesivamente en la Universidad de Zaragoza las cátedras de “Práctica Forense”, “Teoría de los procedimientos. Práctica forense. Derecho público y administrativo español” y “Teoría de los procedimientos: práctica forense”. Falleció en 1853, cuando aún estaba en activo.

Subir
 

Purificación

Mediante resolución de 2 de octubre de 1823, la Regencia del Reino ordenó al Maestreescuela de la Universidad de Huesca que separara de la enseñanza a los catedráticos incluidos en la lista que se adjuntaba con aquella orden, entre los que figuraba Tomás Satué. En esa lista se formulaban los cargos imputados a cada catedrático, que se referían a su respectiva actuación durante el Trienio Liberal. En la misma orden se indicaba que el apartamiento de la enseñanza era provisional, hasta que se comprobara la veracidad de los hechos imputados, y que se acordaba para “evitar los daños a la moral de los jóvenes de que siguiesen enseñando en la Universidad los catedráticos que se indican, que según parece han potenciado al partido de la rebelión”.

Por lo que se refiere a Satué, se le imputaban los siguientes cargos: “Tomás Satué, catedrático de Leyes, Secretario de la Diputación Provincial, catedrático de Constitución e individuo de la referida sociedad”.

El 22 de octubre de 1823 el Maestreescuela de la Universidad de Huesca remitió un escrito al Gobierno en el que manifestaba que se había cumplido la orden de la Regencia del Reino, pero en el mismo escrito incluía alguna información complementaria para que pudiera ser tenida en cuenta en el procedimiento de purificación de los catedráticos apartados de la enseñanza. Respecto de Satué, el escrito trataba de minimizar los cargos que se le imputaban: “D. Tomás Satué, hombre de buena conducta, fue Secretario de la Diputación Provincial y lo fue hasta que entró la primera vez en esta ciudad D. Santos Ladrón, en cuyo tiempo renunció, sin que los ruegos, ni las amenazas y temores fundados que podía tener todo aquel que manifestaba su poco deseo de ayudar a la farsa constitucional fuesen capaces de volverle a hacer aceptar un destino que dejó de corazón durante el tiempo que lo obtuvo; no sólo no consta haya agraviado a tercero, sino que la conducta de la Diputación Provincial de Huesca fue ayudada por los sentimientos de este Secretario, cuyo nombramiento repugnó el Jefe político y dos Diputados que se reputaban por exaltados. Fue Catedrático de Constitución, que es lo mismo que decir que, siéndolo de Leyes, le cupo esta asignatura por el orden de su Cátedra y arreglo que de ella se hacía por los respectivos Claustros; en los dos años últimos ha tenido un discípulo sólo en el uno, y ninguno en el otro, no porque no los hubiera, sino porque de acuerdo conmigo convinimos debían ir a otras Cátedras donde aprovechasen algo por no perder el tiempo en la de Constitución, cuya Cátedra puede decirse con toda verdad ha sido en esta Escuela siempre de plataforma. Si los individuos de la Sociedad se reputan por los que inscribió cualquiera que le pareciese, pudo serlo en esta caso; que él se haya inscrito no es cierto”.

Tramitado el procedimiento de “purificación”, Satué fue declarado “impuro” en primera instancia. La Junta de Purificación de Universidades del Reino de Aragón también lo declaró “impuro” en segunda instancia.

En consecuencia, Satué continuó separado de la enseñanza.

Pero poco después fue repuesto en su cátedra. En 1826 la Universidad de Huesca remitió al Gobierno una lista de catedráticos en activo, en la que figuraba Satué. Muy probablemente la readmisión de Satué en sus funciones de catedrático se debió a la influencia del poderoso ministro de Fernando VII Francisco Tadeo Calomarde, vinculado por estrecha amistad y afinidad de ideas políticas con el Obispo de León Joaquín Abarca y Blanque, cuñado de Satué.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Satué ejerció la abogacía desde 1808 con estudio abierto en Huesca.

Miembro de la Academia Jurídico-Práctica de Zaragoza.

En 1821 tomó parte en una convocatoria destinada a la provisión de diversos Juzgados de Primera Instancia. El 4 de enero de 1821 presentó por escrito el extracto de los méritos y servicios que se exigía en la convocatoria, en el que incluyó, como uno de sus méritos más importantes, el hecho de estar a cargo “de la cátedra de Constitución para explicar el curso extraordinario del Estío y Otoño últimos, lo que verificó, y por nombramiento del Claustro de Leyes ha sido confirmado en la expresada cátedra y política de de Benjamin Constant”. Pero la pretensión de Satué no tuvo éxito. El Consejo de Estado lo incluyó en el tercer puesto de la terna propuesta para la provisión del Juzgado de Primera Instancia de Almudévar. Para el primer lugar de la terna fue votado Joaquín Ruiz de Arechavaleta, quien de esta forma obtuvo el nombramiento de Juez de Primera Instancia de aquel partido judicial.

Desempeñó funciones de asesor de diferentes pueblos y corporaciones, y del Ayuntamiento de Huesca.

Durante los años 1815 y 1816 fue síndico procurador general del Ayuntamiento de Huesca.

El 12 de diciembre de 1839 resultó elegido Regidor primero del Ayuntamiento de Huesca.

El 12 de abril de 1841 varios abogados oscenses, entre los que figuraba Satué, crearon el Colegio de Abogados de Huesca. El acto fundacional se celebró en la casa habitación de Satué, que fue, asimismo, el primer Presidente (Decano) de ese Colegio de Abogados. Ejerció este cargo hasta 1844.

Fue también Presidente de la Comisión del Distrito de Huesca correspondiente a la Sociedad de Socorros Mutuos de Jurisconsultos.

Formó parte de la Sociedad Económica de Amigos del País de Huesca.

Subir
 

Principales obras

No se le conocen publicaciones.

El Boletín Oficial de Instrucción Pública de 1843 (tomo V, págs. 293-295) incluía un extracto del cuaderno razonado y del programa de enseñanza correspondiente a la Academia teórico-práctica de jurisprudencia, presentados por Satué en la Dirección General de Estudios. En ese extracto Satué exponía algunas consideraciones interesantes sobre el contenido y el método de enseñanza de la Academia teórico-práctica de jurisprudencia, que se impartía en el curso octavo de la carrera: “Este curso es el complemento de la carrera, y al catedrático incumbe utilizar los conocimientos que sus discípulos atesorarán en los precedentes, poniendo en acción su memoria y su juicio, y rectificando aquellos errores en que generalmente se incurre cuando las materias se estudian sólo especulativamente […] La cátedra de octavo puede llamarse el taller de los jueces y abogados, y aunque sea tarea ardua y difícil, todo el empeño del catedrático debe dirigirse a formar los de sus oyentes […] El que suscribe lo arrostrará empezando por dar una idea general de los juicios, señalando todas sus partes y explicando su tramitación: propondrá luego casos prácticos de ellos, y designará quiénes hayan de ejercer en el pleito las funciones de juez, abogado, escribano y procurador, teniendo cuidado de que alternen en éstas los discípulos, a fin de que adquieran en todo la instrucción conveniente. La cátedra, en los tres días de la semana que deben destinarse al seguimiento de las causas, representará un verdadero juzgado […] Estos trabajos se sujetarán después de finalizadas las causas al examen y censura de dos o tres discípulos entre los más aventajados, para que noten las faltas que acaso hayan pasado desapercibidas durante su curso […]”.

Subir
 

Fuentes

  • No se conserva ningún expediente personal de Tomás Satué en el AGA.
  • Archivo Histórico Provincial de Huesca, cajas 26 (Sumas del Consejo), 48 (actas de Maestrescolía), 55, 179 (expedientes de oposiciones a cátedras), 184 (listas de catedráticos de la Universidad de Huesca), 188 (Libro de Tesorería) y 226.
  • Archivo General de Palacio, Papeles reservados de Fernando VII, tomo 77, extracto 913 (extracto de los méritos y servicios del Dr. Don Tomás Satué, abogado de los Tribunales nacionales).
  • Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.
  • Boletín Oficial de Instrucción Pública, Madrid, 1843, tomo V.
  • Alberto Gil Novales, “Huesca hace 150 años (La fundación del Colegio de Abogados)”, en Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, nº 106, 1992, pp. 97-118.
  • Ricardo Gómez Rivero, Los Jueces del Trienio Liberal, Madrid, 2006.
  • Manuel Martínez Neira, Escalafón de antigüedad de los catedráticos de las universidades del reino. 1847-1857, Madrid, 2011 (consultado en versión digital: http://hdl.handle.net/10016/10399).
  • Manuel Martínez Neira, Proyecto del escalafón general de los catedráticos de universidad en 1846, Madrid, 2012 (consultado en versión digital: http://hdl.handle.net/10016/16057).

 

Subir

Manuel Cachón Cadenas

13 de noviembre de 2013

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.