banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

LEDESMA Y PALACIO, Jorge Mª (1847-1898)

Catedrático de Economía política y Estadística, y Hacienda Pública en la Universidad de Valladolid. Introductor y traductor de la obra del economista Luigi Cossa en España.

 

 

Datos biográficos

Natural de Zaragoza, nació el 22-04-1847, y falleció el 01-11-1898, en Zamora a los 51 años de edad. No tenemos información sobre el origen social y la profesión de su padre, Francisco de Ledesma, natural de Buberos (Soria), ni de su madre, Úrsula Palacios, natural de Ariza (Zaragoza). Contrajo matrimonio en 1878 con Mariana Reina Osorio, y, a su muerte, dejó cuatro hijos de corta edad (María, Pilar, Jorge y José).

No tenemos datos de su adscripción social, es posible que empezara su formación como seminarista, con pocos recursos económicos. Se confesaba de ideología católica y conservadora, próxima al Grupo de Oviedo y a Menéndez Pelayo, con quien tuvo relación epistolar, aunque no sabemos si sincera amistad: “Mi buen amigo y compañero. Felicito a Vd. por su digno y valeroso brindis en el banquete de los catedráticos. Si mi aplauso llega retrasado y es de poco valor por quien lo dá, le aseguro que es sincero y dado con toda voluntad al valeroso católico y sobrio catedrático, doble vínculo que nos une y por el cual me siento orgulloso en repetirme su affmo, amigo y compañero. S.s.q.b.s.m., En Madrid a 7 de junio de 1881” 

Subir
 

Formación

Comenzó estudios de Teología en la Facultad de Zaragoza, donde cursó dos años con Sobresaliente (“Fundamentos de Religión y Lugares teológicos” en 1862-1863; y primer año de “Teología Dogmática” en 1863-1864).

Licenciado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central, con nota de Sobresaliente en 19-09-1867. Premio extraordinario del Grado de licenciado en 28-09-1867. Doctor en Filosofía y Letras, con nota de Sobresaliente en 18-06-1867. No consta la fecha de expedición del título.

Con “La Gloriosa” regresó a Zaragoza, donde obtuvo el Grado de Licenciado en la Facultad de Derecho, Sección de lo Civil y Canónico, en 11-06-1869. En virtud de las reformas universitarias del Sexenio, alcanzó el Grado de Doctor en la misma facultad con nota de Sobresaliente, el 21-09-1869. Título expedido en 6-10-1876.

La memoria de Doctorado (de MIGUEL, 2003, págs., 199 ss.) fue defendida ante los profesores José Nadal, Decano, Pedro Benoy y Julián Pastor, realizándose sobre el tema: “¿Sería conveniente hacer extensivo a todo el territorio español, el principio proclamado por el Fuero de Aragón, de que tanto vale la cosa cuanto se da por ella, derogando en su virtud las leyes que permiten la rescisión del contrato por lesión?. Esta memoria (42 cuartillas, cosidas y numeradas), en contra de la obligatoriedad de publicación, se adjunta manuscrita al expediente.

No tenemos constancia alguna de viajes al extranjero para ampliar sus estudios.

Subir
 

Carrera académica

La carrera académica de Ledesma, como era habitual en la segunda mitad del siglo XIX, se caracteriza por su práctica dedicación a la docencia, sin más afán investigador que la traducción de unos manuales de economía. No tenemos noticias ni de participación en congresos, ni de viajes al extranjero. No podemos por menos de resaltar los “cortos vuelos”, por no decir la mediocridad de muchos integrantes de la Universidad española en la Restauración, sobre todo en provincias, sin más mérito que la antigüedad, más interesados por buscar un cómodo puesto docente y retribución que por la ciencia jurídica. (Sobre esta cuestión, PESET 1974, págs., 535 ss.)

En el caso que nos ocupa, es interesante porque Ledesma accedió a la Universidad desde una Cátedra de Instituto, de Geografía e Historia, en virtud del artículo 227 de la Ley Moyano; y, sus continuos cambios de destino, alegando un precario estado de salud, se dirigieron a ocupar una cátedra en una ciudad cercana a sus intereses, a resultas de la imposibilidad de ocupar una cátedra en la Central.

Auxiliar de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, nombrado por la Dirección General de Instrucción Pública (25-11-1867), tomó posesión en 7-12-1867, y cesó por supresión del mismo en 30-09-1868.

Auxiliar de la Facultad de Filosofía y Letras de Universidad de Zaragoza, nombrado por el Claustro de la Facultad (15-11-1868). Auxiliar en varias cátedras y nombramiento por la Facultad (21-10-1869 y 21-10-1870).

Sustituto de la Cátedra de Literatura española de la misma facultad, nombrado por el Claustro, 30-09-1872.

Opositor en varias cátedras de Geografía e Historia, Institutos de Palencia, Valladolid y Vitoria, curso 1871-1872, obteniendo tres votos, contra cuatro y mención honorífica.

Opositor a varias cátedras de Geografía e Historia, curso 1872-1873 en virtud de las cuales fue nombrado por unanimidad Catedrático de Instituto de Zamora.

Catedrático numerario de la asignatura Geografía e Historia del Instituto de Zamora, nombrado por Decreto de la República en virtud de oposición, el 7-04-1873, toma de posesión el 24-04-1873, con 2000 pts. de sueldo. Es evidente, por su expediente que Ledesma, utilizó esta cátedra como trampolín para ocupar una plaza en la Universidad.

Ya, entre 1872-1874, había firmado la Cátedra de “Legislación Comparada” en la Universidad de Madrid, además de las de “Ampliación de Derecho civil y códigos españoles”, de Barcelona y Oviedo; obtenida la plaza en el Instituto de Zamora, solicitó permanecer en Madrid (10-05-1873) mientras durasen las oposiciones, con el salario correspondiente, consultado el Rectorado de Salamanca, cabeza de la demarcación universitaria, se opone, y el Consejo de Instrucción pública, denegó la licencia en 31-05-1873.

Al ver frustradas sus expectativas en las cátedras, y siendo inminente su incorporación al Instituto, Ledesma, previa presentación de un certificado médico (08-08-1874), donde dos facultativos zaragozanos, profesores de medicina y cirugía, recomendaban: “por causa de la laringitis que efecto del vicio herpético viene padeciendo, la permanencia en Zaragoza, donde los vientos poco húmedos y fácilmente respirables le sirven bajo el concepto higiénico de verdadero complemento a la especifica medicación”, solicitó una licencia para quedarse en Zaragoza, hasta su total recuperación (10-08-1874). Son esclarecedoras las palabras del Director del Instituto de Zamora, donde pone de relieve su nula voluntad de incorporarse a su destino, más allá de sus dolencias. La licencia le fue denegada: “Se presentó en el instituto de mi cargo D. Jorge Mª Ledesma y Palacios el día 24 de abril de 1873 y en ese mismo día regresó a Madrid después de haber tomado posesión de su cátedra; de modo, Ilmo. Sr., que en esta ciudad permaneció sólo el tiempo necesario para tomar posesión; ausentándose enseguida a pretesto de hallarse interesado en ejercicios de oposición. Desde entonces hasta la fecha, unas veces con el propio pretesto de las oposiciones, otras con licencia del SR. Rector del distrito, otras con la de esa Ilma. Dirección y otras enfin al abrigo de las vacaciones de verano, explicado e interpretado todo conforme a sus deseos, han transcurrido más de diez y seis meses sin que haya podido recabarse su presentación a pesar de las excitaciones que se le han hecho, encareciéndole la necesidad permanente de servir a su cátedra y aun hacerse cargo de la Secretaría, para la que estaba también nombrado como catedrático mas moderno. Este es el hecho de verdad, y, cuando era de esperarse que al principio del curso podríamos contar con ese señor como uno más de los asistentes a su Cátedra y a la Secretaría, por lo mismo que tantas habían sido sus faltas desde la precipitada toma de posesión, nos encontramos con que emprende de nuevo ese mismo camino. Esta Dirección, Ilmo. Sr. quisiera ser con el Sr. Ledesma tan complaciente como lo ha sido hasta hoy, y quisiera serlo y, en gracia a los ejercicios de oposición en que se ha visto o pueda verse comprometido, y, en consideración a las dolencias crónicas o agudas que viene alegando en apoyo de sus pretensiones de licencia, unos y otras son muy atendibles y dignas del mayor respeto. Pero son ya tantas y tan reiteradas las prorrogas y tanto lo que de ellas se ocupa la pública murmuración, que el que suscribe faltaría a su deber si no lo revelase todo V.I.S. a fin de que, con convencimiento de causa, adopte la determinación que le parezca más oportuna. Sin negar al Sr. Ledesma la veracidad de sus afirmaciones, no deja de extrañarse que, cuando tan quebrantada se encuentra su salud, ni una vez siquiera se le haya ocurrido trasladarse a esta capital con objeto de ver si le probaba el país y podía conciliar el imperio del deber con el mejoramiento de su salud. Sano como es este país con aires puros, ricas aguas y esquisitos alimentos, bien podía el señor Ledesma haber proyectado su ensayo aunque no fuera mas que por tapar la boca a los que solo ven en él un profesor que se ausentó precisamente en el día mismo que tomó posesión y desde entonces sin levantar servicio alguno, está cobrando sueldo de una provincia, con la que no le ligan vínculos de ningún genero. No me negará esta Dirección que para ello le asiste un derecho incuestionable, pero hay derechos de los cuales solos e puede usar con esquisito tacto, con estrema circunspección. Al abrigo de estas consideraciones y de otras no menos entendibles que sabrá suplir la superior ilustración de V.S.I, cree la dirección del Instituto de Zamora, por más doloroso que le sea consignarlo, que a D. Jorge Mª Ledesma se deben denegar la licencia que solicita para vivir ausente de su cátedra, á no ser en caso de extrema necesidad, y se le señale un término breve y perentorio, dentro del cual deba presentarse a desempeñarla, bajo pena de declararla vacante…” (Informe de la Dirección del Instituto de Zamora, a 28-08-74).

Aunque no se sancionó a Ledesma, la situación en Zamora, o su salud, le hicieron concursar nuevamente a una asignatura más afín al mundo jurídico, y fue nombrado Catedrático numerario de la asignatura Economía Política y Legislación mercantil del Instituto de Tarragona, por oposición. R.O. de 13-06-1876, toma de posesión en13-08-1876, con 3000 pts. de sueldo.

No sabemos su grado de absentismo laboral, pero en 16-10-1876, giraba instancia solicitando, por meritos, participar en el concurso a la Cátedra de Geografía e Historia en la universidad de Zaragoza 16-10-1876. Dos meses antes lo había hecho para la Universidad de Oviedo. Finalmente, fue nombrado en virtud de concurso, por ser asignatura similar a la que ejercía como catedrático de Instituto, según el artículo arts. 177 y 227 de la Ley de Instrucción Pública de 1857 y arts.47 y 49 del Reglamento de 15-01-1870, Catedrático numerario de Economía política y Estadística de la Universidad de Oviedo, en virtud de concurso, nombrado por R.O, de 15-11-1876. Toma de posesión en 30-11-1876.

No sabemos si llegó a enseñar en Oviedo, pero, su objetivo era acercarse lo más posible a su domicilio, fijado en ese momento en Zamora. Así, en virtud de permuta con Adolfo Álvarez Buylla, fue nombrado por O.M. 10-07-1877 Catedrático numerario de Economía política y Estadística de la Universidad de Valladolid y tomó posesión el 24 de agosto de 1877, con sueldo de 3000 pts.

 

 

 Alegando motivos de salud, el absentismo laboral de Ledesma continuó. Ya en 26-09-1877, al comienzo del curso académico, se le concedió licencia, a la que renunció por encontrarse mejor y no interrumpir la buena marcha de las enseñanzas (27-10-1877). En 1878, se le concede licencia por salud, 29 de marzo, y se reincorporó el 25-05-1878. En marzo de 1979, se le había denegado, con informe negativo del Decanato, una licencia, sin sueldo, para “tomar baños minerales y restablecer su salud”; en 10-09-1879 vuelve a solicitarla con certificado médico “catarro vexical crónico con exarcebaciones graves” (3-09-1879). A pesar de la oposición del Decanato, el Rectorado da el visto bueno, y se concedió por el Ministerio, el 22-09-1879.

Por R.O de 01-01-1882 ascendió, al nº 284 del escalafón, secc8ª, y sueldo de 3.500 pts.

Por R.O. de 27 de abril de 1882, al nº 280, sec. 7ª, con antigüedad de 13-03-1882, y sueldo de 4000 pts.

Desde 1883, con motivo de la reforma Gamazo, y la creación de nuevas disciplinas, entre ellas la de Historia del Derecho, vio la oportunidad para llegar a la Corte. En 12 de noviembre de 1883, presenta Instancia, con informes favorables del Decano y Rector, para presentarse por concurso a la vacante de la primera Cátedra de Historia del Derecho en la Universidad de Central (NEIRA, 2000, págs., 104-105), que no ganó. Un año más tarde, en 1885, firmó instancia para participar en el concurso para la provisión de la Cátedra de doctorado de Literatura Jurídica, vacante en la Universidad Central. Casualmente, unos días antes había solicitado, con opinión adversa del Decanato, solicitud de licencia de dos meses por enfermedad, que el Rectorado concedió.

Por Real Decreto de 14-08-1884, se le encargó la Cátedra de Hacienda Pública, que desempeñó junto a la de Economía política, hasta su fallecimiento en 1898.

En 26-02-1885y en 31-05-1886, solicitó una de las categorías de ascenso en la Universidad de Valladolid, denegándosele ambas solicitudes.

En 1886 (R.O. 11-01-1886), sustituyó a Tomás de Lezcano y Hernández, por dimisión, en la Comisión del Ministerio de Educación Pública, que encargaba la recopilación en el Archivo de Simancas de la documentación para ampliar la “Historia de la Incorporación de Navarra y Portugal a España”, sin otro sueldo que el de Catedrático. La ventaja de este cargo parecía ser la exención de la docencia en Valladolid.

En 2-01-1888, solicitó una de las 15 categorías de ascenso vacantes en la facultad de Derecho de Valladolid. Por R.O. de 4-12-1889, fue ascendido al nº 210 del escalafón sueldo de 5000 pesetas, y antigüedad de 27-12-1889.

Por R.O. de 12-05 de 1891, fue ascendido a la categoría de ascenso, con la antigüedad de 3-09-1886. Pagados los derechos (155 pts., en pagos al Estado), se expidió el título en22-03-1886.

Por RO de 5 de febrero de 1895 fue ascendido al nº 145 del Escalafón, sueldo de 6000 pesetas, con la antigüedad de 27 de enero de 1895. En 20-03-1895 solicitó la concesión, con informe favorable del Decano, por concurso de una de las cuatro categorías honoríficas de término de la Facultad de Valladolid, anunciada en la Gaceta de febrero de ese año, que no consiguió.

En 18-091895 y 19-09-1897, se le llamó a Madrid a la Dirección General de Instrucción pública. Universidades “con el fin de conferenciar sobre ciertos asuntos relacionados con las enseñanzas de Derecho (pertinente licencia de la Universidad de Valladolid).

En 1898, meses antes de su fallecimiento, llevaba 30 años y 515 días de servicio y cursó una nueva petición para la categoría honorífica de término en la Universidad de Valladolid. (Hoja de servicios 5-07-1898) en ese momento ocupaba el nº 131 del escalafón.

A su muerte, que se produjo en Zamora, el 1 de noviembre de 1898,por “endocarditis crónica”, su viuda pleiteó por un aumento de la pensión que le asignaron (1250 pts. anuales) porque no se habían contabilizado los correctamente los años de servicio. Fue denegada su reclamación.

Fue vocal en varias oposiciones: Jurado permanente para exámenes y grados de la Facultad de filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza de 1868 a 1871; Juez de oposiciones á una cátedra de ampliación de Derecho civil y Códigos españoles, vacante en la Universidad de Sevilla el curso 1877-1878; Juez de oposiciones a una plaza de auxiliar de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, 1878-1879.otra en el curso 1881-1882; Juez de oposiciones a una plaza de auxiliar de la Facultad de filosofía y letras de la Universidad de Valladolid, 1879-1880; Juez de oposiciones a una plaza de Catedrático de Derecho romano, en la Universidad de Oviedo, 1882-1883; Juez de oposiciones a una plaza Catedrático de Economía Política en la Universidad de Zaragoza, 1883-1884.

No desempeño ningún cargo académico en la Universidad. 

Subir
 

Otras actividades y méritos

Individuo del Tribunal de exámenes de aspirantes a Procuradores de la Audiencia de Valladolid, durante 17 años (1878-1895)

Individuo de la junta Provincial del Censo de población de la Provincia de Valladolid, en los años 1877,1878, y 1887.

Juez del Tribunal de oposiciones a Notarias vacantes en el distrito de Valladolid, en 1882 y 1889.

Presidente del Tribunal de Oposiciones a Escuelas de niñas vacantes en el Distrito Universitario de Valladolid, mayo 1892.

Subir
 

 

Principales obras

Su principal aportación científica, fue la traducción de la manualística del economista Luigi Cossa, que se tradujo aquí antes que en Inglaterra, con gran éxito (Encyclopedia Britannica, 11 Ed., 1911). Estas obras, que alcanzaron una difusión enorme, fueron presentadas al dictamen del Consejo de Instrucción Pública, en 1879, como medio de ascenso y para convertirse en manuales didácticos (PESET, 1988, págs., 1002-1003). En esta fecha, seguía rigiendo formalmente el sistema de listas de manuales, finiquitado en 1881, lo que aseguraba el monopolio ideológico, pero reducía la calidad y avance científico (NEIRA, 2001, págs., 33-34). El juicio negativo, tuvo más que ver con el trabajo de Ledesma, que con la calidad de las obras, a las que no ve entidad para convertirlas en libros de texto.
“Dictamen negativo de 07-1879. Consejo de Instrucción pública (Vaamonde, Hysern, marques de Roca, pered, Rivera, Palón , Vallin, Peironcely, Nuñez de Arce, Santero, Rector de la Universidad, Colmeiro, Aguilar, Magaz, Barrantes).
“eleva al Gobierno dos exposiciones, una de 24 de abril próximo pasado, terminante a que sean declarados libros de texto la Guía para los estudios de la Economía política y los Elementos de economía política, ambas obras debidas a la pluma de D. Luis Cossa, profesor de la Universidad de Pavía, vertida al castellano por el exponente y otra de 24 de septiembre último manifestando el deseo de que el Consejo califique el trabajo para los efectos del art. 232 de la Ley de 9 sep de 1857).
La guía, no es, ni puede ser como su mismo título indica, un libro de texto. Contienen muchas y muy curiosas noticias bibliográficas relativas a la ciencia económica; pero está muy lejos de la exposición metódica de las doctrinas que la constituyen. Los elementos, más que compendio, son un epítome de Economía política encerrado en 120 páginas en 8º. Hablando con propiedad es el programa razonado de un breve curso de economía política. Sea cualquiera el juicio del Consejo acerca del merito de estas obras, no es llegado el momento de hacer ninguna declaración en el sentido que desea el traductor, y por tanto debe aplazarse para cuando se formen o reformen las listas oficiales de las obras de texto.
Respecto al segundo extremo observará el Consejo que el Sr. Ledesma no hizo más que traducir las obras referidas; que no se tomó el trabajo de rectificar algunas inexactitudes del autor, cuando trata de escritores españoles; y, en fin, que no ilustra con una sóla nota el texto, vertido palabra por palabra al castellano. Por ejemplo, dice Cossa que el Jesuita Mariana en su conocida obra De rege at regimini instittutione (1598) se ocupa de la moneda y de los precios; y es bien sabido en España que el P. Mariana publicó el famoso tratado De regis institucionae (no regiminis) en 1599, y en 1609 su discurso sobre la moneda de vellón, De monetae mutatione al que se alude en el pasaje citado (V. Guía para el estudio de la Economía política, pagina 133).
Dice más adelante que no faltaron ene España, a pesar de que se la suele considerar incapaz de toda original especulación científica, cultivadores de los estudios económicos en el siglo XVII (Guía, pagina 140). Hubiera podido o debido el Sr. Ledesma oponer a este inconsiderado juicio del profesor Cossa, sin salir del campo de la Economía política, el Dialogo de Albert Sernizzi en el cual se proclama la libertad de comercio en 1624; Dialogo que cita el autor referido, contradiciendo su anterior aseveración, (Guía, pag.152); y también hubiera podido añadir el traductor que fue el P. Márquez quien primero apuntó la idea de establecer una moneda internacional o universal para facilitar los cambios y en genera ltodas las relaciones del comercio entre los diversos estados que tiene entre sí frecuente contratación. (El gobernador cristiano, libro 2º, cap.39, Amberes, 1625).
En vista de estos y otros descuidos del traductor que se omiten en gracia de la brevedad, asi como de la Real Orden de 1861, que declara título preferente para ascender en categoría, la publicación de obras y de otros trabajos literarios o científicos original y de verdadera importancia. El Consejo es de dictamen que no ha lugar a declaración que solicita el catedrático D. Jorge Mª Ledesma…”.

Es curioso constatar que las mismas obras seguían figurando en la hoja de servicios de 1895, como presentadas al examen del Consejo, cuando el dictamen fue negativo y databa de 1879. No sabemos si posteriormente hizo un nuevo intento, añadiéndoles apéndices bibliográficos, o bien quiso silenciar el resultado.

Guia para el estudio de la Economía política, Madrid, 1877. (Traducción del original del prof. Luigi Cossa),2ª Ed, comentada y ampliada, Madrid, 1878.

Elementos de economía política. III Tomos. (Traducción del original del prof. Luigi Cossa). Tomo I, Economía social, y Tomo III, Hacienda Pública. Madrid, 1878. Traducción. Se añade un apéndice bibliográfico español original, en la ed. de 1884.

Introducción al estudio de la Economía política, (Traducción del original del prof. Luigi Cossa), (Traducción del original del prof. Luigi Cossa), Madrid, 1883.

Programa de Economía política y estadística (1885)

Programa de Hacienda Pública.(1886)

“La protección arancitaria” Discurso inaugural de la apertura de curso en la Universidad de Valladolid. Curso 1888-1889. (Biblioteca de Derecho, Fondo Antiguo, D30813).

 

 

Subir

Fuentes

  • AGA, Educación, Expediente personal, 31/16034, leg.829, nº 26.
  • AGA, Clases pasivas, Mariana Reina Osorio, vda. de Ledesma. TOPOGRAFICO, 12. 51-60, caja 21323.

Referencias

  • Manuel MARTÍNEZ NEIRA, , Los orígenes de la Historia del Derecho en la Universidad española, CIAN, nº 3, 2000, págs., 71-164.
  • Manuel MARTÍNEZ NEIRA El estudio del Derecho. Libros de texto y planes de estudio en la Universidad contemporánea. Biblioteca del Instituto Antonio de Nebrija de Estudios sobre la Universidad, 4, Dykinson, Madrid, 2001.
  • Aurora de MIGUEL ALONSO, “Los estudios de doctorado y el inicio de las tesis doctorales en España 1847-1900), Archivos universitarios e Historia de las Universidades, Dykinson, Madrid, 2003, págs., 197-222.
  • José Luis y Mariano PESET REIG, La Universidad española (siglos XVIII-XIX), Despotismo ilustrado y revolución liberal, Taurus, Madrid, 1974.
  • José Luis PESET REIG, “El Real Consejo de Instrucción Pública y la restauración canovista”, Hispania 48/170 (1989), págs., 984-1030.

 

Carmen Losa Contreras.

27-05-2013.

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.