banner diccionario

Última actualización: 12/03/2017

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

SELA Y SAMPIL, Aniceto (1863-1935)

 

 

Datos biográficos

Nació el 13 de septiembre de 1863 en Santullano de Mieres, como consta en la instancia fechada el 7 de febrero de 1889 por la que solicitaba el reintegro de una cantidad a causa de la doble matrícula en la Universidad de Oviedo practicada por la administración de la misma. Hijo de José de la Sela y Patricia Sampil, ambos naturales y vecinos de Santullano y nieto, por línea paterna, de Antonio de la Sela y Josefa Cancio y, por la materna, de Benito y María Sampil, vecinos de Mieres, en su bautismo fue apadrinado por sus hermanos, Marcelina e Inocencio, este último licenciado en Derecho el 27 de septiembre de 1878 a la edad de veinticuatro años. De su matrimonio con María Sampil Hurtado nació Luis Saturio el 1 de diciembre de 1899, que también cursó la carrera de Derecho en la que obtuvo el premio extraordinario de Licenciatura en 1922 y fue catedrático de Derecho Internacional. Fue él quien hizo donación a la Universidad de Oviedo del retrato de su padre como Rector de la misma en 1947.

Falleció en Madrid, el 9 de mayo de 1935.

Subir
 

Formación

Realizó sus estudios en Oviedo, donde se graduó en 14 de junio de 1876 (el título fue expedido el 8 de julio) con la calificación de sobresaliente. Ese mismo año se matriculó en Derecho en la Universidad de esa ciudad, donde realizó una brillante carrera jalonada de premios (Derecho Romano de segundo curso, canónico, disciplina eclesiástica, procedimientos judiciales y Ampliación de Derecho Civil, así como menciones honoríficas en Economía Política y Derecho Civil español). El 19 de junio de 1881 obtuvo el grado de Licenciado (el título fue expedido el 30 de agosto de 1883) en la Sección de Derecho Civil y Canónico con sobresaliente y el premio extraordinario especial, concedido por el Claustro de la Universidad.

En 1881-82 cursó el Doctorado en la Central de Madrid, con la calificación de sobresaliente en las asignaturas Filosofía del Derecho, Historia General del Derecho, Historia de la Iglesia y Derecho Internacional Público y notable en Hacienda Pública y Derecho Público Comparado. El 5 de diciembre de 1883, se presentó y consiguió el título de Doctor en Derecho Civil y Canónico ante un tribunal del que formaba parte Gumersindo de Azcárate. Una Real Orden Ministerial de 6 de febrero de 1888 le dispensó de la investidura, por lo que el título fue expedido apenas unos días después, el 22 de ese mismo mes. Paralelamente a sus estudios de doctorado en Madrid, cursó la otra especialidad, graduándose en Derecho Administrativo con aprobado el 17 de abril de 1883.

Subir
 

Carrera académica

Su carrera académica se inició en 1886, con unas oposiciones celebradas durante los meses de mayo y junio de ese año convocadas para la provisión de las cátedras de Derecho Internacional de las Universidades de Sevilla, Santiago y Granada, en las que obtuvo cinco votos y el número dos de la lista. Dos años más tarde, una Real Orden de 9 de febrero de 1888 aprobaba la propuesta unipersonal del Tribunal y le otorgaba el nombramiento de catedrático numerario de Derecho Internacional Público y Privado de la Universidad de Valencia. Tomó posesión el 28 de ese mismo mes, con un sueldo anual de 3.500 pesetas.

Aunque dejaría huella de su paso, fue, sin embargo, una etapa de transición porque otra Real Orden de 21 de octubre de 1891 sancionaba la permuta por un periodo de cuatro años (hasta el 1 de noviembre de 1895) con la Universidad de Oviedo. Tomó posesión en ésta el 1 de noviembre de aquel año y ya permanecería en esa Universidad. En 1895, una disposición de similar rango de 6 de diciembre le ascendía al número 280 del escalafón con antigüedad reconocida del 30 de noviembre y un incremento salarial de quinientas pesetas (hasta las cuatro mil).

Miembro destacado del conocido “Grupo de Oviedo”, maestro de los más destacados internacionalistas españoles del siglo XX, como Barcia Trelles entre otros, mantuvo correspondencia con Unamuno y fue activo integrante de la Institución Libre de Enseñanza, de la que fue profesor entre 1882 y 1888. En ella colaboró en el Boletín disfrutando del respeto de sus dirigentes mientras sus allegados decían de él que era uno de los que mejor habían entendido su espíritu. Desde luego, aplicó los principios y valores de la misma a lo largo de su carrera profesional, tanto en Valencia como en Oviedo, universidad de la que llegó, como se ha expuesto, a ser Rector. Sobre todo en los aspectos relativos a la educación, con una especial atención a la de las mujeres.

Fue así, durante su periodo valenciano, profesor de Nociones de literatura en la Escuela de Comercio para Señoras de esa ciudad por nombramiento de 17 de septiembre de 1888 y, también allí, secretario de la Institución para enseñanza de la mujer desde el 10 de enero de 1889. Ya en Oviedo, fue comisionado, al poco de acceder a la cátedra, por la Universidad para realizar una visita de inspección al Instituto de Zafra en mayo y junio de 1892, exactamente el mismo año en que es designado representante de su Universidad en el Congreso pedagógico hispano-portugués-americano que se celebró en Madrid en el mes de octubre y en el que sería elegido secretario de la Sección cuarta. En esta línea, desempeñó la presidencia del Tribunal de oposiciones para escuelas de niñas en noviembre del mismo año tras haber sido designado directamente por el Rector en oficio fechado el 29 de octubre anterior. El 11 de julio de 1894, el Claustro de la Universidad le comisionó para realizar “una visita de inspección” al Instituto de segunda enseñanza de Oviedo y un año antes, en mayo de 1893, era la propia Dirección General de Instrucción Pública quien le había encomendado llevar a cabo una “visita a los establecimientos de enseñanza en Francia”. Además, fue un activo miembro de la Junta de Colonias escolares, establecida en 1895 y presidida por el Rector.

La asunción y creencia en los principios de la ILE en lo concerniente a la educación y pedagogía fueron constantes a lo largo de su carrera, aplicándolos tanto a los estudios preuniversitarios como universitarios. Un testimonio elocuente es la codirección, con su colega y amigo Adolfo Posada, de la excursión realizada a Madrid y Toledo con los alumnos seleccionados por el Claustro de Oviedo en 1891 y su entusiasta participación como miembro de la Escuela de Práctica de Estudios Jurídicos y Sociales creada por varios profesores y alumnos de esa Universidad.

Estas actuaciones, hacia las que muestra una especial predisposición, se consideraban en su currículum complementarias a su actividad académica y docente. Pero en su “hoja de servicios” aparecen otras directamente relacionadas con su especialidad, el Derecho internacional, de importancia sobresaliente en su época. Sobre todo el Derecho Internacional Público, considerado un instrumento del colonialismo-imperialismo finisecular, hacia el que Sela y Sampil mostró una actitud crítica. En efecto, era esta una disciplina estrechamente vinculada con la geografía, asimismo en auge, por idénticos motivos, por entonces. En todo caso, es un hecho del que era plenamente consciente y explica su asistencia al Congreso español de Geografía colonial y mercantil de Madrid de 1883 y al Nacional Mercantil de 1886.

Se jubiló en 1933.

Subir
 

Otras actividades y méritos

El 17 de julio de 1885 fue nombrado Secretario de la Junta directiva de la Sociedad española de Geografía comercial, cargo que ostentó hasta el 7 de junio de 1887 en que fue elegido vocal de la misma. Era asimismo socio cooperador de la Unión Ibero-americana y correspondiente de la Institución para la enseñanza de la mujer en Valencia y del Instituto de Coimbra. Resulta ilustrativo, coherente por lo demás con su trayectoria, que fuera representante en el Congreso Internacional para el restablecimiento de los Juegos Olímpicos celebrado en París en 1894.

Fue director general de Enseñanza Primaria (1919).

Asociado y miembro del Instituto de Derecho Internacional y presidente, desde 1929 de la Asociación " Francisco de Vitoria".

Subir
 

Principales obras

Su producción científica está en consonancia con las preferencias descritas: la pedagogía y el Derecho Internacional. Pacifista declarado, admite en este extremo la influencia directa de Concepción Arenal, expuesta abiertamente en una conferencia pronunciada en Francia. Y si en las cuestiones pedagógicas es innegable la anteriormente descrita influencia de la Institución Libre de Enseñanza, en los aspectos jurídicos de su disciplina se aproxima a la corriente crítica que, entre nosotros, representaba en aquellos momentos egregiamente Torres Campos, con quien colaboró en una obra de especialidad. Es asimismo digna de mención su labor de traductor, en concreto la del Barón Leopoldo Neumann, Derecho Internacional Público Moderno que alcanzó varias ediciones desde su publicación en 1893 como texto editado, prologado y anotado por él mismo.

Como obras relevantes incorporadas a su currículum figuran la Revista de Geografía comercial. Tomos I y II, “en colaboración con los señores Coello, Costa, Torres Campos y Reparaz”. Madrid, 1886-1888;

La educación del Carácter. Barcelona, 1890.

Memorias se Secretaría de la Institución para la enseñanza de la mujer de Valencia correspondientes a los cursos 1889-1892. Valencia, 1892

En el plano más directamente relacionado con su disciplina destacan sus comentarios al internacionalista Heri Rolin, «Les mandats internationaux, Rapport à l’Institut de droit international», Ann. IDI, 1928, vol. 34, PV. 33-143 et 1931, vol. 36, tome l, pp. 1-5

Programa de Derecho Internacional Público. Valencia, 1890

Programa de Derecho Internacional Privado. Valencia, 1890

Oposiciones a Registros de la Propiedad. Contestación a las preguntas de Derecho Internacional Privado publicadas en la Revista de Legislación. Madrid, 1897

Derecho Internacional. Barcelona, Edic. Soler con múltiples ediciones (c.a. 1911 la 1ª)

Curso popular de Derecho internacional. Barcelona, 1912

Es reseñable su contribución a una obra de gran difusión y, probablemente, de las más científicamente sólidas en su clase, la Enciclopedia Jurídica Seix, así como las ya apuntadas en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanaza, siempre sobre Derecho internacional o cuestiones pedagógicas y su labor como conferenciante. A destacar entre éstas por el eco obtenido :

La misión moral de la universidad. Discurso inaugural de la Universidad de Oviedo. 2ª edición, Madrid, 1896

Concepción Arenal et le Droit de la guerre, Burdeos, 1919

La sociedad de Naciones. 1919

Vitoria y los medios de adquirir la soberanía territorial, 1929

Subir
 

Fuentes

  • AGA, sig, 5.19. 31/16760 y 5.19.1 32/13403
  • Referencias: “El Grupo de Oviedo”. Discursos de apertura de curso de la Universidad de Oviedo (1862-1903). Estud, preliminar y edic. de S, CORONAS GONZÁLEZ. Universidad de Oviedo, 2007. J. GONZÁLEZ CAMPOS, Notas para la historia del pensamiento internacionalista español. 1. Aniceto Sela Sampil (1863-1935). Madrid, 1958; G. H. PRADO, El Grupo de Oviedo en la historiografía y la controvertida memoria del krausoinstitucionalismo asturiano. Oviedo, KRK, 2008; Diccionario enciclopédico del Principado de Asturias. T. 14, Oviedo, 2004
Subir

Clara Álvarez
14 de julio del 2015

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.