banner diccionario

Última actualización: 18/11/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

GARCÍA Y CASTILLÓN, Mariano (1784-1848)

Desempeñó varias cátedras en la Universidad Sertoriana de Huesca, en la que enseñó durante más de cuarenta años. Tras la clausura de esa Universidad, ejerció como catedrático en la de Valencia. En 1841 fundó con otros letrados el Colegio de Abogados de Huesca.

 

Datos biográficos

Nació en Huesca en 1784. Falleció en 1848.

Subir
 

Formación

Ingresó en 1797 en la Universidad de Huesca, en la que obtuvo sucesivamente los grados académicos correspondientes a la Facultad de Leyes (Derecho Civil): Bachiller a claustro pleno (en 1801), Licenciado (7 de agosto de 1802) y Doctor (9 de agosto de 1802).

En esa misma Universidad consiguió también los diversos grados académicos en la Facultad de Cánones (Derecho Canónico): Bachiller (en 1803), Licenciado (17 de mayo de 1803) y Doctor (1803).

En 1803 opositó a una Beca Jurídica del Mayor e Imperial Colegio de Santiago de la Universidad de Huesca, que le fue concedida.

Subir
 

Carrera académica

En 1803 pidió que se le concediera la Regencia de alguna de las cátedras que estaban vacantes en la Facultad de Cánones de la Universidad de Huesca. El 9 de noviembre de 1803 fue nombrado Regente de la cátedra de Decreto de esa Facultad, desempeñando dicha Regencia hasta la finalización del curso académico 1803-1804.

Posteriormente, ejerció en la Facultad de Cánones de la Universidad de Huesca la Regencia de la cátedra de Decretales, y en la Facultad de Leyes de la misma Universidad fue Regente de la cátedra de Prima de Derecho Patrio.

El 15 de marzo de 1805 la Universidad de Huesca convocó una oposición para cubrir la cátedra de Decretales. Participaron en la oposición cuatro candidatos: Mariano García, Gaspar Allué, Julián Gardeta y Martín Laguna. El 1 de mayo de 1805 fueron nombrados los tres jueces o censores de la oposición (Leonardo Bayón, Fernando March y Lorenzo Garcés). El 5 de mayo del mismo año se llevó a cabo la designación de los dos informantes (Vicente Diago y Joaquín María Palacios). El 6 de mayo de 1805 se sortearon los temas sobre los que debía disertar Mariano García, quien efectuó la correspondiente exposición el día siguiente de 8 a 9 de la mañana. El 11 de mayo de 1805 se requirió a los opositores para que presentaran las respectivas relaciones de méritos y ejercicios literarios. Mariano García resultó vencedor en la oposición, al quedar como único pretendiente a la cátedra, tras producirse el desistimiento de los otros tres opositores.

De esta forma, el 23 de octubre de 1805 Mariano García fue nombrado por el Rey catedrático en propiedad de la cátedra de Decretales, correspondiente a la Facultad de Cánones de la Universidad de Huesca.

El 22 de marzo de 1806 presentó instancia, en la que manifestaba que le era preciso salir de Huesca para atender algunos asuntos propios, por lo que pedía que la Universidad de Huesca nombrase a un Regente de la cátedra de Decretales por el tiempo que se prolongase su ausencia.

En 1806 fue nombrado juez (censor) de diversas oposiciones convocadas para cubrir varias cátedras de la Universidad de Huesca: Digesto Viejo (19 de marzo de 1806), Decretales (2 de diciembre de 1806) y Sexto (18 de diciembre de 1806).

El 14 de octubre de 1806 la Universidad de Huesca convocó oposiciones a la cátedra de Decreto. Mariano García manifestó su voluntad de participar en las oposiciones, pero después desistió de ese propósito inicial.

En 1816 Mariano García fue nombrado, por oposición, catedrático de Economía Política de la Universidad de Huesca, cátedra de ascenso que ya venía desempeñando interinamente.

En 1820 le fue adjudicada la cátedra de Prima o Término de Leyes de la Universidad de Huesca, pasando a enseñar Práctica Forense.

En 1826 la Universidad de Huesca remitió al Gobierno una información reservada sobre los diversos catedráticos. En relación con Mariano García se decía: “catedrático de Práctica Forense […] veintidós años de enseñanza efectiva en ambas jurisprudencias, cuatro con la calidad de substituto, y los dieciocho restantes con la de propietario en las cátedras de ambos derechos, en que es doctor. Su conducta es cabal y juiciosa. Sus conocimientos en ambos derechos son muy reconocidos, así como su crédito en la abogacía. Puede servir al Estado en cualquiera destino de su clase y profesión. No ha sostenido el acto público, pero se ha comportado con lucimiento en el desempeño de su asignatura, según lo acreditan los varios procesos que en esta [Universidad] se han formado con grande utilidad de sus discípulos”.

Tras la entrada en vigor del Arreglo Provisional de Estudios de 1836, Mariano García pasó a desempeñar la cátedra de “Partidas y Novísima Recopilación”, correspondiente al sexto curso de Jurisprudencia.

Como consecuencia de la aprobación del Plan de Estudios de 1842, quedó al frente de la cátedra de “Códigos españoles, el de comercio, material criminal” de la Universidad de Huesca, que se impartía en el quinto curso de Jurisprudencia.

Además de las funciones docentes mencionadas, Mariano García ejerció diversos cargos en la Universidad de Huesca: Consiliario del Rector, Vicerrector, Rector de su Colegio y Presidente de sus actos literarios. Asimismo, fue padrino de numerosos grados mayores, que en 1832 sumaban ya diecinueve, y de muchos más grados menores.

En 1845 se produjo la clausura de la Universidad de Huesca, y Mariano García fue nombrado catedrático de la Universidad de Valencia, quedando al frente de la Academia teórico-práctica de jurisprudencia de esa Universidad.

Después de la entrada en vigor del Plan de Estudios de 1847, Mariano García pasó a desempeñar la cátedra de Práctica Forense de la Universidad de Valencia, falleciendo en 1848, cuando aún estaba en activo.

Subir
 

Purificación

Mediante resolución de 2 de octubre de 1823, la Regencia del Reino ordenó al Maestreescuela de la Universidad de Huesca que separara de la enseñanza a los catedráticos incluidos en la lista que se adjuntaba con aquella orden, entre los que figuraba Mariano García. En esa lista se formulaban los cargos imputados a cada catedrático, que se referían a su respectiva actuación durante el Trienio Liberal. En la misma orden se indicaba que el apartamiento de la enseñanza era provisional, hasta que se comprobara la veracidad de los hechos imputados, y que se acordaba para “evitar los daños a la moral de los jóvenes de que siguiesen enseñando en la Universidad los catedráticos que se indican, que según parece han potenciado al partido de la rebelión”.

Por lo que se refiere a Mariano García se le formulaban las siguientes imputaciones: “Mariano García, catedrático de Leyes, Promotor Fiscal por el Gobierno rebelde, exaltado y miliciano voluntario, e individuo de dicha sociedad”.

El 22 de octubre de 1823 el Maestreescuela de la Universidad de Huesca remitió un escrito al Gobierno en el que manifestaba que se había cumplido la orden de la Regencia del Reino, pero en el mismo escrito incluía alguna información complementaria para que pudiera ser tenida en cuenta en el procedimiento de purificación. Respecto de Mariano García, el escrito trataba de atenuar los cargos que se le imputaban: “D. Mariano García, de buena moralidad, fue Promotor Fiscal, tengo entendido que, en la ruidosa y basta acción que se formó en esta ciudad por haber quitado la infernal lápida, en distintas ocasiones procuró evadirse, y no la fiscalizó. Si la exaltación se ha de juzgar por hechos y por palabras, yo no los hallo tales en este sujeto, porque no ha asistido a asonadas, ni conmociones, ni griteríos, ni a cosa alguna de aquellas que son capaces de poder designar a un sujeto por exaltado; puedo asegurar que, habiéndosele confiado la comisión de inventariar la plata de la Iglesia Católica, la comunicó con varios individuos Capitulares antes de aceptarla y les dijo: “si no ha de ser para bien de la Iglesia, y para que ella salve en el todo, o en la mayor parte sus alhajas, yo no entraré en este encargo”, rogándole éstos no lo renunciase y, habiéndolo aceptado, se condujo de modo que los mismos Capitulares obraron a favor de la Iglesia como quisieron, extendieron el inventario que les pareció y, no contento con firmarlo ciegamente, se produjo de modo que se desestimó todo creyendo que lo que había fuera de lo más necesario era poco estimable; cuando los Constitucionales se ausentaron de esta ciudad no les había presentado el inventario, y quizás todavía obrará en su poder. En orden a la Miliciano Voluntario […] sólo conminado por el Jefe político hubo de acceder”.

En primera instancia Mariano García fue declarado impurificado, pero la Junta de Purificación de Universidades del Reino de Aragón lo declaró purificado en segunda instancia, después de afirmar que se había mostrado “buen español, fiel a su Soberano el Sr. Don Fernando”.

En consecuencia, Mariano García fue repuesto en su cátedra.

 

Subir
 

Otras actividades y méritos

Colegial del Colegio Mayor de Santiago de la Universidad de Huesca.

En 1806 ingresó en la Academia Jurídico-Práctica de Madrid.

Ejerció la abogacía desde 1812, con estudio abierto en Huesca.

El 12 de abril de 1841 fundó con otros letrados el Colegio de Abogados de Huesca.

Durante el Trienio Liberal ejerció como Promotor Fiscal en Huesca.

Con posterioridad al Trienio Liberal, fue nombrado Teniente Auditor de Guerra del Gobierno en la ciudad de Huesca.

Subir
 

Principales obras

No se le conocen publicaciones.

El Boletín Oficial de Instrucción Pública de 1843 (tomo V, págs. 290-291) incluía un extracto del cuaderno razonado y del programa de enseñanza correspondiente a la asignatura de “Códigos españoles, el de comercio, material criminal” presentados por Mariano García el 4 de noviembre de 1842 en la Dirección General de Estudios.

Subir
 

Fuentes

  • Archivo Histórico Provincial de Huesca, cajas 26 (Sumas del Consejo), 48 (actas de Maestrescolía), 55, 179 (expedientes de oposiciones a cátedras), 183 (solicitudes referidas a la adjudicación de cátedras), 184 (listas de catedráticos de la Universidad de Huesca), 188 (Libro de Tesorería) y 226.
  • Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.
  • Boletín Oficial de Instrucción Pública, Madrid, 1843, tomo V.
  • Alberto Gil Novales, “Huesca hace 150 años (La fundación del Colegio de Abogados)”, en Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, nº 106, 1992, pp. 97-118.
  • Manuel Martínez Neira, Escalafón de antigüedad de los catedráticos de las universidades del reino. 1847-1857, Madrid, 2011 (consultado en versión digital: http://hdl.handle.net/10016/10399).
  • Manuel Martínez Neira, Proyecto del escalafón general de los catedráticos de universidad en 1846, Madrid, 2012 (consultado en versión digital: http://hdl.handle.net/10016/16057).

 

 

Subir

Manuel Cachón Cadenas


11 de noviembre de 2013

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.