banner diccionario

Última actualización: 11/11/2015

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

PÉREZ GONZÁLEZ, Blas (1898-1978)

Jurista, militar y político, fue una de las personalidades más destacadas y controvertidas del franquismo. Calificado como hombre “ambicioso, laborioso e inteligente” por sus coetáneos, adquirió su mayor relevancia pública y política al ser nombrado Ministro de la Gobernación entre 1942-1957, responsable del aparato represivo de la Dictadura, se constituyó en pieza clave de la consolidación del régimen.

 

Datos biográficos

Blas Pérez González nació en Santa Cruz de La Palma el 13 de agosto de 1898 (para algunos biógrafos en 1896) y falleció en Madrid el 7 de febrero de 1978. De familia procedente de Mazo, y profundamente conservadora, aunque su padre Juan Pérez Díaz, médico muy conocido y querido en la isla por su labor altruista, especialmente en la epidemia de peste de 1888, tenía buenas relaciones con el ambiente progresista, y estaba vinculado con la masonería. Su madre, Mª del Rosario González Déniz pertenecía a una conocida y acaudalada familia palmera que había hecho fortuna en Venezuela. Fue el menor de cuatro hermanos y, contaba con apenas 10 años cuando falleció su padre.

Tras finalizar sus estudios de Derecho, en 1920, mientras cumplía el servicio militar (Regimiento Infantería Covadonga nº 40), aprobó las oposiciones de ingreso al Cuerpo Jurídico del Ejercito, siendo destinado a Larache donde se integró en el grupo de los “africanistas”. Tras una breve estancia en la Auditoria de Guerra de Santa Cruz de Tenerife, en 1926, Blas González vuelve a trasladarse a Madrid para iniciar su carrera universitaria de la mano del prestigioso civilista Felipe Sánchez Román. En poco menos de un año, como ayudante de la Cátedra de Derecho Civil, se presenta a la Cátedra de Derecho Civil de Barcelona, que ganará en 1927.

Incorporado al claustro barcelonés, abre despacho privado en Barcelona, y, tras contraer matrimonio con Otilia Martín Bencomo, perteneciente a la alta burguesía tinerfeña, residió hasta 1936 en Barcelona. El momento político y social de Cataluña en los años 30, marcó sin duda, su trayectoria personal.

Debido a su escasa simpatía con el gobierno de Primo de Rivera, en el período final de la Dictadura fue encarcelado en el castillo de Montjuich, hasta la proclamación de la II República.

El devenir de los acontecimientos y las reformas progresistas del bienio 1931-1933, en especial la autonomía catalana, desencantaron profundamente a un Blas González, amante de la ley y el orden. Su ideario se hace cada vez más conservador, y, tras la Revolución de octubre (1934) su admiración por Franco se acrecentó. Contenida la insurrección, en Cataluña se lleva a cabo una importante represión. Blas Pérez González, participó en esas medidas represoras pues, al pertenecer al Cuerpo Jurídico Militar, con la declaración del Estado de Guerra se incorporó al servicio activo con grado de comandante en la Auditoría de Guerra; intervino con rapidez y contundencia en las causas instruidas por la rebelión contra los consejeros de la Generalitat, así como la del expresidente Manuel Azaña (R. GARRIGA, 1981, pp. 132-133). A comienzos de 1935, Blas Pérez González se reintegró a la docencia universitaria y fue nombrado Decano de la Universidad barcelonesa, donde se había suspendido el régimen de autonomía que gozaba. Identificado con el gobierno cedista y furibundo antinacionalista, el triunfo del Frente Popular en 1936, causó su destitución como Decano; si bien la protección y el aval de Felipe Sánchez Román, le permitió continuar con sus clases en la Facultad de Derecho.

La anarquía desatada en Barcelona en los meses de julio a septiembre de 1936, y la certeza de las simpatías de González con los sublevados, pusieron en grave peligro su vida. El 28 de septiembre fue apresado y conducido a la checa de San Elías, donde el 28 de septiembre fue condenado a muerte por un Tribunal popular; de hecho, un periódico de La Palma llegó a publicar su obituario. La intervención de poderosos amigos (según la versión oficial, alumnos afiliados a la CNT, o quintacolumnistas, junto a compañeros como el rector Bosch Guimpera, Companys o Sánchez Román (vid. MORERA BRAVO, 1971); o según otros testimonios la ayuda de amigos masones) propicia su excarcelación, huyendo a Marsella con su familia, con un salvoconducto expedido por el gobierno republicano.

En 1937, se pasa al bando nacional y, en Burgos, se afilia a la Falange. Avalado por su actuación en 1934, su huida de Barcelona, y por el apoyo de prohombres franquistas como Serrano Suñer y Lorenzo Martín Fuset, comienza su meteórica ascensión dentro del Régimen. Tras la pertinente depuración sin cargos, en 1937 es nombrado Jefe Segundo de la Asesoría Jurídica de Cuartel General en Burgos. El 10 de noviembre de 1938 es investido como primer Fiscal del Tribunal Supremo, y nombrado consejero de FET y de las JONS y, en agosto de 1939, se le encarga la Delegación Nacional de Justicia y Derecho. Dos meses más tarde, Serrano Suñer le incluye entre los vocales de libre designación de la Junta Política. En 1941 toma posesión, por traslado, de la Catedra de Derecho civil, vacante tras el exilio de su maestro Sánchez Román. Además de coordinar la “causa general” contra la II República, tuvo un papel decisivo en la elaboración de La ley de responsabilidades políticas (1939), Ley para la represión de la masonería y el comunismo (1940) y Ley para la seguridad del estado de 1941.

Con el apoyo manifiesto de José Luis Arrese, frente al sector liderado por Serrano Suñer, fue nombrado Ministro de Gobernación, cargo que ocupó entre 1942 y 1957 (MARÍN, MOLINERO, YSÀS, 2001, vol. 2, pp. 47-52). Blas Pérez, al frente del Ministerio, manejó el aparato represivo del Estado, tanto contra los ataques de la izquierda (maquis, PCE, CNT), como de los sectores disconformes del Régimen (monárquicos y falange radical).

A mediados de los 50, coincidiendo con las “guerra de familias” en el Régimen (monárquicos, aperturistas, falangistas y tecnócratas del Opus) su estrella empezó a declinar. Tras los conflictos en la Universidad, y el pulso de los falangistas; la desafección con Arrese, y la enemistad con Carrero Blanco, para quien el ministro Pérez no había actuado con la debida dureza, propició que, alimentando los rumores que le vinculaban en el pasado con la Masonería, Franco lo cesó el 25 de febrero de 1957 (Cfr. FERRER MUÑOZ, 1993, p. 486). Aunque le ofreció de inmediato el recién creado Ministerio de la Vivienda y Previsión social, el rechazo de Blas Pérez, argumentando que quería dedicarse a su carrera académica y profesional, propició el malestar de Franco, llegando a vigilarle e intervenir su teléfono (PELAEZ, 2008, p. 297)

Pérez González aspiraba a rentabilizar sus contactos profesionales y económicos; y aunque conservó el escaño de Procurador de Cortes (1943-1977), ocupando siempre cargos natos -Consejero Nacional, miembro del gobierno, o designación directa del Jefe del Estado-, entró en la órbita empresarial del Grupo March, como consejero y asesor jurídico lo que le proporcionó una desahogada posición económica (CARDONA, 2001, p. 181; GARRIGA, 1981, pp. 205-208; SÁNCHEZ SOLER, 2001, pp.145 y ss).

Murió el 7 de febrero de 1978, a modo de epitafio, El País, le calificaba como "hombre de confianza de Franco”. Años más tarde, el Juez Baltasar Garzón, le imputó junto con otras 35 figuras del Franquismo por crímenes contra la humanidad y detención ilegal durante la Guerra civil y primeros años del Régimen, aunque el Supremo desestimó la competencia del Juez para procesar a estas personas ya fallecidas.

Subir
 

Formación

Aprobado el examen de ingreso el 7 de junio de 1909, curso parte de sus estudios de Bachillerato en Canarias (1910-1913), finalizándolos en Barcelona, con excelentes calificaciones. El 18 y 23 de junio de 1914 obtuvo la calificación de Sobresaliente en los ejercicios del Grado de Bachiller.

Cursó con gran aprovechamiento la licenciatura en leyes en la Universidad de Barcelona. El 28 de junio de 1919 efectuó los ejercicios para el Grado de licenciado, con la calificación de sobresaliente. El 27 de septiembre de 1919 le fue concedido el Premio Extraordinario de Licenciatura (fecha expedición: 2 de junio de1920).

En el curso 1919-1920, se matriculó en los cursos de doctorado como alumno de enseñanza no oficial en la Universidad Central de Madrid. Tras unos años de carrera militar, retomó la vida académica. En julio de 1927 efectuó los ejercicios del Grado de Doctor en Derecho obteniendo la calificación de sobresaliente (15-07-1927). Su tesis doctoral versó sobre “El requisito de viabilidad del nacido en el Código Civil”.

Subir
 

Carrera académica

Nombramiento como Ayudante de clases prácticas en la Universidad de la Laguna (ya era Teniente Auditor de 2º) en 1-10-1923 para el curso 1923-1924. Se encargó de la explicación de las cátedras de Historia General del Derecho Español y de Procedimientos judiciales.

Incorporación como Ayudante de la Cátedra de Derecho Civil de la Universidad Central (como discípulo de Felipe Sánchez Román)

Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Barcelona en 1927. Acceso por Concurso-oposición, por el turno de auxiliares. Tras una reñida oposición, a propuesta del tribunal calificador y, conforme al dictado del Consejo de Instrucción Pública, es nombrado Catedrático de Derecho civil español, común y foral el 3-07-1928, con “haber de 6000 pts., y mil más por razón de residencia y demás ventajas de la ley”. Con autorización de la Dirección General de Enseñanza Superior del Ministerio de Instrucción Pública tomó posesión de la cátedra el 9-VII-1928, en el Rectorado de la Universidad Central, Madrid. En 1929 aparece en la sección 10ª del Escalafón, con antigüedad de 19 de mayo, y con 7000 pts. de salario y mil más de residencia

En 1929 fue nombrado Secretario de la Facultad de Derecho de Barcelona. En aplicación del controvertido “Plan Callejo” para la Facultad de Derecho (1928), desde 1930, desempeñó la catedra de Instituciones de Derecho civil (curso de conjunto) correspondiente al 2º año del nuevo plan. En 1931, fue ascendido a la sección 9ª del Escalafón con sueldo de 8000 pts. y mil más de residencia (R.O. 13-I-1931). En 1933, se integró en la sección 7º del escalafón con antigüedad de 26 de febrero y sueldo de 10.000 pts., mas 1000 pts. por residencia. (O.M. 14-III-1933).

Al final de la guerra, tras la pertinente depuración, fue ascendido a la 6ª categoría con haber de 11.000 pts. y antigüedad de 4-junio-1939, percibiendo un complemento de mil pts., por ser catedrático de Barcelona.

En sintonía con la política Blas Pérez obtiene por concurso de traslado la Cátedra de Derecho Civil de la Universidad de Madrid, que el cese de Felipe Sánchez Román había dejado vacante. OM 22-11-1940 (BOE de 11 de enero de 1941).

Casi inmediatamente solicita la excedencia por desempeñar la plaza de Fiscal Jefe del Tribunal Supremo (O.M. de 28-10-1941, BOE de 6 de noviembre. Nombrado ministro de la Gobernación en 1942, se confirma la situación de excedente por un periodo de 5 años, con reserva de plaza y conservando su número en el escalafón. En el año 1943 (O.M. de 21-1-1943), de acuerdo con el escalafón aprobado en la ley de presupuestos, se le asigna a la 5ª categoría del Escalafón con un sueldo anual de 18.000 pts. Por O.M. de 8-1-1948, asciende a 3ª categoría del Escalafón con sueldo anual de 22.000 pts., más la consabida gratificación de mil pesetas.

En O.M. de 11-X-1954 (BOE 12de noviembre) se le declara excedente especial con reserva de catedra. Un año más tarde, ascendió a la segunda categoría del Escalafón, con haber anual de 48.000 pts., y 3000 pts. anuales, conforme a lo determinado en la ley de presupuestos.

Por Orden de 27-2-1957 (BOE 30 de mayo) cesó en la excedencia especial, pasando a percibir el sueldo de numerario con gratificación con cargo al puesto del escalafón que le correspondía. Desde 1958 se reincorporó a la Universidad, simultaneando su cátedra con el servicio activo en el Ejército del Aire como General del cuerpo Jurídico. En 1965, se situaba en la 1ª categoría del Escalafón, con 58.560 pts. de sueldo y tres mil más de gratificación. En 1966 se jubiló del servicio activo en el Ejército.

Cese como Catedrático por jubilación el 1-VIII- 1968 (B.O.Mº 19-9-1968).

Subir
 

Depuración

La trayectoria vital y política de Blas Pérez González le hizo acreedor de una peripecia singular, al verse sometido a una doble depuración en la Guerra Civil, si bien con unas consecuencias bien diferentes a las que sufrieron la mayoría de los Universitarios simpatizantes con la causa republicana (RODRIGUEZ LÓPEZ, 2008, pp. 61-65).

Por Decreto de 21 de julio de 1936, pocos días después del Alzamiento, el Gobierno cesó a todos los empleados que habían tenido participación en el movimiento subversivo o fueran notoriamente enemigos del Régimen. La Subsecretaría del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes declaró el 18 de agosto de 1936 como cesantes a varios catedráticos de diferentes Universidades españolas, entre ellos, Blas Pérez González El 4 de octubre de 1937 (CLARET, 2006,18-23).

En la zona nacional, como el resto de profesorado universitario, y todo el funcionariado, con la excepción de las autoridades académicas y los jueces depuradores, Blas Pérez solicitó, una vez en Burgos, en mayo de 1937, su depuración, que se confirmó en 1938, en la sede del gobierno nacional. El resultado positivo del expediente era imprescindible para recuperar el cargo; como era preceptivo, la investigación no sólo se centró en su actuación profesional, sino que examinó todas las parcelas de su intimidad a nivel social, político o religioso, poniendo especial énfasis en su peripecia en zona republicana, aval perfecto de su afección al Régimen.

Subir
 

Otras actividades y méritos

En 1920 entró por oposición al Cuerpo Jurídico Militar, con 22 años, y es destinado, con el grado de Teniente, a Marruecos, concretamente, a la guarnición de Larache.. Estuvo en servicio activo hasta 1927; luego en 1960 fue nombrado General del Cuerpo Jurídico del Aire. Así mismo fue Consejero Togado del Consejo Supremo de Justicia Militar.

En mayo 1937 fue destinado a la Asesoría Jurídica del Cuartel General en Salamanca, y más tarde en Burgos.El 10 de noviembre de 1938, es nombrado Fiscal del Tribunal Supremo, cargo que desempeñó hasta 1942 en que fue designado Ministro de Gobernación, cargo en él que permaneció hasta 1957. Durante esta etapa también fue Ministro de Educación Nacional Interino durante la ausencia del titular en 1954 y Ministro Secretario General del Movimiento Interino, por la misma causa en 1956.

Su actividad como Procurador en las Cortes franquistas se inició en marzo de 1943 y finalizó en junio de 1977, ocupando siempre cargos natos.

Desde 1953, se dedicó al ejercicio profesional, con estrechísima colaboración con el grupo empresarial March. Concretamente, fue consejero del Patronato de la Fundación Juan March, presidente de Nora ibérica SA, vocal de la Compañía Transmediterránea, de Levante SA, de la Compañía de Seguros Generales, vocal de “Lepanto S.A.”, vocal de “Compañía de Seguros Generales”, de La Auxiliar de la Construcción SA, etc.

Honores y condecoraciones

Perteneció a la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y de Legislación y Jurisprudencia. Fue presidente del Consejo de Redacción de la Revista de Derecho Privado. Presidente de la Comisión General de Codificación de Derecho Privado. Redactor del Código de Jurisdicción del Aire.

Contradicciones de la vida, ya fallecido terminó siendo imputado por crímenes contra la humanidad y detención ilegal durante la Guerra civil, mientras que en vida por sus relevantes méritos al servicio del Estado y de la Justicia, a Blas Pérez González se le concedieron doce grandes cruces, entre ellas la de Carlos III, Beneficencia, Mérito Civil, Aeronáutica, Militar, Naval, Alfonso X El Sabio, San Raimundo de Peñafort, Isabel la Católica y Cisneros. Se le concedieron también las Medallas de Oro de Madrid y Santa Cruz de La Palma, isla que le hizo Hijo Adoptivo de numerosos municipios, así como presidente honorario del Cabildo Insular e Hijo Predilecto de La Palma.

Subir
 

Principales obras

Responsabilidades civiles y políticas, Editorial Bosch, Barcelona, 1940. (Benítez de lugo y Reymundo, Luis, con Prólogo de B. Pérez González).

Memoria elevada al Gobierno Nacional en la solemne apertura de los tribunales, Instituto Editorial Reus, Madrid, 1940.

El método jurídico, 1942.

La extensión del derecho real de hipoteca, 1944.

El Requisito de la viabilidad, 1944.

Tratado de Derecho Civil (9 tomos) de Ennecerus, Kipp y Wolf (Traducción y anotación, junto con J. Alguer) Barcelona, 1947.

Política sanitaria nacional, 1950.

Programa de Derecho Civil: Derechos Reales y Derecho Hipotecario, Madrid, 1959.

Subir
 

Fuentes

  • AGUCM, Expediente personal, 19/v v/1927. Universidad Central, P-638/41
  • AGA, Expediente personal, 21/ 20480 (leg.20315/90).
  • ARXIU HISTORÌC DE LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA, AUB 01 4227.
Referencias

BLOG JURIDICO LA PLAZA. EL APURÓN, Periódico digital de La Palma. Blas Pérez González (II): La II República, 1931-1936; Blas Pérez González (III): La Guerra Civil; Blas Pérez González (IV): Ministro de la Gobernación, 1942-1957; Blas Pérez González (V): Adiós. Consultado 14-X-2014.

CLARET, Jaume. El atroz desmoche: la destrucción de la Universidad española por el franquismo 1936-1965, Ed. Cátedra, Barcelona, 2006.

CARDONA, Gabriel. Franco y sus generales. La manicura del tigre, Ed. Temas de Hoy, Madrid, 2001.

DICCIONARIO CRÍTICO DE JURISTAS ESPAÑOLES, PORTUGUESES Y LATINOAMERICANOS (Dir. y ed. Manuel J. Peláez), tomo 2, 2ºvol, Zaragoza-Barcelona, 2008, pp. 296-297.

FERRER MUÑOZ, Manuel: "Blas Pérez, Ministro de Franco". Encuentro de Geografía, Historia y Arte de la Ciudad de Santa Cruz de La Palma, Patronato de la Fundación del V Centenario de Santa Cruz de La Palma, La Palma, 1993.

GARCÍA HERNÁNDEZ, José: “Un hombre de confianza de Franco”, El País (Obituario), Madrid, 8 de febrero de 1978.

GARRIGA, Ramón. Los validos de Franco, Ed. Planeta, Barcelona, 1981.

Índice biográfico de-Fiscales Generales: 1883-2011, Ed. Ministerio de Justicia, Madrid, 2011.

MARÍN, José Mª; MOLINERO, Carmen; YSÀS, Pere. Historia política de España (1939-2000) 2 vols., Ed. Istmo, Madrid 2001.

RODRÍGUEZ LÓPEZ, Carolina. “La depuración del personal universitario durante el franquismo. Los catedráticos de las facultades de Derecho”, Franquismus um Salazarismus Legitimation für Diktatur (Ed. F. Fernández Crehuet y Antonio M. Hespanha), 2008, pp. 61-100

SANCHEZ SOLER, Mariano. Ricos por la Patria, Ed. Plaza y Janes, Barcelona, 2001.

Subir

Carmen Losa Contreras

31 de octubre del 2015

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.