banner diccionario

Última actualización: 09/06/2015

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

MANJÓN Y MANJÓN, Andrés (1847-1923)

Este catedrático de Derecho canónico ha pasado a la historia más que por su faceta como jurista como sacerdote y pedagogo, pues fue él el creador de las Escuelas del Ave María para estudiantes pobres.

 

Datos biográficos

Era natural de Sargentes de Lora en Burgos, donde nació el 30 de noviembre de 1846 (en algunos síntesis biográficas y también en su expediente académico aparece como fecha de nacimiento el año de 1847) en el seno de una familia de campesinos, siendo el mayor de cinco hermanos. Sus padres, Lino y Sebastiana Manjón y, sobre todo, su tío Domingo, sacerdote de una pequeña aldea, se empeñaron en que estudiara por la aplicación y dotes que se le apreciaban. Sus biógrafos dan una influencia decisiva de su vocación por el estudio a su madre, a la que Manjón confesó un día que le gustaban más los jatos o becerros que los libros, si bien él en su obra Derecho eclesiástico general y español escribe una expresiva frase: “Dedico este libro a dos seres muy queridos, el uno es mi padre (lux aeterna luceat ei), el otro es su hermano, humilde sacerdote de aldea, que me dio estudios de sagrada Teología y Derecho”. Desde su asentamiento en la capital granadina tuvo una intensa vida social, pues en esta ciudad andaluza no faltaba tertulia, reunión o asamblea donde no fuera bien recibido. Más allá de sus clases en de Derecho dedicó toda su vida y esfuerzos a su gran sueño: la reforma de la enseñanza primaria y la fundación de las Escuelas del Ave-María. Falleció en la ciudad de Granada el 10 de julio de 1923, en su celda austera de la Abadía del Sacromonte.

Subir
 

Formación

Comenzó sus estudios primarios en la aldea de Sargentes, de donde pasó a la de Sedano. Como tanto su tío como su madre deseaban que se hiciera sacerdote, lo enviaran para que estudiara latín con el párroco del pueblo Barrio Panizares que tenía fama de gran latinista. Sin embargo, Manjón afianzó sus conocimientos en esta lengua en el centro de estudios preparatorios para teólogos existente en Polientes. Estos conocimientos le permitieron ingresar en el Seminario de Burgos en 1861, donde también estudió filosofía y teología entre 1861 y 1868, obteniendo el título de bachiller ese último año. Sin embargo, debido a los desmanes revolucionarios del final del reinado de Isabel II, dicho Seminario se cerró y entonces Manjón optó por trasladarse a Valladolid donde estudiaría la carrera de Derecho en la Universidad de esta ciudad. Allí se licenció en junio de 1872 con unas magníficas calificaciones en Derecho civil y canónico. Ese año se desplazó a Madrid para realizar los pertinentes estudios de doctorado en la Universidad Central. Tuvo como residencia el Colegio de San Isidoro en donde también impartió clases y fue un asiduo de la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia con cuyo presidente, Eugenio Montero Ríos, tuvo algunos desencuentros motivados por su diferente postura ante el matrimonio civil. Asimismo Manjón atacó en un artículo de prensa y en una conferencia la tolerancia y reconocimiento que Montero Ríos había dado a esta institución en los debates constitucionales de 1870. Defendió su tesis Sistemas diferentes respecto a la propiedad en 1873 en donde enalteció el derecho de propiedad y criticaba los desmanes del comunismo; su título de doctor en Derecho civil y canónico fue expedido el 12 de febrero de 1874.

Subir
 

Carrera académica

Poco después de doctorarse ocupó durante unos meses la cátedra de Derecho romano de la Universidad de Salamanca. Más tarde conseguiría una plaza de auxiliar en la Universidad de Valladolid, donde explicó durante un curso Derecho canónico. En 1878 se presentó a la cátedra de Disciplina Eclesiástica en la Universidad salmantina, obteniendo el número uno de doce aspirantes, si bien, debido a la negativa del presidente del tribunal, Eugenio Montero Ríos, dicha plaza se cubrió, adjudicándola al opositor que obtuvo el número dos. Por fin fue catedrático por oposición en la Universidad de Santiago para la asignatura Disciplina General de la Iglesia y particular de España, el 29 de abril de 1879 y ello a pesar de las intrigas de Montero Ríos. Parece que la intervención del Ministro de Fomento, el Conde de Toreno, fue decisiva para la adjudicación de dicha plaza. En este destino sólo estuvo un curso académico, pues de esta Universidad solicitó el traslado a la cátedra de Instituciones de Derecho canónico vacante en la Universidad de Granada, destino que consiguió el 17 de abril de 1880.

Con la estabilidad económica que le dio la cátedra, decidió continuar sus estudios en el Seminario del cabildo de la Abadía del Sacro Monte, en donde se ordenaría sacerdote el 16 de junio de 1886, consiguiendo por oposición una canongía en dicha Abadía. Celebró su primera misa en su pueblo natal aquel mismo año y además obtuvo el cargo de profesor en Derecho canónico de dicho Seminario, en donde desde hacía poco se había fundado una Facultad de Derecho canónico.

En 1916 y tras cumplir los setenta años, solicitó del ministro autorización para seguir en su cátedra, circunstancia que le fue reconocida y que le permitió jubilarse dos años después.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Como han destacado los estudiosos de la pedagogía, Andrés Manjón dedicó todos sus esfuerzos y recursos económicos a la creación de centros docentes destinados a estudiantes marginados, preferentemente pobres y gitanos. Al final de su vida ya se habían implantado en más de treinta provincias. También se preocupó de formar a los docentes que explicarían en las Escuelas del Ave María, a través de lo que llamó Seminario de Maestros, pues estimaba que el profesor podía convertirse “en formador o deformador de caracteres” y que no podía existir una buena escuela si no había un buen maestro.

Debido a su carácter humilde y sencillo, rechazó durante su vida numerosos cargos y honores como el de caballero de la Orden de Carlos III, Abreviador de la Nunciatura, Auditor de la Rota, rector de la Universidad de Granada o Abad del monasterio del Sacromonte. También por su labor pedagógica en beneficio de los más desfavorecidos, recibió varios reconocimientos: en 1900 se le nombró Hijo Predilecto de Granada y, unos años después, de la Provincia de Burgos; en 1902 obtenía la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII y era nombrado consejero de Instrucción Pública por el Conde Romanones; en 1914, la junta de la Facultad de Derecho de Granada le propone para los premios contenidos en el Real Decreto de 6 de septiembre de 1908 para los catedráticos que se habían distinguido en el ejercicio de su cargo, y al morir en 1923 recibió honores militares.

Subir
 

Principales obras

Tradujo y anotó la obra de Camillo Tarquini, Instituciones de derecho público eclesiástico, seguidas de una disertación sobre el Pase Regio, del Syllabus y la Constitución "Pastor Aeternus" del concilio vaticano, de la que se hicieron varias ediciones, siendo la más antigua que hemos podido localizar la publicada en Granada por la Imprenta de José López Guevara en 1881.

Con un estilo claro y sencillo, sin florituras barrocas ni ampuloso lenguaje, publicó una obra o manual dirigida a sus estudiantes, Derecho eclesiástico general y español, publicada simultáneamente en 1885 en Granada, Imprenta de José López Guevara y París por A. Rojer y J. Chernoviz.

Sin embargo, la mayoría de sus escritos tuvieron como objetivo explicar sus avances en materia educativa y social, donde desterraba el sistema rígido, disciplinario, casi carcelario como lo consideraba Manjón, frente otros valores docentes como la tolerancia, socorro a los pobres y fomento de principios éticos y métodos de enseñanza humanista en donde la cordialidad, libertad y la importancia de los juegos y de las fluidas relaciones entre profesores y alumnos tenían un papel determinante. Dentro de este grupo de escritos pueden incluirse: Discurso leído en la solemne apertura del curso académico de 1897 a 1898 en la Universidad Literaria de Granada, publicado en la Imprenta José López Guevara, 1897.

Los padres de familia y el problema de la enseñanza / discurso leído en el Congreso Católico de Compostela por… ; con un prólogo de Victoriano Guisasola Menéndez, Madrid, Tipografía del Sagrado Corazón, 1902.

El pensamiento del Ave-María, Imprenta de las Escuelas del Ave María, 1900.

Subir
 

Fuentes

  • Archivo General de la Administración (A.G.A.), Expedientes de catedráticos, 5.1.19= 31/16122.
  • Fernández Espinar, Ramón, “Andrés Manjón, catedrático de la Facultad de Derecho de Granada (1880-1918)”, Revista de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, 6 (2003), pp. 535-548.
  • Martínez Dhier, Alejandro, “Manjón y Manjón, Andrés”, Diccionario crítico de juristas españoles, portugueses y latinoamericanos, vol. II (M-Z), editor y coordinador Manuel J. Peláez, Zaragoza, 2006, pp. 35-37.
  • Peramos, Francisco, El padre Manjón: un gran pedagogo, temas españoles, Imprenta Sucesores de Rivadeneyra, Madrid, 1954.
Subir

Pascual Marzal

21 de mayo del 2015

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.