banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

RAMOS SOBRINO, Blas (1891-1955)

Catedrático de Elementos de Derecho Natural en las universidades de Granada, Valencia y Sevilla; en la Universidad de Valladolid fue catedrático de Filosofía del Derecho. Fue acusado de “comunista teórico” y separado definitivamente del servicio e inhabilitado para desempeñar cargos directivos y de confianza. Se exilió en Francia.

 

Datos biográficos

Nació el 30 de agosto de 1891 en Tiedra, Valladolid y falleció en Auch, Francia el 27 de noviembre de 1955. Su entierro se verificó el día 29 de los citados mes y año.

Subir
 

Formación

Cursó el bachillerato en el colegio La Providencia de Valladolid.

En 1908 se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, en la que obtuvo el grado correspondiente el 14 de junio de 1912.

Acudió a los cursos de doctorado en las aulas de la Universidad Central de Madrid durante los años 1912-1913. Se doctoró el 24 de junio de 1913, con un trabajo titulado La concepción social de Rousseau, que recibió la calificación de sobresaliente. Su director de tesis fue Francisco Giner de los Ríos.

Pensionado por la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, por Real Orden de 13 de septiembre de 1913, se trasladó a Austria en octubre del mencionado año. En la Universidad de Viena asistió al curso del profesor Hans Kelsen, cuyas doctrinas resumió en el trabajo La teoría del Derecho y del Estado de Kelsen que envió a la Junta. Preparaba un segundo trabajo al que tituló Teoría de los partidos políticos.

Por Real Orden de 21 de enero de 1914 la JAE le concedió una prórroga de la pensión que le permitió continuar estudiando en la Universidad de Viena “con los profesores Kelsen, Philippovich, Pribram y Grünberg, sobre doctrinas económicas y políticas, interesándose especialmente en las investigaciones sobre las diversas teorías políticas, los programas de los partidos y la corriente filosófica de la Escuela de Baden. Los cursos que siguió fueron: con el profesor Kelsen, sobre Teoría general del Estado, y un Seminario sobre Metodología de la Ciencia de Derecho; con el profesor Philippovich sobre Principios de Política Económica, y con el profesor Grünberg sobre Historia de las teorías político-económicas en la Edad Moderna. Desde el 15 de febrero hasta el 1º. De abril estuvo en Múnich, donde siguió trabajando a la vez que oyó las últimas conferencias del profesor Brentano en el semestre de invierno. En abril volvió a Viena, donde asistió a los siguientes cursos del semestre de verano, con el profesor Kelsen: Historia del Individualismo y del Socialismo y un Seminario sobre Derecho y Estado, y con el profesor Pribram un seminario sobre Filosofía social.”

El 22 de junio de 1914, desde Viena, solicitó a la JAE una prórroga de la ayuda para continuar estudiando Ciencia del Estado durante un año en Inglaterra y Alemania. Fue propuesto para obtener la prórroga de la pensión solicitada pero no llegó a utilizarla por haber estallado la guerra.

En 1915 le fue otorgada nuevamente una pensión de la JAE, lo que le permitió que arribara a New York el 12 de noviembre y dedicara los dos primeros meses a trabajar en la New York Public Library. En enero de 1916 “comenzó con los profesores Dewey y [William Pepperell] Montague, de la Columbia University, los cursos sobre Filosofía política y moral y Filosofía de las tendencias políticas modernas. En Septiembre de 1916 se matriculó en los siguientes cursos: Ética psicológica y Seminario de Ética de los grupos sociales, con el Profesor J. Dewey, y Vitalismo, con el Profesor Montague. Terminó la pensión el 12 de Noviembre de 1916, pero el pensionado continuó por su cuenta trabajando, principalmente problemas de Psicología, hasta Abril de 1917, en que regresó a España.” A su regreso preparaba un par de trabajos para presentar a la Junta, uno sobre “Nacionalismo y Capitalismo”, y otro sobre el “Concepto de Democracia”.

El 15 de marzo de 1918 presentó a la JAE una solicitud en la que expuso: “que deseando continuar en los Estados Unidos sus estudios de Derecho político para lo cual cree lo más conveniente ingresar como profesor de español en alguna universidad Norteamericana. Solicita de esa Junta le sea concedida la consideración de pensionado, a fin de acogerse a las ventajas que proporciona dicha consideración.” Al parecer no regresó a los Estados Unidos ya que en junio del mismo año obtuvo la cátedra de Elementos de Derecho Natural en la Universidad de Granada.

Subir
 

Carrera académica

En 1918 se convocó la cátedra de Derecho Natural, vacante en la Universidad granadina, por fallecimiento de su titular Pablo Peña Entrala. A los ejercicios se presentó Blas Ramos Sobrino, y coincidió, entre otros, con Mariano Puigdollers, Miguel Sancho Izquierdo y Francisco Rivera Pastor. El tribunal lo componían Antonio Royo Villanova, Adolfo González Posada, Francisco Javier González de Castejón y Elio, Eduardo Callejo de la Cuesta y Álvaro Calvo Alfageme. En estas oposiciones Ramos Sobrino obtuvo los votos de Francisco Javier González de Castejón y Elio, Eduardo Callejo de la Cuesta y Álvaro Calvo Alfageme, los que decidieron en su favor la obtención de la cátedra de Elementos de Derecho Natural en la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada. El nombramiento tiene fecha de 15 de junio de 1918 y la toma de posesión se realizó el 1 de julio de 1918.

Las solicitudes de consideración de pensionado que elevó a la JAE no cesaron con la obtención de la cátedra, pues el 3 de julio de 1918 se dirigió nuevamente a la Junta para exponer “que habiendo estado pensionado por esa Junta durante un año en los Estados Unidos de Norteamérica y habiéndole sido denegada la prórroga de pensión que solicitó oportunamente, ahora que el sueldo de catedrático podría costearle en parte la estancia en los Estados Unidos, solicita de V.S. le sea concedida, no una pensión, sino solamente una consideración de pensionado durante ocho meses a partir del 15 de septiembre próximo, que le permita seguir un curso completo en una Universidad norteamericana…” La JAE respondió, el 16 de mayo de 1918, otorgando la consideración de pensionado solicitada.

El 11 de enero de 1919 pasó a la Universidad de Valencia, por concurso de traslado, como catedrático numerario de Elementos de Derecho Natural de la Facultad de Derecho. Tomó posesión el 18 de febrero del mismo año. La plaza había quedado vacante por el fallecimiento del catedrático Rafael Rodríguez de Cepeda y Marqués.

El 26 de febrero de 1919, se dirigió nuevamente al presidente de la JAE para solicitarle que se le otorgara “una consideración de pensionado que le permita residir durante un año en los Estados Unidos de Norteamérica, terminando su formación científica, así como la labor que comenzó a realizar en aquel país, con arreglo al siguiente plan…Estudiaría un semestre de Septiembre á Febrero con los profesores Dewey y Adler de la Columbia University y el profesor Shaw de la New York University, durante el cual acabaría los trabajos de investigación pendientes de presentación á esa Junta á la vez que continuaría su formación filosófica y jurídica, ya que los citados profesores hacen sus cursos de Filosofía con especial aplicación y referencia á los problemas jurídicos y políticos, de [que] el solicitante se ocupa en sus trabajos. El otro semestre académico de Febrero á Julio lo emplearía en la Universidad de Harvard con los profesores Holt de Filosofía social y Roscoe Pound de Filosofía jurídica.”

En esta solicitud Ramos Sobrino hizo hincapié en que “Como el semestre académico suele terminar en Julio, y en nada perturbaría el servicio de la cátedra continuar en el extranjero hasta la apertura del nuevo curso académico en España, aprovecharía este tiempo, desde julio hasta Octubre… bien con el profesor norteamericano Ernest Freund…ó bien [en] Inglaterra… en el cual podría hacer trabajo de biblioteca.” Esta estancia y las particularidades de la misma eran necesarias, según dicho del solicitante “no solo para terminar sus trabajos de investigación y su formación científica, sino también para referir toda su labor más concretamente á la cátedra de que ahora está encargado, estudiando nuevos métodos y orientaciones de la enseñanza jurídica. Por ello se propone trabajar el segundo semestre con el grupo de profesores y juristas que dirige Pound, cuya orientación pragmática y práctica expresada en su fórmula de “menos juristas y más legisladores”, está principalmente encaminada á reformar la enseñanza del derecho, educando á las nuevas generaciones con una aptitud mayor para crear nuevas fórmulas legales que resuelvan los conflictos entre grupos sociales, que para interpretar y aplicar la ley existente á conflictos entre individuos.” Estimó Ramos Sobrino que “a juzgar por los recientes trabajos de este grupo de juristas norteamericanos, como los del profesor Freund… esta segunda parte de su consideración de pensionado podría ser de un interés extraordinario para la renovación de la enseñanza jurídica en España.” El 13 de mayo de 1919 la JAE accedió a lo solicitado por el catedrático Ramos Sobrino.

Durante los meses de marzo y abril de 1921 ofreció en la Universidad de Valencia un ciclo de conferencias titulado: Problemas y direcciones fundamentales de la filosofía social contemporánea. Sus actividades en esta Universidad cesaron el 29 de febrero de 1924 por traslado a la Universidad de Sevilla.

Por Real Orden de 18 de enero de 1924, pasó a la Universidad de Sevilla, en virtud de permuta con el catedrático Mariano Puigdollers Oliver. El 1 de marzo de 1924 tomó posesión de la cátedra de Elementos de Derecho Natural en la Facultad de Derecho.

El 24 de noviembre de 1932 la Junta de Gobierno de la Universidad de Sevilla lo autorizó para realizar estudios en París, “durante el presente curso, dada la circunstancia de no existir alumnos matriculados en dichas asignaturas”. Sus actividades en la Universidad de Sevilla cesaron el día 10 de octubre de 1933, por traslado.

El 13 de julio de 1933, desde París, solicitó participar en el concurso para proveer la cátedra de Filosofía del Derecho (antigua de Derecho natural), de la Universidad de Valladolid. El expediente formado en virtud de este traslado da testimonio que el 24 de agosto de 1933 el Consejo Nacional de Cultura emitió un dictamen en el que menciona que habían solicitado el traslado “D. Alfredo Mendizábal, D. Blas Ramos Sobrino y D. Wenceslao González Oliveros; Catedráticos numerarios de la misma asignatura en virtud de oposición en las Universidades de Oviedo, Sevilla y Salamanca respectivamente.” El Consejo debía determinar el orden de preferencia de los aspirantes, sin embargo, estipuló que “no basta para determinar el orden de preferencia entre los tres aspirantes… el examen de los trabajos que presentan. En efecto, según el Decreto de 17 de febrero de 1922, sólo son cotizables a tal fin las obras publicadas que sirvan de expresión de servicios eminentes prestados a la enseñanza en el orden de estudios propios de la cátedra vacante. El Sr. Ramos Sobrino presenta un trabajo muy valioso sin duda, pero inédito. El Sr. González Oliveros unos cuantos inéditos también (excepto uno) y referentes no a la Filosofía del Derecho sino a la Historia de la Filosofía del Derecho, algunos consistentes en meras traducciones; el único no inédito carece de valor relevante. El Sr. Mendizábal aporta varios trabajos publicados pero que versan sobre temas de Historia de la Filosofía del Derecho o de otras materias poco o nada relacionadas con la cátedra que se ha de proveer; o que aun refiriéndose a la misma tiene tan modesto alcance científico que no pueden ser tenidos en cuenta para los efectos del concurso.” Por lo tanto, “a falta de otros títulos para determinar la preferencia, habrá que atender… al tiempo que llevan desempeñando su cátedra los aspirantes: quince años, el Sr. Ramos Sobrino, once el Sr. González Oliveros y siete el Sr. Mendizábal. En su consecuencia, este Consejo propone a D. Blas Ramos Sobrino… para ocupar la cátedra de Filosofía del Derecho vacante en la Universidad de Valladolid.”

El 30 de agosto de 1933, por Real Orden y en virtud de concurso de traslado, nombraron a Blas Ramos Sobrino catedrático numerario de Filosofía del Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid. Tomó posesión de la cátedra el 11 de octubre de 1933.

En junio de 1936 partió a París sin saber que no regresaría a España. A partir de ese año se sucedieron una serie de acontecimientos adversos contra su persona y cargo: El 24 de diciembre de 1936 fue suspendido de empleo y sueldo; al año siguiente, el 21 de agosto de 1937 fue separado del servicio; el 2 de diciembre de 1937, Wenceslao Roces, subsecretario de Instrucción Pública, firmó una Orden Ministerial en la que determinó que “Al decidir el Gobierno de la República la reanudación de las actividades académicas en las Universidades radicadas en territorio leal, hubo de disponerse, por Orden de 28 de Agosto último (GACETA del 31), la presentación en la Secretaria general de la Universidad de Valencia, antes del día 15 de Septiembre de todos aquellos Profesores universitarios, a quienes la sublevación de los militares facciosos hubiera sorprendido en territorio leal o en el extranjero, con la sola excepción de aquellos que se encontrasen fuera de España cumpliendo alguna misión oficial confiada o autorizada debidamente por este Ministerio.” Sin embargo, “contrastando con la generalidad de nuestro Profesorado, que fiel al cumplimiento de su deber, respondió con diligencia y entusiasmo a este requerimiento ministerial… un grupo de profesores universitarios, manifestando una evidente falta de solidaridad con el pueblo español, que lucha con abnegación en defensa de las libertades nacionales, ha faltado abiertamente al cumplimiento de sus deberes más elementales, desoyendo el llamamiento del Gobierno y permitiendo con su abstención que sus enseñanzas pudieran quedar desatendidas...” Por lo tanto, el Ministerio de Instrucción Pública dispuso que los profesores universitarios, entre ellos Ramos Sobrino, quedaban “incursos en las sanciones establecidas en el art. 171 de la vigente Ley de Instrucción Pública, para los casos de abandono de destino…”

A la sanción impuesta por el gobierno republicano se sumó la Orden de 29 de julio de 1939, emitida por el gobierno franquista, por la que fue separado definitivamente del servicio por ser “pública y notoria la desafección”, “no solamente por sus actuaciones en las zonas que han sufrido la dominación marxista, sino también por su pertinaz política antinacional y antiespañola en los tiempos precedentes al Glorioso Movimiento Nacional”.

Subir
 

Depuración

El 4 de febrero de 1937 se le instruyó expediente de depuración por la Comisión Depuradora del Profesorado Universitario, en virtud del Decreto de 8 de Noviembre de 1936 y Orden del mismo mes y año.

COMISIÓN DEPURADORA
Antonio de Gregorio Rocasolano, Presidente
Lorenzo Torremocha Téllez, Vocal
Teodoro Andrés Marcos, Vocal
Isaías Sánchez y Sánchez Tejerina, Vocal
Cándido A. González Palencia, Secretario

Los informes recibidos de los centros oficiales fueron:

Informe del Gobierno Civil de la provincia de Valladolid: “De ideas izquierdistas.”

Informe de la Audiencia de Valladolid: “Comunista teórico.”

Informe de la Jefatura Superior de Policía: “No hablan en su favor los datos que de él se han adquirido. Muy de izquierdas. Comunista teórico. Hijo de un conocido usurero, cuya actividad parece también él practicar. Se sabe que se encuentra en París, no habiéndose incorporado a la Universidad, lo que hace suponer con fundamento que no está con el Movimiento. Procuraba bastantes ausencias de clase.”

PLIEGO DE CARGOS:
“Primero: De ideas izquierdistas. (Informe del Gobierno Civil).
Segundo: Comunista teórico. (Informe del Presidente de la Audiencia.
Tercero: Muy de izquierdas.
Cuarto: Comunista teórico.
Quinto: Hijo de un conocido usurero, cuya actividad parece también él practicar.
Sexto: Se sabe se encuentra en París no habiéndose incorporado a la Universidad.
Séptimo. Se supone con fundamento que no está con el movimiento.
Octavo: Procuraba bastantes ausencias de clase. (Informe de la Jefatura Superior de Policía)”

“Examinadas las contestaciones dadas al pliego de cargos por Don Blas Ramos Sobrino [no constan tales contestaciones en el expediente] y previa deliberación, la Comisión depuradora acordó proponer a la Comisión de Cultura y Enseñanza por unanimidad la siguiente sanción: “Separación definitiva del servicio” e “inhabilitación para ejercer cargos públicos de autoridad política, administrativa o académica”. La anterior proposición está fechada el 25 de febrero de 1937.

“Visto el expediente que antecede, y los informes correspondientes, esta Comisión [de Cultura y Enseñanza] acordó de conformidad con la propuesta.”

Entre los vocales que firmaron este acuerdo se encontraba el catedrático Mariano Puigdollers, personaje conocido y conocedor de Ramos Sobrino pues en 1918 coincidieron en las oposiciones para proveer la cátedra de Elementos de Derecho Natural de la Universidad de Granada, cargo que obtuvo el sancionado Ramos. Fue también con Mariano Puigdollers con quien Ramos Sobrino permutó la cátedra de Elementos de Derecho Natural en 1924, acuerdo por el que Ramos pasaba a la Universidad de Sevilla y Puigdollers se trasladaba a la Universidad de Valencia.

El 14 de septiembre de 1939, Blas Ramos Sobrino presentó un escrito dirigido al ministro de Educación Nacional en el que expone:
“Blas Ramos Sobrino, actualmente en 61-Rue de la Glaciére-Paris-13 ém-Francia, habiendo sido separado del servicio y dado de baja en el escalafón de catedráticos de Universidad por Orden de ese Ministerio de 29 de Julio de 1939, publicada en el Boletín oficial de fecha posterior al 15 de Agosto último pasado, á V.S. con el debido respeto y consideración expone:
1º- Que en mi caso particular los motivos alegados en la Orden citada no son exactos, como pruebo á continuación.
2º- Que según consta en mi pasaporte estoy en Francia desde el 9 de Junio de 1936, fecha en la que me ausenté de la cátedra de Filosofía del derecho de la Universidad de Valladolid, en uso de las vacaciones reglamentarias de verano y por ello no podía tener ninguna “actuación en la zona sometida á la dominación marxista”.
3º- Que jamás he tenido ninguna actuación política, ni pertenecido á ningún partido ó asociación política, ni ocupado cargos públicos, ni cobrado una sola peseta del Tesoro público que no sea el sueldo de catedrático, por lo que me sorprende que se me incluya en la Orden citada con catedráticos que han sido diputados, ministros y embajadores. Tal inclusión me indigna muy especialmente por la escrupulosidad con que he cumplido la misión docente durante mi larga vida universitaria con exclusión completa de la política, no solo fuera de la cátedra sino también dentro de ella, de lo que pueden ser testigos de mayor excepción algunos de mis más distinguidos alumnos, que ahora ocupan cargos directivos importantes en el nuevo régimen como el Sr. Gamero, Secretario adjunto del Sindicato único y el Sr. Martínez de Bedoya del Auxilio social, ambos del primer Consejo nacional de Falange, en cuya formación intelectual creo haber influido eficazmente, sin que jamás haya alternado la cátedra con la política como ha sido harto frecuente en el profesorado universitario español.
4º- Que no habiendo ejercido ninguna actividad política rechazo como falsa la acusación de “pertinaz política antiespañola y antipatriótica en los tiempos anteriores al glorioso movimiento nacional” y consecuentemente tengo que impugnar todo enjuiciamiento que no sea por faltas del servicio y por mi actividad de funcionario, rogando á V.S. revise el pliego de cargos de la correspondiente Comisión depuradora verificando la verdad de los hechos sin duda por ella alegados y que yo desconozco porque no se me han comunicado.
5º- Que siendo inexactos los dos hechos con que se motiva “la evidencia de la conducta perniciosa para el país” es totalmente injustificada la eliminación de las garantías procesales, que en la misma Orden se señalan como “fundamentales á todo enjuiciamiento”, reservándome recurrir á instancia superior en la forma que disponga la legislación vigente.
Por todo lo cual y por ser de justicia SOLICITO de V.S. se anule, en lo que á mi se refiere, la Orden de ese Ministerio de 29 de Julios de 1939 y me reponga en el cargo de catedrático de Filosofia del derecho de la Universidad de Valladolid, restituyéndome en la integridad de mis derechos y en el buen nombre y fama que corresponde á mi conducta.”

El 13 de octubre de 1939 la Dirección General de Enseñanzas Superior y Media contestó que no procedía revisar el expediente de Blas Ramos Sobrino.

Subir
 

Exilio

Blas Ramos Sobrino, como muchos otros catedráticos que se relacionaba con la república, fue sujeto a investigación. Así tenemos que se le instruyó un expediente de responsabilidades políticas por el Juzgado Instructor Provincial de Responsabilidades Políticas de Valladolid. Sobre el mencionado proceso sólo tenemos noticias que el juzgado solicitó el 23 de febrero de 1940, al delegado del Estado para la Recuperación de Documentos, informes sobre su pertenencia a “alguna secta masónica y en caso afirmativo categoría que ostenta dentro de la misma.” La noticia más cercana sobre estas búsquedas es de 17 de septiembre de 1942, en esta fecha el jefe de la sección de la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos, sección de Servicios Especiales, informó que “Don BLAS RAMOS SOBRINO no tiene antecedentes masónicos en los Archivos de esta Delegación en la documentación clasificada hasta la fecha.”

Como ya mencionamos, desde su exilio francés intentó, sin éxito, resolver su situación con el régimen franquista y recuperar su cátedra. Por lo tanto, permaneció en Francia donde fue profesor de español y alemán en la École Normale de Auch, algunas otras veces para ganarse la vida jugaba a la Bolsa, e incluso se tienen noticias de que durante la ocupación alemana vendió libros ilustrados.

Sandra Rebok, en su obra Traspasar Fronteras: Un Siglo de Intercambio Científico Entre España y Alemania, menciona que de los becarios de la JAE “la mitad o más [salieron] al exilio en América, desarrollando singular obra docente, como Blas Ramos y Manuel Martínez Pedroso en Méjico.” Sin embargo, hasta el momento no he logrado localizar documentación que corrobore dicha aseveración sobre el primero de éstos.

Subir
 

Principales obras

RAMOS SOBRINO, Blas, La concepción social de Rousseau, Tesis Doctoral, Universidad Complutense de Madrid, 1913.

RAMOS SOBRINO, Blas, Lecciones de filosofía del Derecho, Valladolid, 1935.

RAMOS SOBRINO, Blas, Prologo de Jorge Guillen, Necrología de Canseco, Málaga, Librería Anticuaria "El Guadalhorce", 1967.

RAMOS SOBRINO, Blas, El derecho y el hombre actual. Filosofía. El hombre y la máquina, Madrid, 1969.

RAMOS SOBRINO, Blas, prólogo de Luis González Ramos, El derecho y el hombre actual. Derecho individual y social, población y producción, trabajo y ocio, Madrid, 1976.

RAMOS SOBRINO, Blas, Prologo de Ángel Rodríguez Bachiller, Un maestro y diez lecciones de Filosofía del Derecho, Madrid, Impreso por Gráficas Sánchez, 1979.

Subir
 

Fuentes

Archivo del Ministerio de Educación y Ciencia, Expediente 92059.

Archivo del Ministerio de Educación y Ciencia, Expediente 92714. Expediente de cátedra de Valladolid.

Archivo Histórico de la Junta para la Ampliación de Estudios, Expediente JAE/120-48.

Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla, Legajo 1994 B, Expediente número 6.

CARPINTERO, Helio y HERRERO Fania, “La Junta para la Ampliación de Estudios y el desarrollo de la psicología española”, en Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, 2007, vol. LIX, nº 2, julio-diciembre, págs. 181-212.

Centro Documental de la Memoria Histórica, Expediente de Blas Ramos Sobrino, Informes, Legajo 1465, Expediente 32.

CLARET MIRANDA, Jaume, Cuando las cátedras eran trincheras. La depuración política e ideológica de la Universidad española durante el primer franquismo, En HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea, Número 6, 2006.

CLARET MIRANDA, Jaume, El atroz desmoche: la destrucción de la universidad española por el franquismo, 1936-1945, Barcelona, Crítica, 2006.

Gaceta de la República, número 338, 4 de diciembre de 1937.

GÓMEZ CARBONERO, Sonsoles, Cultura ciudadana y socialización política en la República. Actitudes y comportamientos de los vallisoletanos entre 1931 y 1936, Tesis de Doctorado Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid, 1995.
OTERO CARVAJAL, Luis E., La destrucción de la ciencia en España: depuración universitaria en el franquismo, Editorial Complutense, 2006, 365 pp.
PESET REIG, Mariano, Historia de la Universidad de Valencia: La universidad liberal (siglos XIX-XX), Ed. Univ. Politéc. Valencia, 2000.
REBOK, Sandra, Traspasar Fronteras: Un Siglo de Intercambio Científico Entre España y Alemania= Über Grenzen Hinaus: Ein Jahrhundert Deutsch-Spanische Wissenschaftsbeziehungen, Madrid, CSIC, 2010.
RUS RUFINO, Salvador, “Blas Ramos Sobrino en su centenario: Perfil humano e intelectual”, en Anuario de Filosofía del Derecho, Nueva época, Tomo IX, Madrid, Ministerio de Justicia, 1992.

VAZQUEZ RICHART, José, “Concepción filosófica del derecho” en periódico El País, 15/12/1976.

Subir

Eva Elizabeth Martínez Chávez
5 de diciembre de 2011

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.