banner diccionario

Última actualización: 09/06/2015

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

MANOVEL Y PRIDA, Pedro (Valencia de Don Juan, León, 1809-Salamanca, 1893)

Dominico catedrático de Teología y Derecho Canónico de las Universidades de Santiago de Compostela y Salamanca.

 

Datos biográficos

Nació en Valencia de Don Juan, León, en 1809 y murió en Salamanca el 4 de junio de 1893. Fue Dominico del convento de San Esteban de Salamanca, exclaustrado en 1836, aunque permaneció en las dependencias del convento a cargo de la enfermería, y se reincorporó en 1880, cuando se restauró la comunidad de dicho convento.

Hasta 1865 su apellido aparece en los escalafones de catedráticos como Manobel y a partir de 1882 en las mismas fuentes es escrito Manovel. En 1846 él mismo firma como Manobel.

Subir
 

Formación

Inscrito en la Milicia Angélica de Salamanca, en 1825, el 20 de abril de 1826 emitió sus votos y al año siguiente lo aprobó el Consejo para las órdenes menores y el subdiaconado.

El 13 de julio de 1832 fue nombrado colegial de San Gregorio de Valladolid por cesión del derecho del convento de Ciudad Rodrigo, recibido en dicho Colegio el 27 de octubre de ese año, juró sus estatutos al ingresar en él pero hubo de renunciar a su condición de colegial finalizado el curso por haber sido nombrado por el Consejo de la Orden Dominica de Salamanca Lector de Súmulas en su convento, dispensándole de un año de Teología.

Fue examinado y aprobado para oír ciencia en la Universidad de Salamanca el 19 de noviembre de 1835 –ya exclaustrado–, incorporando tres cursos de Filosofía y siete de Teología ganados en el convento de Dominicos salmantino, iniciados en 1825. Ganó y probó en la Universidad salmantina un curso de hebreo en 1835-36 y tras ello, recibió el grado de bachiller a Claustro Ordinario de Teología el 23 de septiembre de 1845 nemine discrepante. El de Licenciado lo obtuvo el 9 de octubre de ese mismo año y le fue conferida la investidura de doctor en Teología el 15 de febrero de 1846.

Tuvo el encargo de sustentar uno de los dos Actos de Teología que tenían los Dominicos en la Universidad de Salamanca durante el curso 1833-34. Cursando sus estudios de retórica, según el plan de la orden dominica, tuvo tres ejercicios prácticos en otras tantas oraciones que pronunció ante una comisión de censura dos de ellas, y la tercera ante toda la comunidad reunida al efecto.

Subir
 

Carrera académica

Fue Catedrático de Filosofía por oposición hecha en 1833 en el Colegio de Dominicos de Salamanca y allí impartió Lógica, Física, Metafísica y Ética hasta el 8 de mayo de 1836, año de la extinción de los regulares. Como catedrático tuvo siete actos públicos.

En 1846 logró el puesto de regente de segunda clase de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Salamanca para la asignatura de Retórica y Poética, Traducción y Composición castellana y latina ante un tribunal formado por Esteban Mª Ortiz Gallardo, Miguel García Cuesta, Ramón Nieto, Manuel Hernández Dávila y Santiago Diego Madrazo, este último en calidad de Secretario de la Facultad.

En 1846 logró la Cátedra de Retórica y Poética en la Universidad de Valladolid y un año más tarde alcanzaría la de la Universidad de Santiago. En dicha Universidad ganó la Cátedra de Lugares Teológicos en 1856 y desde allí se trasladó finalmente a la Facultad de Teología de la Universidad salmantina en 1858. Desempeñó esta cátedra hasta que se extinguió la Facultad de Teología en 1870. Hasta el curso de 1875-76 no aparece en las memorias de la Universidad salmantina como perteneciente a la Facultad de Derecho, ya que en las anteriores Memorias figura en el elenco de “Doctores no catedráticos con residencia en la capital que pertenecen al Claustro”. En el curso de 1875-76 ocupa la cátedra de Disciplina Eclesiástica, que, junto con la de Instituciones Canónicas será la que desempeñe en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca hasta el curso 1890-91, en que se jubilará contando con 81 años de edad. El paso de una a otra Facultad fue efectivo por Real Orden de 7 de abril de 1877 y por otra de 10 de septiembre de ese mismo año fue ascendido al nº 90 del escalafón de antigüedad de 1 de agosto de 1877.

Fue Vicerrector de la Universidad de Salamanca en 1884.

Subir
 

Otras actividades y méritos

A la altura de 1834, siendo Lector en el Convento de San Esteban de Salamanca, intervino en asuntos de unas fincas que tenía la institución en Nava del Rey, al ser depositario del Convento. Esta actividad puede que le fuera de utilidad para permanecer en el mundo financiero y de negocios salmantino, pues años más tarde aparece, junto con una larga lista de la élite salmantina, como uno de los acreedores del concurso que tuvo que iniciar un potentado salmantino llamado José Ojesto.

Al Padre Manovel y Prida la ciudad de Salamanca le debe la conservación del convento dominico de San Esteban y de sus obras de arte, empeño que fue una de sus grandes obsesiones, pues estuvo a punto de ser derruido y sus obras de arte vendidas. Desde la desaparición de las órdenes religiosas en 1836, permaneció residiendo en el convento hasta que se fue de la provincia a las Universidades de Valladolid y Santiago. Años después de su vuelta a Salamanca, ya en 1880, logró la restauración de la comunidad de dominicos de San Esteban y el restablecimiento en ella de alguno de sus estudios, como los de Teología en 1892.

Donó parte de su biblioteca a la Universidad y a su convento, que hasta el final de sus días debió nutrir, pues encarga a Marcelino Menéndez Pelayo la compra de unos cuantos libros “de esos que se venden en París y no en Madrid”, muy al final de sus días. Debió relacionarse bien con el círculo de neocatólicos, ya que en epístolas al propio Menéndez Pelayo habla de sus relaciones con Balmes y otras figuras de la época de la misma ideología.

Subir
 

Principales obras

“Programa de retórica y poética, segunda enseñanza”, Valladolid, Talleres Tipográficos Cuesta, 1847

“Influencia que la Universidad de Salamanca ha tenido en los buenos estudios y en los progresos de las ciencias y las artes”. Discurso inaugural que en la solemne apertura del curso de 1860 en 61, pronunció el día 10 de octubre en la Universidad Literaria de Salamanca, Salamanca, 1860, Imp. de Diego Vázquez.

Prólogo a Spedalieri, Nicola, “De' diritti dell'uomo”. Influencia de la religión cristiana en la estabilidad de los gobiernos y felicidad de los pueblos. Esta obra comprende los seis libros de "Los derechos del hombre" escritos en italiano y publicados en Asís por el Abate Nicolas Spedalieri en el año de 1791 traducidas al español por un individuo de la Universidad de Salamanca; les da a luz bajo el título arriba espresado con algunas notas y un apéndice en el tomo 2º sobre "Los límites de las dos potestades" el Presbítero D. P. M. y P., Salamanca, Imprenta nueva de D. Bernardo Martin, 1842. (Según las anotaciones de la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca: Las siglas responden a Pedro Manobel y Prida, que firma el prólogo y afirma no ser el traductor)

“Programa de Disciplina General de la Iglesia y particular de España”, Salamanca, Imprenta de Francisco Núñez, 1884.

Subir
 

Fuentes

  • Archivo de la Universidad de Salamanca, Expediente de alumnos, 1835-1845, AUSA 3864,16.
  • Biblioteca Virtual Menéndez Pelayo, Cartas de Pedro Manovel y Prida:
    Disponible en: http://www.larramendi.es/i18n/corpus/unidad.cmd?idCorpus=1002&idUnidad=164438&posicion=1
    Disponible en: href="http://www.larramendi.es/i18n/corpus/unidad.cmd?idCorpus=1002&idUnidad=164439&posicion=1
    (fecha de consulta 16 de abril de 2015).
  • Memorias de la Universidad de Salamanca, correspondientes a los cursos 1869-1870 a 1890-1891, Salamanca.
  • Gonzalo de Arriaga, “Historia del Colegio de San Gregorio de Valladolid”, vol. 3, Valladolid, Tipografía Cuesta, 1928-1940.
  • José Luis Espinel, “San Esteban de Salamanca: historia y guía (siglos XIII-XX)”, Editorial San Esteban, Salamanca, 1995.
  • Ramón Hernández, “San Esteban de Salamanca ante la restauración de su estudio general en 1897”, en Ciencia Tomista, 1974, pp. 23 y ss.
  • Javier Infante Miguel-Motta, “La quiebra de José Ojesto y Puerto (Santander, c. 1801-Salamanca, 1871)”, “Studia historica. Historia contemporánea”, 22 (2004), pp. 343-351.
  • Antonio Salvador Conde, “Historia de la Provincia Dominicana de España”, Salamanca, tomo III, 1994.
Subir

Eugenia Torijano

27 de abril del 2015

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.