banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

RIUS Y ROCA, Vicente (1802-1867)

Catedrático de Derecho Romano, comienza a dedicarse a la docencia antes de concluir sus propios estudios. Su nombre está ligado a los orígenes de la Universidad Literaria de Barcelona pero también a la historia de la abogacía en esta ciudad pues fue durante años Decano del Colegio de Abogados.

 

Datos biográficos

Nacido en Tárrega, Lérida en 1802. Es bautizado en la iglesia de Santa María en aquella ciudad el 11 de julio de ese año y se le imponen los nombres de Vicente Francisco José, aunque con frecuencia se le cita como Vicente de Paúl. Su padre Miguel Rius es de profesión sastre, su madre se llamaba María Roca. Muere el 27 de julio de 1867, según comunica el Rector de la Universidad de Barcelona. Su hijo José Rius y Badía, que fue también ayudante en la Facultad de Derecho, se dedicó a la política fue diputado, senador y llegó a ser alcalde de Barcelona, como también lo fue, durante muchos años, su sobrino y discípulo Francisco de Paula Rius y Taulet.

Subir
 

Formación

En los años que van de 1917 a 1819 realiza los tres años de Filosofía previos al comienzo de sus estudios de leyes que comienza en la Universidad de Cervera y en la también desaparecida Universidad Sertoriana de Huesca. Cuando cursó el tercer año de jurisprudencia, en 1824 y a consecuencia del cambio político, la economía familiar se ve afectada de tal modo que, para continuar sus estudios, comienza a dar lecciones de Derecho romano a compañeros, algunos de ellos mayores que el. Cuando concluye sus estudios en Huesca piensa en presentarse a las becas que se ofrecían a quienes tuviesen calificación de sobresaliente en doctrina y conducta y que le hubiesen permitido obtener gratis los grados de licenciado y doctor. Aunque fue incluso convocado al examen de la oposición y había ya viajado a Barcelona para realizarlo, no pudo participar en aquella convocatoria por tener pendiente un expediente de depuración. En efecto, en 1820 había sido miliciano nacional voluntario y por ello sufrió una “impurificación” que supuso “un lamentable retraso en su carrera”, como el mismo escribía en 1856. Pese a concluir sus estudios en 1827, no obtendría los grados correspondientes hasta 1836, cuando en Barcelona recibe los grados de licenciado y de doctor. Pues se da la circunstancia de que durante años compaginará su carrera como docente con su formación académica.

Subir
 

Carrera académica

En 1827 concluye sus ocho años de estudios de leyes. Aunque no obtendrá el título de licenciado en leyes, doctor y el de abogado de los reales consejos, hasta agosto de 1840, ya en 1835 es designado Catedrático de Digesto. En efecto un R.D. de 12 de octubre de aquel año autorizaba al Ayuntamiento de Barcelona a abrir cátedras de Jurisprudencia y la de cuarto curso le correspondió a él, aunque todavía no podía decirse que hubiese concluido sus estudios. El 5 de diciembre de aquel año se anunciaba el comienzo de las clases en aquel centro, los Estudios Generales de Barcelona, de los que sería a la vez profesor y alumno. Y es que, como cuenta la profesora Montserrat Figueras, fue, junto con Martí de Eixalá, uno de los dos primeros doctores que se graduaron en Barcelona, en la nueva etapa universitaria emprendida por la ciudad. El grado le fue conferido el 27 de abril de 1836, actuando como padrino el ilustre jurista Pedro Nolasco Vives i Cebrí. Además fue nombrado por la Universidad Literaria de Cervera en 1836 examinador en Barcelona con Facultad de aprobar cursos a los que “estudiaran privadamente leyes y cánones por no poder ir a la Facultad dado el estado de los caminos, sobre todo a consecuencia de la Guerra civil”.

Pero casi al mismo tiempo, al radicalizarse la política tras la derrota del carlismo, la Junta de Gobierno de la Provincia de Barcelona destituyó en 1840 a varios profesores que se consideraban representantes del Partido Liberal Moderado entre ellos a Quintana y a Rius hasta que “por fin pasado aquel periodo borrascoso V.M. vino a reponerme en su cátedra por R.O. de 20 de marzo de 1844”.

De modo que desde 1835 vino dando clases en Barcelona. Primero en las cátedras establecidas por el Ayuntamiento, después en los Estudios generales como catedrático interino con aprobación real. Tal era su predicamento que cuando en 1845 quedó fuera del cuadro de profesores, a causa del cambio de planes de estudios, el Excmo. Sr. Gobernador civil le nombró regente agregado “por el distinguido mérito que todos reconocen en el”. Finalmente fue profesor en la Universidad Literaria como propietario desde 1846 “en virtud de sus méritos e interinidad desde 1835, con opción a colocación”. Fue nombrado como tal Catedrático de Derecho Romano de la Universidad de Sevilla el 31 de julio de 1846. Pero por aquellas fechas, en abril de 1846 había muerto D. Ignacio Samponts, profesor interino de la Facultad de Barcelona y solicita ocupar esa plaza. Sin embargo se estima desde el Ministerio que era más conveniente nombrar un nuevo sustituto, pues el fallecido era profesor de Economía política y Derecho político y de la administración. Se procedería a nombrar regentes según disponía el art. 108 del plan de estudios vigente en mayo de 1846.

La situación en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Barcelona a fecha de febrero de 1847 era muy peculiar. Había siete catedráticos y dos de ellos, Francisco Escudero de 6º y Francisco. Jalces de 2º, eran diputados en Cortes y habían sido reelegidos. D. Manuel Calixto Manso, el de 4º, había solicitado la jubilación a causa de sus achaques. D. Jaime Quintana, de 5 º estaba bien de salud pero era ya mayor. Luego, D. Alberto Pujol el catedrático de 1º, aunque no era muy mayor sin embargo en varias ocasiones había tenido que ser sustituido por problemas de salud. Además se unía la necesidad de la catalogación de los libros y los archivos que habían llegado de Cervera. A la vista estos problemas se solicita el nombramiento de dos agregados para solucionar la compleja situación. La Dirección de Instrucción pública lo estudia analizando las personas que estarían en condiciones de ocupar las agregadurías, se señala a Rius y Roca y tras considerarse las candidaturas de Alaverda, Pedro Conde y Pablo Péres (de Zaragoza y Huesca) se propone también a Lisa Baldrugan. Es por esto que Rius decide renunciar a la cátedra de segundo año que tenía asignada en Sevilla, para la que ya había sido nombrado y convertirse en agregado en Barcelona. Lógicamente al motivar su renuncia esgrime circunstancias familiares y se refiere en su escrito a su madre octogenaria y que había tenido que abandonar en los años 20 Tárrega por ser de familia liberal, a sus hijos menores y al caluroso clima de sevillano.

Obtuvo en 1847 el nombramiento de agregado a la Facultad de Jurisprudencia el 23 de febrero de 1847 junto a D. Gregorio Lisa. Pero casi al mismo tiempo, en marzo de ese año es nombrado catedrático de la asignatura “Prolegómenos del Derecho e Historia e Instituciones del Derecho romano”, o sea, catedrático de primer año de Jurisprudencia de la Universidad de Barcelona por traslación de D. Alberto Pujol. En el nombramiento se le recuerda la obligación de sacar el título dentro del término que señala tal nombramiento, algo que no hizo, pues el título de catedrático se expediría con retraso, lo solicitó en enero de 1849. La plaza de agregado que se libera con su nombramiento como catedrático pasaría a ser ocupada por D. Francisco Permanyer y Tuyet.

En diciembre de 1861 ocupa el número 90 del escalafón. Una curiosidad sin más relevancia, cuando en 1863 es nombrado catedrático de ascenso, envían la credencial a la Universidad de Zaragoza, en vez de a Barcelona. En abril de 1863 solicita la expedición de ese título de catedrático de ascenso, que se le había concedido con fecha 1 de aquel mes.

Fue Decano de la Facultad de Barcelona desde 31 de diciembre de 1861, sustituyendo al fallecido D. Ramón Roig y Rey, le seguían en la terna propuesta, por orden de antigüedad, D. Francisco Javier Bagils y D. Felipe Vérges

Precisamente siendo catedrático y Decano de la Facultad de Derecho de Barcelona solicita el 21 de septiembre de 1866 una licencia para ausentarse dos o más meses buscando curación para su hija que sufre de fuertes convulsiones epileptiformes. La reina se la concede con fecha de 24 de septiembre de 1866. En 1864 había tenido una licencia para el restablecimiento de su salud.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Fue vocal de la Junta de la Biblioteca de la Universidad de Barcelona y, comisionado por el Sr. Rector, redactó el Reglamento interno de la misma. Asimismo fue vocal de la Junta directiva y Económica de las obras de la Universidad Literaria de Barcelona, siendo nombrado Secretario de la misma el 20 de enero de 1863.

Fue académico fundador de la de Jurisprudencia y Legislación de Barcelona donde desempeñó funciones importantes, y de este modo formó parte de la Comisión que redactaría el Reglamento de aquella institución en 1838, siendo también vocal de la Comisión designada para elaborar el dictamen de la Academia acerca del Proyecto de Código civil.

Desde 1836 perteneció a la Sociedad Económica de Amigos del País de Barcelona, presideindo la sección de Ciencias morales y sociales.

Fue nombrado fiscal de rentas de la provincia de Barcelona en 1839 y en 1850 fue designado por la Reina magistrado suplente de la Audiencia de Cataluña, renovándose este nombramiento varios años. Durante el verano de 1851, junto a Roig y Rey y Pablo Puig, forma parte de una sala que permanecería abierta todo el verano en la Audiencia.

En 1837 y en 1842 fue examinador de las pasantías de abogados en la Audiencia de Cataluña.

Llega a ser en 1860, Decano del Colegio de abogados de Barcelona después de haber sido diputado primero y después tesorero de su Junta de gobierno. Se le designa para ilustrar a la Junta del Colegio sobre si convendría modificar la jurisprudencia catalana en materia de la sucesión testamentaria.

Fue vocal de la Comisión mandada crear por Real Orden para llevar a efecto el art 60 del Real Decreto de 17 de septiembre de 1845 y nombrado por el Sr. Gobernador civil como persona de toda su confianza (aparece subrayado) para que "sin levantar mano proceda a indagar las memorias, fundaciones, obras pías o cualquier otra clase de rentas que hubiesen estado o estén en la actualidad destinadas a Instrucción pública”.

Tuvo otros cargos como el de letrado consultor del Ayuntamiento de Barcelona y en 1862 era presidente de la Junta de Gobierno de la Asociación de socorros mutuos de abogados de Cataluña.

Subir
 

Principales obras

Discurso pronunciado por el doctor D. Vicente de Paul Rius y Roca, abogado de los Supremos Tribunales del Reino y del Ilustre Colegio de Barcelona en los estrados de la Audiencia Territorial, en defensa de Silvestre Gou, labrador del Manso Viñavella del término de Fontanillas, en 11 de enero de 1843, día de la vista de la causa criminal sobre muerte violenta, formada contra él y otros en el juzgado de primera instancia de La-Bisbal :precedido del dictamen del fiscal de S. M.. (Barcelona, 1843), Impr. de J. Verdaguer, 1843

Subir
 

Fuentes

  • AGA 31/16568. Leg. 1256-60; 31/16569 Leg.1257-27
  • Josep Maluquer de Tirrel Biografía del M.I. Sr. Dr. D. Vicente de Paúl Rius y Roca, Decano de la Facultad de Derecho en la Universidad literaria de Barcelona y Magistrado Suplente de la Real Audiencia de Cataluña en “El Derecho, Revista de Jurisprudencia y Administración” publicada en Barcelona, 2, nº 31, páginas 375-378. (1867)
Subir

Aurora Mª López Medina
18 de octubre del 2011

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.