banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

TORRES Y CAMPOS, Manuel Mª de los Dolores (1850-1918)

Reconocido jurista y bibliógrafo, Catedrático de Derecho Internacional Público y Privado en la Universidad de Granada. Representante del Gobierno español en la Conferencia de Derecho Internacional Privado de la Haya en 1893.

 

Datos biográficos

De origen andaluz, por circunstancias familiares nació en Barcelona el 20-05-1850. Primogénito de una acaudalada familia, fue hijo de Don Rafael de Torres, propietario y natural de Loja, Granada, y de Dña. Mª de los Dolores Campos, natural de Almería. Su hermano pequeño, fue el reputado geógrafo Rafael Torres Campos (1853-1904) y padre del arabista J. Torres Balbás.

Carecemos de noticias sobre su estado civil o familia. Murió en Granada en 1918.

 

Subir
 

Formación

Cursó los estudios de Bachiller en el Instituto de Almería entre 1862 y 1868. Con sobresaliente en todas las asignaturas; obtuvo 9 premios ordinarios y el extraordinario.

Se trasladó con su hermano Rafael, a Madrid para seguir los estudios de Derecho; los convulsos años del sexenio revolucionario marcaron su formación. Ambos hermanos, sobre todo Rafael, cercanos a los postulados del Krausismo y al ideal de la Institución Libre de Enseñanza, entablaron una fructífera relación intelectual con personajes de la talla de Giner de los Ríos, Castelar, Fernando de Castro o, el mismo, Sanz del Río (RODRÍGUEZ ESTEBAN, 1988).

Manuel, cursó la licenciatura en Derecho Administrativo entre los años 1868-1870, con excelentes calificaciones. Obtuvo el grado en 09-12-1870.

Aunque cursó, en 1871, la asignatura "Hª de los tratados", correspondiente a la Sección de Dº Administrativo, obtuvo el grado de Doctor en Derecho en la sección de Derecho Civil y Canónico, en 28-04-1871, con la calificación de APROBADO.

Su ejercicio para obtener el grado de doctor (MIGUEL ALONSO, 2003) versó sobre “Examen sobre los diversos sistemas hipotecarios: juicio de nuestro Derecho novísimo en esta materia”. Este manuscrito de 1871, se conserva en la Sección de Tesis Doctorales de la Universidad Complutense de Madrid (T 977).

No se documentan en su expediente viajes de estudios a Universidades extranjeras, aunque se puede afirmar que conocía y hablaba con fluidez el francés y el alemán. 

 
Subir

Carrera académica

Sus excelentes relaciones le debieron abrir las puertas del Madrid intelectual de la época, así como las de la Universidad. En 1870, aparece como colaborador de la Real Academia de Jurisprudencia, donde un año más tarde es nombrado profesor y, en 1881, académico de número. También fue un activo miembro del Ateneo madrileño, hasta que se afincó en Granada, tras obtener la cátedra, aunque sus viajes a Madrid y al extranjero fueron una constante en su vida.

En 24-01-1872, fue designado por el titular de la cátedra y aprobado por Junta de Facultad, como auxiliar en la Cátedra de Redacción de Instrumentos públicos y actuaciones judiciales de la Universidad Central de Madrid. Cesó en el cargo, el 3/10/1873, sustituyéndole su hermano Rafael.

Como nota curiosa, es preciso decir que estos meses no se contaron en su hoja de servicios, como se desprende del expediente instado por Manuel Torres ante el Director General de Instrucción Pública de 21-04-1898, en el reclamaba el reconocimiento, a efectos de escalafón y sueldo, su auxiliaría en la Central que, al alcanzar la cátedra en 1886, no pudo acreditar por extravío del documento. La verdadera razón de una reclamación tan tardía se hallaba en que por razón del nuevo reglamento de 1894, podía optar a ocupar la Cátedra de Historia de los Tratados en la Universidad Central. La Dirección General resolvió denegando el reconocimiento del mérito, pues según el RD 20-08-1875, en su art 8, el escalafón quedaba firme si advertido un error, en tres meses, no se acudía a la vía contenciosa, y Torres había consentido duran te 11 años su puesto en el escalafón sin decir nada.

Al contrario que sus coetáneos, no se presento a muchas oposiciones, hasta obtener la Cátedra, quizás por otras ocupaciones y por su desencanto al no obtener la ansiada cátedra, volviendo a residir, temporalmente, en Almería.

Tenemos referencias sobre su participación en la oposición convocada en 1870 sobre “Teoría y práctica de los Procedimientos”, para la Universidad de Oviedo. A petición de los opositores se accedió a celebrar la oposición en Madrid, formándose el tribunal por profesores de Oviedo y madrileños. Sabemos que Manuel Torres Campos recusó como miembro del Tribunal a Salvador Torres Aguilar-Amat. Después de meses de retraso, se constituyó un nuevo tribunal con sólo cinco miembros, terminándose por celebrar esta complicada oposición en 1874, donde salió elegido como Catedrático Eduardo Solar Pérez, lo que da idea de dificultoso de la celebración de las oposiciones en el sexenio (BLASCO GIL, pág. 184).

En 1875, firmó y tomó parte en unas oposiciones a cátedra de Derecho Romano convocadas paras las Universidades de Sevilla, Granada, Salamanca, Santiago y Zaragoza, y también para la vacante de Oviedo convocada el 6 de marzo de 1876. Participó en la oposición entre noviembre y enero de 1875-1876. Contendía con 13 opositores. Aprobados los ejercicios, consistentes en el desarrollo, a elegir, de un tema entre los siguientes: periodos en que se puede dividir la Hª del Derecho romano” “Fijación del texto de las reglas del Derecho romano. Critica”. “Diversas manifestaciones de las reglas de Derecho. Formas, contenido y efectos de d uno de ellas”. Eligió el primero. En su expediente aparece la lista de los libros que solicitó para preparar el tema. Me parece interesante reproducirla, pues da idea de su conocimiento sobre la bibliografía jurídica en Europa, por su trabajo como bibliotecario de la RAJL: ESCHBACH, Cours d’ Introduction generale á l’Etude du Droit, 2ª ed. 1846; ORTOLAN, Histoire de la legislation romaine, 3ª ed, 1846; TROPLONG, De l’influence du Christianisme sur le Droit civil des Romains, 1855; GORIAZZO, Introduzione allo Studio delle sciencie giuridiche é político amministrative é Storia del Diritto, 1870; SAREDO, Saggio sulla Storia del Diritto internationale privato, 1873. BROCHER, Del enseignement du droit romaine, 1821; WALTER, Storia del Diritto de Roma, 1851; RIVIER, Introduction Historique au Droit Romain, 1872; PUCHTA, Corso delle Instituzioni, vol I y II, 1858. HOLTRENDORFF, Encyclopedie du(sic) Reditsrrissenschaft. 1873; SCHUSTER et REGNIER, Dictionnaire allamand-français; “Revue Catholique de Louvain (1870); MAYER , Elements du droit romain, t. 1, 1856. “Archivio giuridico”, Vol XII, 1874;LAFERNÈRE, Histoire du Droit français; LERVIGNY, Droit publique et administratif romain, 1862; VAN WELTER, Cours elementaire du Droit Romain, T. 1, 1871.HEINECCIO, Historia Iuris romani.

El resultado de la oposición fue adverso, pues aunque aprobó, se le declaró “optativo por cuatro votos contra dos”; habiendo sido declarado así más de un opositor, se procedió a una nueva votación para calificar el merito y se formaron las ternas, donde ocupó el-tercer lugar en la cuarta terna y segundo en la quinta.

La aplicación del Plan Gamazo, y la creación de la asignatura de Derecho Internacional (MARTINEZ NEIRA, 2001, págs., 141-142), dio nuevas expectativas a Torres, y por fin llegó a la Cátedra. Con residencia en Almería, en 10-01-1885, solicitó tomar parte en las oposiciones a las Cátedras de Sevilla, Granada y Santiago, de Derecho Internacional Público y Privado.

A la instancia, se adjuntaba una nota de méritos con sus publicaciones, poniendo de relieve su calidad de miembro correspondiente de la Sociedad de Legislación Comparada de París; bibliotecario y académico de mérito de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, así como el haber sido propuesto en segundo lugar de terna para una cátedra de Derecho Romano en 1876.

La oposición se celebró en junio de 1886. Aunque no conservamos datos de los coopositores y del Tribunal, si que en el expediente se adjuntan los originales manuscritos de los programas de Dº Internacional Público y Dº Internacional Privado (AGA, Educación, 31/16843. Leg. 1, Exp. 19. Cuadernillo rayado sin foliar, 11folios de explicación del programa. A continuación, programa Internacional Público, 40 lecciones, fol. 12rº-23rº; programa Dº Internacional Privado, 23vº-37rº).

Por R.O. de 2-07-1886 fue nombrado Catedrático numerario de Dº Internacional Público y Privado de la Universidad de Granada, con sueldo de 3500, pts., anuales. Toma de posesión 7-09-1886. Abonadas las preceptivas 270 pts., en concepto de derechos por el título profesional de catedrático, éste fue expedido el 28-10-1886.

Un año después, en 3-11-1887, tenemos noticia de su participación como miembro del tribual de la Cátedra de Derecho Internacional en la Universidad de Valencia (BLASCO GIL, pág. 187)

De la documentación deducimos el interés de Torres Campos por ocupar la Cátedra de doctorado de Historia de los Tratados, en la Central. De hecho, a este fin había publicado en 1884 su Nociones de bibliografía y literatura jurídica. Sin embargo, nunca pudo realizar este deseo, y ocupó la cátedra de Granada hasta su muerte.

Por R.O. de 13-12-1893 fue ascendido al nº 280 del escalafón de Catedráticos, con antigüedad de 4-11-1893, y sueldo de 4000 pts.

Se documenta la petición para la expedición del "Título profesional de la categoría honorifica de ascenso en la Universidad de Granada” que fue concedido por R.O. de 17 de julio de 1896. Expedido el 27 de junio de 1900. A 30-06-1900, llevaba 13 años, 11 meses y 24 días de servicio.

Ascenso al nº 210 del Escalafón general, con antigüedad de 1-08-1900, y sueldo de 5000 pts.

Entre 1908 y 1911, después de una larga licencia por enfermedad, se documenta su participación en los tribunales de cátedra de Dº Internacional de la Universidad de Zaragoza (1910) y Salamanca (1911)

No aparecen nuevas entradas de ascensos ni nuevos datos en su expediente personal. No tenemos noticia de que hubiera desempeñado ningún cargo académico. Aunque si muchos de carácter honorífico, como se consigna a continuación.

Otras actividades y méritos

Ingresó en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, como corresponsal en 08-12-1870, y ascendió a profesor en 1871. Entre 1872 y 1880 fue el Bibliotecario de la Institución, e elegido por Junta General. El 30-11-1880, fue nombrado, en Junta General, Académico de Mérito. Dio conferencias en dos cursos sobre la Literatura Jurídica y la pena de Muerte.

Ingresó en el Ateneo de Madrid el 30-11-1871. Fue nombrado socio Bibliotecario en 31-12-1878, cargo para el que se le reeligió en 1880 y 1881. Po nombramiento de la Junta de Gobierno, representó al Ateneo en la Comisión de Legislación extranjera, organizada por el ministerio de Gracia y Justicia en 1885.

Académico de Mérito, con medalla de honor, 1876? de la Academia Matritense del Notariado.

Miembro correspondiente de la Sociedad de Legislación Comparada de París.

Miembro de la Sociedad General de Prisiones y de la Sociedad de Historia Diplomática de París.

Asociado del Instituto de Derecho Internacional de París en 1885. Miembro numerario en 1891.

Socio correspondiente del Instituto de Coímbra en 1890.

Correspondiente extranjero de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela de 1890.

Miembro honorario del Instituto de Historia del Derecho Romano de Catania en 1891.

Socio correspondiente de la Academia Real de Ciencias de Lisboa en 1893.

Miembro honorario de la Facultad de Leyes y Ciencias políticas de la Universidad de Chile en 1894.

Medalla de honor de la Academia Matritense del Notariado.

Premio-Cortina del Real Colegio de Abogados de Madrid, 1896,

Diploma oficial de Instrucción Pública de la República Francesa, 1910.

Asistencia a Congresos: Tenemos noticia de su incansable actividad investigadora, y de su constante contacto con profesores europeos y americanos, lo que, a finales del siglo XIX, era cuanto menos extraño en los académicos españoles. Prueba de ello es la asistencia a numerosos congresos en España y en el extranjero, tomando parte activa en muchos de ellos en representación de la Universidad de Granada:

  • Secretario del Congreso Jurídico de Madrid de 1886.
  • Presidente de la Sección de Derecho Público en el Congreso Jurídico de Lisboa de 1889.
  • Vicepresidente del Congreso Internacional de Sociedades por Acciones celebrado en París en 1889.
  • Representante de la Universidad de Granada, en actos conmemorativos del 6º Centenario de la Universidad de Montpellier.
  • Vicepresidente de la Sección de Enseñanza Superior en el Congreso pedagógico Hispano-Portugués Americano de 1892.
  • Representante de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y de la Universidad de Granada en el Congreso Jurídico Iberoamericano de 1892, en conmemoración del Descubrimiento de América. Se encargó de la redacción y edición de las actas del Congreso.
  • Asistente a la “Academia cosmopolita del Instituto de Dº Internacional Privado”, en París 1894.
  • Vicepresidente honorario de la Sección de Enseñanza Superior en el Congreso Internacional de Educación de Chicago de 1894.
  • Vicepresidente del congreso de Derecho Penal, convocado por la Unión Internacional del Derecho Penal, en Lisboa en 1897.
  • Presidente del Congreso Social y Económico Hispano-Americano en 1900.
  • Representante de la Universidad de Granada en las conmemoraciones del 4º Centenario de la Universidad de Valencia, en 1902.

Delegado a conferencias diplomáticas: Delegado de España en la Conferencia Internacional de Derecho Privad de La Haya, en 1893. Vocal de la Comisión creada para el examen de la cuestión de los límites territoriales entre las Repúblicas del Ecuador y del Perú (nombramiento RD, 15-01-1907). 

Subir

Principales obras

Sin dejar de lado su labor docente, le acreditan numerosas obras jurídicas, para las que, en tres ocasiones (1886, 1890 y 1891-1892), se solicitó el Dictamen sobre su calidad y mérito realizado por el Consejo de Instrucción Pública. Cómo sabemos, el dictamen positivo era un mérito esencial para los ascensos en la carrera académica (PESET, 1989, págs., 989 y ss).

En estos dictámenes, especialmente en el de 1888, donde se examinaban las obras dedicadas a la bibliografía española y foránea el Consejo resaltaba: “Merecen sinceros plácemes por haberse consagrado a una tarea ingrata gastando su actividad en un asunto que por desgracia no es de aquellos que se ofrecían en su verdadero valor por la generalidad de las gentes, confundiéndose a las veces a ciencia bibliográfica con el arte de buscar ediciones raras y antiguas. El sr. Torres Campos ha demostrado sus grandes conocimientos jurídicos, ha organizado sistemáticamente la bibliografía española, y con esto ha puesto en camino a los estudiosos para que fácilmente puedan dirigir sus pasos en el conocimiento de la verdadera ciencia del Derecho. La bibliografía jurídica tan descuidada ahora en España es muy atendida en el estrangero y a más de los libros á ellas dedicados, publicanse mensualmente revistas en las que se dá cuenta del movimiento científico y de este modo puede seguirse por todos y cada uno delas que las consultan la marcha y los progresos de las materias que más llaman su atención”.

Memoria de Biblioteca de la Academia de Jurisprudencia y Legislación, 1874. Glosa de su labor como bibliotecario en una biblioteca que por esas fechas alcanzaba los 2188 volúmenes.

Catálogo sistemático de las obras existentes en la Biblioteca de la Academia de Jurisprudencia y Legislación”, Madrid, 1876. Por R.O. 10/08/1888, se declaró que esta publicación sirviera de título al autor para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública de 20 de julio de 1888. Este dictamen da cuenta de la introducción de nuevas técnicas de clasificación bibliográfica y el conocimiento de Torres sobre las novedades en Europa: “La introducción al catálogo es digna de encomio. En primer lugar da a conocer a grandes rasgos la Historia de dicha Biblioteca, haciendo entusiastas elogios de los que antecedieron en el cargo. Examina y critica los sistemas bibliotecarios más en boga con los que no está conforme, combatiendo especialmente el usado en nuestras bibliotecas ,el de M. Brouet, que agrupa los libros en las secciones siguientes (Teología, Jurisprudencia, Ciencias y Artes, Bellas Letras, Historia).Como afirma el Sr. Torres Campos, con razón sobrada, dentro de esta clasificación no se comprenden ni las enciclopedias, ni las Revistas ni los periódicos, y no es posible, ni aún poner en duda su importancia actual. Esto, prescindiendo de que en la clasificación mencionada hay términos demasiado vastos, hasta el punto que no hay obra que no pueda considerarse dentro de ellos. Defiende el sistema por él seguido en el Catálogo que no exponemos para evitar repeticiones inútiles, sistema que a más de ser racional, permite que se busquen y encuentren fácilmente los libros que se desean. Atendiendo a que la Biblioteca de la Academia o es sólo jurídica para que comprenda el catálogo todas sus obras, lo divide en tres secciones: General, ciencias Jurídicas y ciencias no jurídicas…”

Estudios de bibliografía española y extranjera del Derecho y del Notariado, Madrid, 1878. Memoria premiada con medalla de oro en el certamen público de la academia del Notariado en 1876. Por R.O. 10/08/1888, se declaró que esta publicación sirvan de título al autor para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública. 

La pena de muerte y su aplicación en España, Madrid, 1879, (folleto)

Principios de Derecho internacional privado o de Derecho extraterritorial de Europa y América en sus relaciones con el Derecho civil de España. Memoria laureada con el Accésit por la Junta de Gobierno el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, en el concurso Premio-Cortina de 1879. Madrid, 1883, un tomo.

Bibliografía española contemporánea del Derecho y de la Política (1800 -1880). Madrid, 1883. Por R.O. 10/08/1888, se declaró que esta publicación sirva de título al autor para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública.

Nociones de bibliografía y literatura jurídica. 1884. Manual para la cátedra de Literatura Jurídica. Por R.O. 10/08/1888, se declaró que esta publicación sirva de título al autor para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública. Este manual, uno de los primeros sobre la materia, nació como apoyo a la docencia en la cátedra de doctorado “Literatura española y nociones de bibliografía y literatura jurídica”, nacida con el R.D. 2-09-1883, y a la sazón libre. Aunque su autor no llegara nunca a ocuparla, fue manejada por sus contemporáneos, y recibió el elogio de Ureña. Se trata de una obra sugerente, que constituye una excelente guía de investigación; para el autor los estudios de literatura jurídica, con la excepción de Pérez Pujol, estaban muy descuidados en España, e indicaba la necesidad de esta investigación como medio para penetrar en el examen de la legislación patria, explicando el concepto de la Hª del Derecho y su evolución. El autor recomendaba, además, acercarse al estudio de la literatura jurídica, comprendiendo las circunstancias históricas y sociales en las que se enmarcaba la obra, para luego descubrir la tradición científica o escuela jurídica a la que pertenecía el autor, señalando luego la biografía y obras de éste y relacionándolas con la época en que vivió (LUQUE TALAVAN, 2003, págs. 35-37)

Caso de subsistir en España varias legislaciones civiles ¿cómo debe aplicarse á las relaciones de unas con las otras la doctrina de los estatutos?”, Congreso jurídico Español, Madrid, 1886, folleto.

Elementos de Derecho Internacional privado, Madrid, 1887. Por R.O. 29/10/1891, se declaró de gran utilidad para a enseñanza y mérito para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública. 2ª ed, corregida y aumentada, Imprenta F. Fe, Madrid, 1893; 3ª ed., 1903; 4ª ed.; 1913: "El libro del Sr. Torres Campos es digno del mayor elogio en su fondo y en su forma. No sólo está a la altura de las últimas evoluciones de la ciencia del Dº Internacional público y privado, sino que es además un excelente trabajo de investigación donde el criterio propio del autor se combina constantemente con un pleno y cabal conocimiento de todos los tratadistas, principalmente extranjeros, que han ilustrado tan importante materia. En una serie de capítulos que sirven como de introducción al libro, el Sr. Torres Campos, fija con una gran precisión filosófica. La noción de Dº Internacional, hace de él una reseña histórica ligera pero sustancial: presenta la teoría de los estatutos; examina los dos principios, personal y territorial; señala los pueblos los cuales respectivamente predomina cada uno de ellos; y después de examinar los diferentes tentativas para unificar el Derecho internacional privado, va estudiándolas diferentes fases de este Derecho. Con este motivo, el sr. Torres Campos empieza analizando las cuestiones que pueden derivarse de los conflictos inter-provinciales, dentro de un mismo país; estudia luego, y como aspectos del derecho personal, todos los puntos relativos a nacionalidad, naturalización, domicilio, condición, estado y capacidad de los extranjeros. En el Derecho real todo lo relativo a obligaciones, derecho de familia y de sucesión, acompañando, como es natural, a cada uno de estos puntos todos los preceptos incluidos en la legislación española. Después de estos capítulos que podemos considerar como la parte más esencial del libro sometido a informe, el sr. TC va examinando sucesiva y separadamente otras ramas no menos importantes del Dº I. Privado; y son el procesal, el notarial, el mercantil y el penal concluyendo con dos apéndices utilísimos, uno para la aplicación de la obra a la carrera del notariado, y otro con una curiosa bibliografía de las materias que son asunto de la asignatura. La forma, ó sea la estructura didáctica del libro del Sr. Torres Campos tampoco deja nada que desear, en concepto de la Sección. La obra es de verdadera elementalización y por consiguiente compendiosa. Al frente de cada capítulo figuran como elementos de consulta las respectivas fuentes de investigación: La distribución de la asignatura está hecha con excelente método y según la lógica natural de sus derivaciones. El estilo es sobrio, el lenguaje sencillísimo, el concepto claro; y sin olvidar nunca la elevación de la materia, el sr. Torres Campos ha sabido dar a sus “elementos” aquel corte popular que hace fácil la enseñanza de los estudios más intrincados. Por todas estas consideraciones… los “elementos…” sonde grande utilidad para la enseñanza y deben ser declarados de mérito a su distinguido autor para los ascensos en su carrera…”. 

 “¿Qué reglas debieran admitirse por los Estados para unificar los efectos de la diversidad originaria de nacionalidad y domicilio y de su cambio en el orden jurídico de la familia y la sucesión?. Ponencias en los Congresos jurídicos de Barcelona y Lisboa, 1888 y 1889. Folleto.

 “Das Staatsrecht des Koenigreichs Spanien. Aus Marquadsen’s Handbuch des Oefflentlichen REchts” (Derecho Público del Reino de España. En Manual de Derecho Público de Marquadsen, Friburg i. B. 1889. Folleto en alemán.

Le Congrés juridique de Lisbonne, Bruxelles, 1889,folleto.

Catálogo y Apéndice de la Biblioteca de la Fac. de Derecho de la Universidad de Granada, formados con el concurso de los alumnos, Granada 1889 y 1890, dos folletos.

Reforma de la Enseñanza del Derecho. Discurso Inaugural de la Academia de Derecho de la Universidad de Granada. Curso 1890-1891 (comprendido en el Anuario)

Elementos de Derecho Internacional público. Madrid, 1890. 2º Ed. 1904.

Por R.O. de 29-10-1891, se declaró de gran utilidad para a enseñanza y mérito para los ascensos en la carrera, previo dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública. Este órgano afirmaba: “Respecto del 1º, (volumen en rústica de 387 pp.), aunque dentro de los límites que el mismo autor declara en el prólogo, ó sea “que su propósito no ha sido otro que hacer un resumen de las más autorizadas doctrinas de los escritores de Dº Internacional.” la simple lectura de su índice que responde a un plan orgánico y a una sistematización científica bastante perfecta y la comprobación por la lectura de su texto de la manera con que han sido satisfechos los enunciados numerados del sumario de 31 lecciones en que se distribuye la materia, demuestra que el libro satisface cumplidamente los fines de su publicación expresada en el prólogo; que las doctrinas que contiene son en efecto las más autorizadas y corrientes en el estado de la ciencia jurídica con relación a la especialidad que constituye su asunto, que la exposición es clara y el resumen exacto sin daño de la integridad esencial, doctrina resumida, las síntesis doctrinales comprensivas y suficientes, y avaloran además el mérito de este libro y aplicación actual del mismo á la enseñanza. La noticia circunstanciada de las fuentes de más autoridad en cada materia que consigna por vía de nota de todas las 37 lecciones en que resulta distribuido el contenido de este libro; circunstancia que abonan una vez más la competencia científica de su autor en materia de Dº Internacional, muy abonadas sin duda alguna para acometer empresas de exposición científica de otros superiores alcances y desarrollos, y que en conclusión…. El referido libreo sebe servir de mérito a su autor para sus ascensos...conforme al art.232 de la Ley de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857…". 

El congreso Jurídico de Lisboa, Madrid, 1890, 1 tomo. Esta obra, aunque se presentó al examen del Consejo de Instrucción Pública, en 1888, no recibió el necesario plácet, según consta del dictamen de 1891: Sin desconocer la sección el mérito que también representa la publicación del opúsculo “El Congreso…” [ aunque Torres Campos por su celo, su devoción a los estudios jurídicos, merece todo tipo de plácemes] dado su carácter narrativo, el asunto que lo motiva y la extensión del trabajo…no parecen en concepto de la sección suficientes para autorizar a que esta publicación sea también objeto de la declaración de méritos…”

Antropología y Derecho. Traducción del estudio inédito del portugués J.J. Tavares de Medeiros, con apéndice sobre Antropología Criminal, 1891. 2ª ed. Corregida y aumentada, Madrid, 1893.

Estudios de Derecho Internacional Privado, Madrid, 1891. Folleto.

“Memoria sobre el arbitraje”, Congreso Jurídico Iberoamericano. Madrid, 1892, folleto.

L’Espagne en Afrique, Bruxelles, 1892, un folleto.

La question de Melilla et la politique international de l’Espagne, Bruxelles, 1894, folleto.

Las conferencias de Derecho Internacional privado de El Haya, Madrid, 1895, folleto.

España y los tratados de Montevideo, Habana, 1895, folleto.

Bases de una legislación de extraterritorialidad. Estudios sobre el Derecho internacional privado bajo los puntos de vista del Derecho constituido y del Derecho constituyente. Memoria premiada con 5000 pts., por el Colegio de Abogados de Madrid, Premio-Cortina de 1896, Madrid, 1897, un tomo.

Bibliografía española contemporánea del Derecho y de la Política (Conclusión, 1881-1896). Con dos índices alfabéticos de autores y materias entre1881 y 1896, Madrid, 1896, folleto.

La mujer. Discurso inaugural de la Sección de estudios para la mujer de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Granada, Granada, 1896, folleto.

Fin y organización de las Universidades. Memoria a título de ponencia en la Asamblea Universitaria, reunida en Valencia, octubre 1902. Imprenta de la Revista de Legislación y Jurisprudencia, 1903.

Subir
 
 
 

Fuentes

  •  AGA, Educación, 31/16843.
  • AHN, Universidades, U. Central, 4805, Exp. 15 (1868-1871). Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid. Fondo Antiguo.

Referencias:

  • Antonio ÁLVAREZ de MORALES, Génesis de la Universidad española contemporánea, Instituto de Estudios Administrativos, Madrid, 1972.
  • Yolanda BLASCO GIL, La Facultad de Derecho de Valencia durante la Restauración, Universidad de Valencia, Valencia, 2000.
  • Mª Francisca GÁMEZ, voz “Torres Campos, Manuel”, en Diccionario Crítico de Juristas españoles, portugueses y latinoamericanos, (Dir. Manuel Peláez), Tomo II, vol 2 (2008), p. 600.
  • Manuel LUQUE TALAVAN, Un universo de opiniones: La literatura jurídica indiana,CSIC, Madrid, 2003.
  • Manuel MARTÍNEZ NEIRA, El estudio del Derecho. Libros de texto y planes de estudio en la Universidad contemporánea. Biblioteca del Instituto Antonio de Nebrija de Estudios sobre la Universidad, 4, Dykinson, Madrid, 2001.
  • Aurora de MIGUEL ALONSO, “Los estudios de doctorado y el inicio de las tesis doctorales en España 1847-1900), Archivos universitarios e Historia de las Universidades, Dykinson, Madrid, 2003, págs., 197-222.
  • José Luis PESET REIG, “El Real Consejo de Instrucción Pública y la restauración canovista”, Hispania 48/170 (1989), págs. 984-1030.
  • José Antonio, RODRÍGUEZ ESTEBAN: "Rafael Torres Campos (1853-1904). Geografía educadora y educación geográfica", ERÍA, Oviedo, n.º 13 (1988), págs. 131-148.

 

Carmen Losa Contreras.
Madrid, 08-05-2013.

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2009- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.