banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

MONTALBÁN HERRANZ, Juan Manuel (1806-1889)

Catedrático y escritor de derecho, dedicó toda su vida profesional a la docencia y al servicio de la instrucción pública. Entre sus obras destacan sus Elementos de Derecho Civil y Penal de España, obra que escribió con su íntimo amigo Pedro Gómez de la Serna y que se usó en las universidades españolas por más de cuarenta años. Legó parte de su patrimonio a la Universidad Central, de la que fue Rector durante la primera cuestión universitaria, para favorecer la educación de quienes tuvieran menos recursos.

 

Datos biográficos

Nació al norte de Madrid en la pequeña provincia de Torrelaguna, el 20 de octubre de 1806. Sus padres fueron D. Fermín Montalbán y Dña. Isabel Herranz.

Murió soltero en Madrid, el 3 de febrero de 1889.

Subir
 

Formación

Según un certificado, expedido el 31 de marzo de 1845, donde se relata la carrera literaria de Montalbán, antes de entrar a la Universidad cursó filosofía, matemáticas, historia natural y química y lengua francesa; y aunque aquí no se señala dónde cursó estos estudios, en la necrológica elaborada por Manuel Danvila se señala que lo hizo en el Convento de los Padres Franciscos de Torrelaguna. Más adelante pasó a estudiar leyes en la Universidad de Alcalá de Henares, dónde, según el certificado referido, en todos los años de esta carrera obtuvo la nota de sobresaliente. En 1830 sostuvo el acto público pro munere cáthedra, y en el mismo año recibió el grado de bachiller, que le fue conferido nemine discrepante. En 1833 fue nombrado por el claustro “explicante de extraordinario”, cuyo cargo desempeñó hasta finalizado el curso. Previos los ejercicios designados por el plan, recibió el grado de licenciado en 20 de junio de 1833, siéndole aprobados nemine discrepante.

Subir
 

Carrera académica

En el marco del proceso de traslado de la Universidad de Alcalá a Madrid, el 27 de diciembre de 1835 fue nombrado, por el Comisionado Regio, Salustiano Olozaga, catedrático de leyes del 5º año, e igualmente se le encargó desempeñar la moderantía en oratoria desde 8 de enero del año siguiente. En las mismas circunstancias, en 1836, a pesar de no tener el grado de doctor, solicita se le conceda asistir a los exámenes de grado de bachilleres, licenciados y exámenes de cursos, así como las prerrogativas de doctor para lo cual contaba con el apoyo de Olozaga, según consta en una carta del 18 de enero de 1836, en la que señala que las prerrogativas se le deben conceder “por su ilustración y su decidida adhesión a la causa del trono legítimo y de la libertad y de las buenas circunstancias que le adornan”. La solicitud fue concedida el 10 de marzo del mismo año. En 5 de junio de 1837 tomó el grado de doctor en la universidad de Madrid y al año siguiente, el 28 de noviembre de 1838, era declarado catedrático propietario.

Entre las quejas o incidentes que obran en su expediente consta que el 9 de enero de 1841 solicitó desde Bilbao, a donde había ido sin aguardar la concesión de la Real licencia para ausentarse de la cátedra, que esta se le conceda por 4 meses. En atención a la causa que había motivado su ausencia, el gobierno dispensó la falta. La causa fue concluir una obra elemental de Derecho Civil y Penal que venía escribiendo en unión con Pedro Gómez de la Serna, por entonces Corregidor Político de Vizcaya. El 24 de febrero de ese año de 1841, el rector Gómez de la Cortina, se dirigía al Presidente de la Dirección General de Estudios apoyando la autorización del viaje de Montalbán a Bilbao: “V. E. sabe la necesidad que tenemos de obras elementales, y cuan laudables son los profesores que se dedican a escribirlas [...] El buen concepto de que gozan por sus conocimientos, los que están formando los elementos de derecho civil y penal de España, da motivo para creer que su obra será de mucha utilidad...”. A pesar de la reprimenda que recibió de la Dirección General (23 de abril de 1841), por abandonar la enseñanza cuando estaban adelantados los cursos, como señalamos, la falta le fue perdonada, y el 29 de julio del mismo año remitía los Elementos de derecho civil a la Comisión de Examen de Libros para su evaluación, anunciando que pronto serían completados con los Elementos de Derecho Penal. Como se sabe esta obra dominó la educación jurídica al ser aceptada en las universidades más allá del periodo Isabelino, alcanzando catorce ediciones hasta 1886.

En el primer escalafón (1847) aparece como catedrático de Academia teórico-práctica de la Universidad de Madrid. En 5 de febrero de 1848 se le otorgó la categoría de catedrático de ascenso, dictando Teoría de los procedimientos. Práctica forense y derecho público y administrativo español. Por resolución del 21 de febrero de 1850 se le concedió la de catedrático de término, ocupándose desde agosto de ese año de la cátedra de Ampliación de derecho civil español, a la que más adelante se añadió el nombre de Historia crítica y filosófica de los Códigos. El 27 de junio de 1851 solicitó licencia para viajar al extranjero durante las vacaciones para “visitar algunos establecimientos científicos”, lo cual se le concedió hasta el día 19 de setiembre, sin embargo no queda constancia de las actividades de este viaje. El 19 de agosto de 1854 pasó integrar el Ministerio de Gracia y Justicia como jefe de Sección en la rama de instrucción pública, hasta que el 17 de abril de 1855 fue nombrado director general de Instrucción Pública, cargo que ejerció hasta el 13 de octubre del 1856, cuando solicitó se le acepte la dimisión por razones de salud. Tras esta dimisión, retomó de inmediato su actividad como catedrático. Entre tanto, en diciembre de 1855 había sido elegido miembro de la Real Academia de la Historia, aunque tomó posesión recién en 1858.

Con su regreso a la universidad, el 1de noviembre de 1856 se le encargó en la cátedra de doctorado llamada Legislación comparada, que luego pasaría a manos de Pedro Gómez de la Serna, cuando el 12 de febrero de 1862 Montalbán fuera nombrado Rector de la Universidad Central. Durante su mandato universitario, junto a su amigo Gómez de la Serna, organizó el primer Congreso de Jurisconsultos Españoles.

Por desacatar las ordenes del gobierno contra el catedrático y periodista Emilio Castelar, fue relevado del cargo de Rector de la Universidad por Real Decreto del 5 de abril 1865, a raíz de lo cual se desencadenaron los sucesos de la noche de San Daniel, inicio de la primera cuestión universitaria. Pese a todo, mantuvo su calidad de catedrático y su actitud fue defendida en el parlamento por su íntimo amigo Pedro Gómez de la Serna. Entre mayo y julio del mismo año, volvió a ejercer el cargo de Diputado en las Cortes. El 19 de octubre de 1865 se revocó el anterior Real Decreto y se le repuso en el cargo de Rector. Sin embargo, el 10 de marzo de 1866 solicitó su jubilación por causa de imposibilidad física, adjuntando un certificado expedido por dos facultativos que señalaban que: “padece desde hace muchos años de miopía intensa de ambos ojos, sordera completa del oído izquierdo y paracusis del derecho, estos padecimientos le causan a veces mareos, siéndole muy nocivo todo trabajo intelectual asiduo, por cuyas razones le consideran en imposibilidad absoluta para todo servicio activo obligatorio...”, en consecuencia, un Real Decreto del 30 de junio de 1866 le concedió la jubilación (le fueron reconocidos más de 37 años de servicios). A pesar de los documentos, la salida definitiva de Montalbán de la universidad debe ponerse en relación con la represión neocatólica contra el krausismo en la universidad, contexto en el cual renunció Gómez de la Serna y, como se sabe, por su orientación ideológica fueron expulsados muchos otros catedráticos.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Fue diputado provincial de Madrid desde el 1 de enero de 1841 hasta mediados de octubre de 1843, y bajo este concepto fue vocal de la Comisión de Instrucción Primaria de la provincia de Madrid, que presidió en ausencia del Jefe Político. Por otro lado, fue Diputado a Cortes por la provincia de Madrid en la legislatura de 17 de octubre de 1843 a 10 de octubre de 1844, y perteneció a varias comisiones del congreso. El 6 de marzo de 1842 fue nombrado individuo de la junta directiva de cárceles, y después agregado a la comisión de la casa galera, y el mismo año, el 18 de noviembre, fue admitido en la Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación. En abril de 1872 fue elegido, Senador, cargo que ejerció sólo algunos meses.

En su testamento, dejó como legado para la Universidad Central 25 acciones del Banco de España, “a fin que con las utilidades e intereses que produzcan se establezca un premio anual perpetuo que adjudicarán al Estudiante pobre de la Facultad de Derecho Civil y Canónico, a quien en pública oposición se juzgare más digno de obtenerlo”. Asimismo, legó a la universidad su biblioteca personal, que se componía de manuscritos y libros cuyos volúmenes aún hoy se pueden reconocer porque en ellos figura un sello oval en cuyo interior se lee “Librería del Dr. Montalbán 1889”, entre ellos, por ejemplo, se encuentran el “Traité de droit romain par M. F. C. de Savigny” (traducción de Guenoux; Paris, 1840-1851). Finalmente, también dispuso su patrimonio a favor de la construcción de una escuela en Torrelaguna, su pueblo natal. Hoy, en el edificio de la escuela, funciona la Biblioteca Municipal “Juan de Mena”.

Entre los honores con que fue distinguido se señala que fue Ministro de la Audiencia territorial de Burgos y Cruz de Isabel la Católica.

Subir
 

Principales obras

Elementos de derecho civil y penal de España, coautor, Pedro Gómez de la Serna (Madrid, 1840-1886)

Febrero o Librería de jueces, abogados y escribanos, con Florencio García Goyena y Joaquín Aguirre (Madrid, 1844-1852)

Tratado de procedimientos en negocios eclesiásticos: suplemento al Febrero, con Joaquín Aguirre (Madrid, 1846)

Recopilación compendiada de las leyes de Indias aumentada con algunas notas que no se hallan en la edición de 1841 y con todas las disposiciones dictadas posteriormente para los dominios de Ultramar, con Joaquín Aguirre (Madrid, 1846)

Tratado académico-forense de procedimientos judiciales coautor, coautor, Pedro Gómez de la Serna. (Madrid, 1848-1861)

Programa de las lecciones en que el profesor que suscribe, [sic.] divide la asignatura de ampliación del derecho mercantil y penal de España
(Madrid, 1856)

Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia, en la recepción pública de Don Juan Manuel Montalbán: [Tema: Consideraciones sobre la índole y naturaleza de la Institución real y de los Concilios de Toledo] (Madrid, 1858)

“Necrología D. Pedro Gómez de la Serna”, en: Revista General de Legislación y Jurisprudencia, Madrid, 1871, Vol. 2, t. 39, pp. 486-491.

“D. Pedro Gómez de la Serna : Artículo Biográfico Bibliográfico”, en: Revista General de Legislación y Jurisprudencia, Madrid, 1875, Vol. 1, t. 46, pp. 55-76.

Subir
 

Fuentes

  • AGA: Ministerio de Educación, Personal. Caja n° 31/16257
  • Expediente de clasificación de jubilación AHN: FC-Mº_HACIENDA,3376,EXP.1569
  • Archivo General de Protocolos Notariales de Madrid (testamento): n° 35599, pp. 801- 822 y n° 35962, pp. 3923-3957.
  • DANVILA Y COLLADO, Manuel, “Necrografía Exmo. Sr. Juan Manuel Montalbán”, en: Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 14, Cuaderno IV, abril de 1889, pp. 273-277.
  • MARTÍNEZ NEIRA, Manuel, Escalafón de antigüedad de los catedráticos de las universidades del reino 1847-1857, Universidad Carlos III de Madrid, 2011.
  • Página web de la Biblioteca Municipal Juan de Mena.
Subir

Antonio Ruiz Ballón

3 de marzo del 2012

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.