banner diccionario

Última actualización: 01/07/2017

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

SERRANO RODRÍGUEZ, Manuel (1911-1974)

Durante la II República comenzó una carrera funcionarial en la Administración que recondujo tras la Guerra civil hacia la profesión universitaria. Discípulo de Cuello Calón, fue Catedrático de Derecho Penal desde 1943 en las Universidades de Santiago de Compostela, Sevilla y Salamanca; no logró finalmente, como hubiera querido, trasladarse a la Autónoma de Madrid. Su religiosidad lo llevó a buscar el fundamento trascendente de los planteamientos doctrinales que defendió, encontrándolo sobre todo en la obra de Santo Tomás de Aquino y en la segunda escolástica.

 

Datos biográficos

Nació en Alcobendas el 26 de septiembre de 1911, hijo de Manuel y de Encarnación, y se le impusieron los nombres de Manuel, Miguel, Antonio y Eusebio.

Durante la Guerra civil abandonó su destino como funcionario del Ministerio de Instrucción Pública y se refugió en la Real Legación de Rumanía, permaneciendo en ella desde el 12 de marzo de 1937 hasta el 28 de marzo de 1939.

Casado, educó a sus hijas en el Colegio del Sagrado Corazón en Toulouse, adonde se desplazó varias veces entre 1957 y 1959 con los correspondientes permisos del Ministerio para llevarlas y recogerlas.

En 1955 tenía su domicilio en el Colegio Mayor Santa María del Buen Aire, en Sevilla, y en 1973 en Salamanca, en el Colegio Mayor Fray Luis de León.

Reveses personales y profesionales fueron seguramente la causa de su suicidio el 31 de julio de 1974.

Subir
 

Formación

Durante los años de su licenciatura militó en asociaciones estudiantiles católicas.

Cursó las asignaturas de doctorado en Derecho en el curso 1939-40, obteniendo matrícula de honor en Historia de la Iglesia, sobresaliente en Historia de América y Filosofía del Derecho, y aprobado en Estudios Superiores de Derecho Penal.

Se doctoró en Derecho con sobresaliente, con una tesis sobre “El delito y la pena en Manuel de Lardizábal y Uribe, primer penalista español”, leída el 21 de mayo de 1941.

Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Filosofía, carrera de la que en febrero de 1943 tenía cursadas todavía sólo dos asignaturas.

Subir
 

Carrera académica

Fue Ayudante de Clases Prácticas de Derecho Penal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid durante el curso 1939-40 y Auxiliar temporal, con carácter provisional, en el mismo centro y en la misma disciplina el curso siguiente, 1940-41. Obtuvo un nuevo nombramiento para igual cargo a comienzos del curso 1943-44, pero cesó pronto (el 15 de diciembre de 1943) por su acceso a la cátedra.

Se presentó a las oposiciones convocadas para proveer las cátedras de Derecho Penal de las Universidades de Valladolid y La Laguna, actuando en los cuatro primeros ejercicios y retirándose a continuación.

El 9 de diciembre de 1942 (BOE del 18) se convocó la oposición que le daría su primera cátedra. Instó su admisión a los ejercicios el 8 de febrero de 1943 y, una vez celebrados, el tribunal lo propuso por mayoría de votos. Así obtuvo la cátedra de Derecho Penal de la Universidad de Santiago de Compostela; fue nombrado el 12 de noviembre de 1943 y tomó posesión el 16 del mes siguiente. El título profesional de catedrático le fue expedido el 5 de mayo de 1944.

Fue agregado a la Universidad de Madrid por Orden de 9 de octubre de 1947 al ser nombrado director del Colegio Mayor Jiménez de Cisneros, continuando en la percepción de sus haberes por la Universidad de Santiago.

Cesó por excedencia voluntaria (Orden de 24 de febrero de 1949, BOE de 4 de marzo). En su solicitud, de 8 de enero anterior, justificaba su petición en razón de haber sido reintegrado al servicio activo en la Administración del Estado como Jefe de negociado del escalafón técnico administrativo del Ministerio de Educación Nacional, donde por decisión del Ministro iba a desempeñar la Jefatura de la Sección de Universidades.

Volvió a la universidad cinco años más tarde: por Orden de 25 de junio de 1954 (BOE de 22 de julio) se convocó concurso de traslado para la cátedra de Derecho Penal de la Universidad de Sevilla al que se presentó como único aspirante; se le nombró titular de la misma el 28 de septiembre de 1954 y tomó posesión dos días después.

El 20 de diciembre de 1962, por concurso previo de traslado al que concurrió también como único aspirante, pasó a ocupar igual cátedra de la Universidad de Salamanca, de la que tomó posesión el 1 de febrero de 1963 tras formalizarse el día anterior su cese en Sevilla. Por Orden de 27 de noviembre de 1963 fue incluido en el régimen de dedicación exclusiva.

El último capítulo de su carrera académica lo constituye su intento, finalmente frustrado, de ocupar la cátedra de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid, lo que le hubiera permitido pasar sus últimos años como profesor universitario dando clases prácticamente en su localidad natal.

El proceso se puso en marcha el 17 de octubre de 1973, fecha en la que el Rector de la UAM dirigió un escrito al Director General de Universidades e Investigación comunicándole el propósito de la universidad madrileña de contratar al catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Salamanca para el curso siguiente, y solicitando se dieran las órdenes oportunas para que, con carácter previo a la contratación, el interesado pasase a la condición de supernumerario. La Subdirección General de Personal de Universidades trasladó el escrito al rectorado salmantino el día 26 del mismo mes para que emitiese informe. El 16 de noviembre la Dirección General autorizó al rectorado de la UAM para suscribir el contrato, y diez días después, previa instancia del interesado (de 7 de noviembre) e informes favorables del Decano de la Facultad de Derecho de Salamanca y del Rector de dicha Universidad (19 de noviembre), el Ministerio resolvió declarar a Manuel Serrano Rodríguez en situación de supernumerario con efectos de 1 de octubre de 1974, sin reserva de plaza ni percepción de haberes. Por Orden de 24 de diciembre de 1973, de conformidad con lo dispuesto en el art. 5 de la ley de 24 de abril de 1958, se nombró la Comisión especial para el concurso de traslado a la cátedra de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid. Hubo una reclamación contra la presencia en esa Comisión de Faustino Gutiérrez-Alviz, catedrático de una disciplina -Derecho Procesal- que al reclamante no le parecía análoga a la de Derecho Penal; Manuel Serrano presentó entonces un escrito, que se conserva en su expediente (catorce páginas mecanografiadas), justificando la cercanía entre ambas disciplinas.

Subir
 

Depuración

Fue depurado sin sanción como oficial de la Administración civil (Orden de 10 de julio de 1939), con destino en el Ministerio de Educación Nacional, “en la primera lista publicada por el mismo y comunicado por oficio de 21 de junio de 1939”.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Antes de dedicarse a la universidad había emprendido la carrera de funcionario en la Administración del Estado. Ingresó por oposición en el Ministerio de Instrucción Pública el 30 de marzo de 1934 como oficial de tercera clase. En los años siguientes fue subiendo en la escala administrativa: ascendió a oficial de segunda clase el 21 de febrero de 1937 y mantuvo esa categoría hasta el 1 de julio de 1941 (ya en el Ministerio de Educación Nacional), sin que conste en su hoja de servicios la discontinuidad de su dedicación durante la Guerra (véase en “Datos biográficos”); disfrutó de la categoría de oficial de primera clase desde el 2 de julio de 1941 al 31 de diciembre de 1942, y de la de jefe de negociado de tercera clase desde el 1 de enero de 1943 al 15 de diciembre de 1943, fecha en la que cesó a causa de la obtención de su cátedra de Santiago.

Al finalizar la Guerra civil se le encomendaron tareas relevantes en el nuevo régimen. Mediante oficio de 12 de diciembre de 1939 se le encargó del despacho de los asuntos correspondientes al Negociado de incidencias de la Oficina Técnica Administrativa de Depuración, y el día 18 del mismo mes se le nombró Asesor adjunto de la Comisión Superior dictaminadora de expedientes de depuración; al disolverse ésta y por oficio de 30 de enero de 1942 se le reconocieron los servicios prestados.

Dejó constancia escrita de que su paso de la Administración a la Universidad en la inmediata posguerra no fue un ejercicio de oportunismo. En instancia de 19 de junio de 1955 dirigida al Decano de la Facultad de Derecho de Sevilla, dando cuenta de su trayectoria académica, docente e investigadora, señalaba que “durante estos últimos años he terminado mi Licenciatura en Filosofía y Letras, Sección de Filosofía, por considerarla imprescindible para el estudio del Derecho Penal en su aspecto psicológico. Licenciatura que comencé a la vez que la Carrera de Derecho y continué años antes del Movimiento Nacional, adaptándola últimamente a los plantes vigentes, lo que expongo a los efectos de que se vea no ha constituido mi vocación una improvisación producto de una coyuntura, sino que viene de atrás, y con una renuncia de antes y de ahora, durante ese tiempo, a los beneficios de empresas particulares propias o trabajo personal, y por tanto con pérdidas económicas al ser costeada esta especialización exclusivamente por el que suscribe”.

Estuvo colegiado como abogado en Madrid y en Burgos.

Reemprendió su carrera administrativa durante su excedencia universitaria. Volvió a su jefatura de negociado de tercera clase el 17 de febrero de 1949, y cesó en ella el 1 de octubre de 1954 para incorporarse a la cátedra de Derecho Penal de la Universidad hispalense. Durante ese período fue Jefe de la Sección de Universidades del Ministerio de Educación Nacional, concretamente desde el 24 de febrero de 1949 hasta el 15 de octubre de 1951. Quiso reiteradamente hacer constar en su hoja de servicios que durante el tiempo en que desempeñó las funciones de técnico administrativo la mayoría de las veces fueron superiores los cargos a la categoría administrativa.

Estuvo vinculado al Instituto Francisco de Vitoria del Consejo Superior de Investigaciones Científicas prácticamente desde su creación. En el Instituto fue becario desde el 18 de junio de 1940 y colaborador desde finales de 1942 (acuerdo del Consejo Ejecutivo de 1 de diciembre de ese año). Tuvo que renunciar cuando ganó la cátedra de Santiago, pasando a ser colaborador honorario adscrito a la sección de Derecho Penal del mismo Instituto (acuerdo del Consejo Ejecutivo de 17 de marzo de 1944).

Fue profesor auxiliar de la Escuela de Estudios Penitenciarios entre 1943 y 1944.

Fue Secretario General de la Universidad de Santiago de Compostela desde el 15 de febrero de 1944 (BOE de 2 de marzo) hasta el 8 de octubre de 1947 (BOE de 1 de noviembre).

Fue Jefe de la Sección de Jurisprudencia Médica de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad de Madrid, con carácter gratuito, en virtud de nombramiento de fecha 15 de junio de 1949; tomó posesión el 13 de julio siguiente. Accedió a igual cargo en propiedad, ya sin carácter gratuito, en virtud de oposición en 1950: se le nombró el 16 de enero y tomó posesión el 11 de febrero. El 25 del mismo mes solicitó al Ministerio su reintegración al servicio activo como catedrático numerario de universidad con destino en la citada Escuela; no se conserva en el expediente respuesta directa a esa petición, pero algo más de un año después (Orden de 14 de julio de 1951) fue agregado con carácter permanente a la cátedra de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Madrid para explicar Jurisprudencia Médica. La propuesta había sido elevada por Ricardo Royo Villanova, titular de dicha cátedra, con prolija argumentación en escrito fechado el 16 de mayo anterior, al que se añadió informe favorable del Decano de la Facultad de Medicina el día 20 de mayo.

Ejerció igual cargo, con carácter de agregado, en la Escuela de Medicina Legal creada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla como delegación de la Escuela madrileña, desde el 7 de enero de 1959. En realidad, desde su llegada a Sevilla, años antes, ya había estrechado vínculos docentes y científicos con la Facultad de Medicina. Así que no sólo su condición de penalista hizo que el Rector de la Hispalense lo designara el 13 de marzo de 1957 para que practicase “una información” sobre un robo que se había cometido en la Secretaría de la Facultad de Medicina, sita en el edificio del Instituto Anatómico.

Fue ocasionalmente vocal en tribunales de oposiciones: en 1958 del formado para que se cubriera la plaza de Oficial Mayor del Ayuntamiento de Osuna (designación por parte de Rector de la Universidad de Sevilla de 7 de noviembre), y en 1959 del que había de juzgar a los aspirantes a Procuradores de los Tribunales en la Audiencia de Sevilla (nombramiento por Orden Ministerial de 16 de abril).

Dirigió el Colegio Mayor Jiménez de Cisneros de la Universidad de Madrid desde el 30 de junio de 1947 hasta el 30 de septiembre de 1952. En el Colegio Mayor Santa María del Buen Aire de la Universidad de Sevilla fue vicedirector (17 de junio de 1956) y director (10 de octubre de 1957).

Fue también profesor del CEU, dando cursos durante su excedencia de catedrático en Madrid.

Obtuvo la encomienda de Alfonso X el Sabio.

Subir
 

Principales obras

Culpabilidad en Derecho penal: especial referencia a la culpa, Madrid, CSIC, Instituto Francisco de Vitoria, 1942. También en sus Estudios penales, I, 5-31.

“Ciencias penales y Derecho penal”, en Revista de Estudios Jurídicos, núm. 2, vol. V (1943), 455-475. También en sus Estudios penales, I, 57-77.

“El artículo 2º del Código Penal vigente en relación con los principios generales del Derecho”, en Revista de la Facultad de Derecho de Madrid, 12 (1943), 35-54. También en sus Estudios penales, I, 79-100.

“Teoría general del delito, por el profesor Francisco Carnelutti”, en Revista de la Facultad de Derecho de Madrid, 12 (1943), 55-62. También en sus Estudios penales, I, 101-110.

El fundamento del Derecho y el sentido de la ciencia española. Discurso inaugural leído en la solemne apertura del curso académico de 1944 a 1945, Santiago, Editorial Compostela, 1944.

Culpabilidad y pena (Prólogo de Luis Legaz Lacambra), Santiago de Compostela, Universidad, 1945. También en sus Estudios penales, I, 33-56. Y también, en versión definitiva, en sus Estudios penales, III, 1-145 (acúdase a esta última versión para desentrañar las relaciones entre sus distintas aportaciones a la cuestión de la culpabilidad).

“Tres temas penales” [a propósito de Eugenio Cuello Calón, El aborto criminal, el problema penal de la eutanasia y el aspecto penal de la fecundación artificial, Barcelona, Bosch, 1955], en sus Estudios penales, I, 111-158 (antes en Revista de Medicina Legal, año X, núms. 116-117).

“La persona desde el punto de vista jurídico”, en sus Estudios penales, I, 159-170 (antes en Revista de Medicina Legal, año XI, núms. 124-125).

“Bases para un concepto de Derecho penal”, en sus Estudios penales, I, 171-195 (antes en Revista de Estudios Penitenciarios, núms. 2 y 3, mayo-junio 1945).

“El problema de la fecundación artificial”, en AA.VV., Homenaje a D. Nicolás Pérez Serrano, tomo II, Madrid, Instituto Editorial Reus, 1959, 450-481. También en sus Estudios penales, I, 263-288.

Dogmática y culpabilidad, en sus Estudios penales, II, 7-150 (edición anterior, Sevilla, 1962).

“Universalidad del Derecho y unidad de la ciencia”, en Anales de la Universidad Hispalense, 22 (1962), 108-154. También en sus Estudios penales, II, 225-276.

“El profesor Cuello Calón como maestro”, en Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales, 16 (1963), 681-688. También en sus Estudios penales, II, 349-358.

“El injusto objetivo en Derecho penal”, en Homenaje al Profesor Manuel Giménez Fernández, vol. II, Sevilla, Facultad de Derecho, 1967, 233-312. También en sus Estudios penales, II, 277-347

La investigación científica del hecho penal. Discurso pronunciado en la solemne apertura del curso académico 1965-1966, Salamanca, Universidad, 1965. Versión definitiva en sus Estudios penales, III, 147-304.

“Neutralidad indiferente o neutralidad objetiva del Derecho penal”, en Homenaje al Profesor López Rodó, vol. III, Madrid, Universidad de Santiago – Universidad Complutense – CSIC, 1972, 395-462. También en sus Estudios penales, III, 305-385.

Estudios penales (recopilación), Salamanca, Graficesa, 1967-1972 (3 vols.) [El vol. III de uno de los ejemplares que posee la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, sig. B/85/117, con dedicatoria autógrafa del autor, incluye en hojas sueltas un apreciable conjunto de reseñas y comentarios críticos sobre la obra: copias de cartas, notas de prensa y recensiones].

Subir
 

Fuentes

  • Expediente para la obtención del título de catedrático, AGA caja 31/01777.
  • Expediente personal, AGA caja 21/20518.
  • Archivo de la Universidad de Sevilla, Personal Docente Funcionario, sig. 135/13.
Bibliografía

Martín, Sebastián, “Penalística y penalistas españoles a la luz del principio de legalidad (1874-1944)”, en Quaderni Fiorentini per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno, 36 (2007), 503-609.

Subir

Jesús Vallejo

Septiembre de 2015 (Actualización Junio 2017)

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2009- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.