banner diccionario

Última actualización: 03/02/2014

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

LEAL Y RUIZ, Andrés (1799-1851)

Enseñó sucesivamente en las Universidades de Osma, Alcalá de Henares y Madrid, impartiendo docencia en distintas materias. A partir de 1837, resultó elegido Diputado a Cortes por la provincia de Soria en ocho Legislaturas. Al producirse su fallecimiento, era Diputado y Decano de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central.

 

Datos biográficos

Nació en Alcubilla del Marqués (Soria) el 29 de noviembre de 1799. Fueron sus padres Ginés Leal y María Ruiz. Sus abuelos paternos se llamaban Pedro Leal y Ana Zerbero, y sus abuelos maternos Diego Ruiz y Tomasa Cubilla. El 9 de noviembre de 1827 se casó en Alcalá de Henares con María Bernarda Eustaquia Marugán. El matrimonio tuvo seis hijos: José, Federico, María de la Purificación, Juliana (conocida como Julia), Ricardo y Dolores. Falleció en Madrid a las 4 de la tarde del día 17 de enero de 1851 a causa de un ataque de “apoplejía cerebral aguda”. Su esposa murió muchos años después: el 2 de agosto de 1883.

Se conserva una extensa “Necrología de D. Andrés Leal y Ruiz”, incluida en el manuscrito conservado en la Biblioteca de la Universidad Complutense Necrología de varios catedráticos de la Universidad Central: acta del Claustro de 19 enero de 1851: Elogios fúnebres de D. Pedro Castelló y Roca, de D. Joaquín Lumbreras, de D. Mariano de la Bodega y Merodio, de D. Vicente González Arnao, de D. Prudencio M. Berriozabal, de D. Tomás Palacios y Alamín, de D. Andrés Leal y Ruiz, D. Santiago Martínez Domínguez, de D. Mariano Echavarria, de D. Manuel José Pérez, Madrid, 1844-1851. Se desconoce la identidad del autor de la necrología de Andrés Leal. Al final de dicho escrito, figuran unos versos dedicados a la memoria de Andrés Leal que fueron compuestos por su discípulo Benito Gutiérrez, que por entonces estaba haciendo el servicio militar y llegaría a ser también catedrático de la Universidad Central. Pero consta que Benito Gutiérrez no es el autor de la necrología. Aunque la mencionada necrología proporciona una rica información biográfica sobre Andrés Leal, adolece también de algunos errores. Por ejemplo, indica como fecha de nacimiento de aquél el 30 de noviembre de 1801, lo que está en contradicción con la copia de la partida de bautismo que se conserva en el AGA.
 

Subir
 

Formación

Obtuvo una beca de número en el Seminario Conciliar de Santo Domingo de El Burgo de Osma, en el que residió ocho años, estudiando simultáneamente diversas materias en la Universidad de Osma (Real Universidad de Santa Catalina de El Burgo de Osma).

Superó en esa Universidad tres cursos de Artes, cuatro de Instituciones teológicas, uno de Hebreo, otro de Sagrada Escritura y Moral, otro de Historia eclesiástica y uno más de Sagrados Cánones. Se le conmutó “el curso De religione, reputado según el plan de estudios que entonces gobernaba por 8º de Teología, por dos años de explicación en la cátedra de Filosofía, que regentaba en propiedad en la propia Universidad”.

En la Universidad de Osma recibió los grados académicos de Bachiller, Licenciado y Doctor en Teología, previa la realización de los ejercicios correspondientes, que aprobó nemine discrepante.

Durante el curso 1824-1825, tras producirse la segunda restauración absolutista, se trasladó a la Universidad de Zaragoza para estudiar Leyes, tratando así de eludir la persecución desatada contra los partidarios del sistema constitucional, entre los que figuraba destacadamente Andrés Leal.

Obtuvo en la Universidad de Zaragoza el grado de Bachiller en Leyes a claustro regular nemine discrepante.

En 1826 se trasladó a la Universidad de Alcalá de Henares, recibiendo en ella los grados de Licenciado y Doctor en Leyes nemine discrepante.

 

Subir
 

Carrera académica

El 5 de diciembre de 1818 fue nombrado por el Rector y el Claustro de la Universidad de Osma sustituto de la cátedra de Metafísica, que se hallaba vacante y que desempeñó hasta el 30 de septiembre de de 1819.

En virtud de la correspondiente oposición, fue nombrado el 16 de octubre de 1819 catedrático en propiedad de Física en la Universidad de Osma. Tomó posesión el 18 de octubre de 1819.

En 1820 fue nombrado moderante de la Academia de Filosofía por el Claustro de la Universidad de Osma, desempeñando ese cargo por dos años.

A raíz del traslado de la Universidad de Alcalá a Madrid producido a finales de 1822, se le adjudicó una cátedra en la Universidad Central, pero los sucesos subsiguientes al derrocamiento del sistema constitucional que había estado vigente durante el Trienio Liberal impidieron que tomara posesión de aquella cátedra.

En el último tercio del curso 1827-1828 fue sustituto pro universitate de la cátedra de quinto año de Teología y De vera religione en la Universidad de Alcalá.

En 1827 obtuvo por oposición una cátedra de Filosofía en la Universidad de Alcalá.

El 6 de julio de 1828 fue nombrado, también mediante oposición, catedrático de Instituciones de Derecho Patrio de la Universidad de Alcalá. Tomó posesión el 14 de julio de 1828.

El 15 de febrero de 1829 obtuvo, por concurso, el nombramiento de catedrático de ascenso de Práctica Forense en la misma Universidad. Tomó posesión el 19 de febrero de 1829.

El 20 de agosto de 1829 fue nombrado, mediante concurso, catedrático de término de Novísima Recopilación en la Universidad de Alcalá. Tomó posesión el 26 de agosto de 1829.

Tras producirse el traslado de la Universidad de Alcalá a Madrid, pasó a enseñar Novísima Recopilación en la Universidad de Madrid desde el curso 1836-1837 hasta el curso 1839-1840. Además, a lo largo de ese periodo de tiempo se encargó también de la docencia de otras materias: Economía Política (desde el curso 1836-1837 hasta el curso 1839-1840, ambos inclusive) y Derecho Político (1837-1838).

A causa del pronunciamiento producido en septiembre de 1840, fue separado de su cátedra.

A petición de la propia Universidad de Madrid, fue repuesto en la cátedra mediante Orden de la Regencia provisional del Reino de 22 de febrero de 1841, quedando al frente de la Academia teórico-práctica de Jurisprudencia hasta el curso 1844-1845.

En el curso 1845-1846 pasó a enseñar Códigos civiles españoles, disciplina que continuaría impartiendo hasta su fallecimiento.

En el Proyecto del escalafón general de los catedráticos de universidad publicado en 1846, se le computaron 26 años y 14 días como tiempo efectivo de antigüedad como catedrático en propiedad hasta el 1 de noviembre de 1845, lo que significa que también se tuvo en cuenta el periodo de tiempo en el que estuvo separado de la cátedra.

Mediante Real Orden de 27 de febrero de 1846, fue nombrado Decano de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Madrid, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento.

Fue Rector interino de la Universidad de Madrid en 1847 y en los meses de marzo y mayo de 1848. Durante su mandato, tuvo que hacer frente a diversas protestas y revueltas estudiantiles, alguna de ellas especialmente violenta.

Murió en Madrid el 17 de enero de 1851, cuando aún se encontraba en activo como catedrático.
 

Subir
 

Otras actividades y méritos

En su juventud militó en las filas de los liberales exaltados, participando en 1820 junto con otros estudiantes de la Universidad de Osma en una sublevación en apoyo del pronunciamiento de Riego en Cabezas de San Juan, que propició la restauración del sistema constitucional.

Como partidario que era del régimen constitucional, fue sometido a persecución tras el Trienio Liberal, pero, aunque tuvo algunos contratiempos, no sufrió represalias graves, porque, al parecer, se le reconoció el mérito de haber defendido en varias ocasiones al Obispo de Osma y a otros eclesiásticos de esa diócesis frente a los intentos de agresión perpetrados por milicianos nacionales, correligionarios de Andrés Leal.

Después de la segunda restauración absolutista, intentó apartarse de la vida política y refugiarse en el servicio a la Iglesia Católica, presentándose a un concurso de curatos convocado en la Archidiócesis de Toledo. Hizo ejercicios brillantes, pero no obtuvo plaza a causa de los informes desfavorables emitidos por el Obispo de Osma.

Por otra parte, una vez derrocado el régimen constitucional, inició un proceso personal de moderación ideológica. En una Relación de méritos fechada el 28 de enero de 1828, se encuentran claros indicios acerca de ese proceso, como se desprende de las siguientes afirmaciones: “Últimamente consta que, durante el llamado gobierno revolucionario constitucional, no ha sido miliciano nacional, ni ha pertenecido a ninguna asociación pública ni secreta; que ha manifestado y dado pruebas de amor a favor de los sagrados derechos del Altar y el Trono, y que su conducta moral, por otra parte, es la mejor”.

Pero el autor de la necrología mencionada afirma que perteneció “por largo tiempo a la milicia nacional”.

Desde luego, resulta más verosímil la versión que ofrece la necrología acerca de la pertenencia de Andrés Leal a la milicia nacional. La Relación de méritos aludida es un documento de parte presentado en 1828 por el propio interesado, que, por entonces, estaba intentaba reconciliarse plenamente con la Corona. Por el contrario, el autor de aquella necrología es un tercero que, además de poner de manifiesto un detallado conocimiento de la vida de Andrés Leal, se pronuncia con rotundidad sobre aquel extremo y escribe cuando Andrés Leal ya ha muerto.

Tras el fallecimiento de Fernando VII, Andrés Leal militó en el Partido Moderado.

Fue elegido Diputado a Cortes por la provincia de Soria en ocho elecciones, celebradas entre 1837 y 1850.

El autor de la necrología citada indica que Andrés Leal tenía escasas dotes oratorias, y que “jamás tomó la palabra en las Cortes”, aunque trabajó intensamente en diversas secciones y comisiones.

El 6 de septiembre de 1826 se recibió de abogado de los Reales Consejos. Llegó a ser el “abogado de más negocios de Alcalá, y no pocas veces consultado de la Corte”. Actuó como abogado del Arzobispado de Toledo y de varios Obispados, así como de los “conventos de más nombradía de Alcalá”.

Dice el autor de la necrología que Andrés Leal se dedicó “a la política quizá más de los que convenía a sus propios negocios, pues en vez de medrar a costa de ella, como generalmente se hace, Leal hubo de cerrar su bufete, que no dejaba de ser concurrido en los primeros años de su estancia en la Corte, y jamás pidió ni obtuvo del Gobierno gracia alguna para sí ni para su familia”.

En 1827 fue nombrado Fiscal de Rentas, pasando en 1833 a ejercer el cargo de subdelegado de Hacienda de Alcalá. Cesó en 1837.

Desde 1829 hasta 1837 fue asesor de la Comandancia de Armas y Colegio de Artillería de Alcalá.

Desde 1829 hasta 1834 desempeñó el cargo de vocal asesor de la Comisión de agravios en los reemplazos para el ejército.

En 1838 fue designado Comisionado regio para visitar los Colegios de las Escuelas Pías.

El 26 de junio de 1844 fue nombrado vocal del Consejo de Instrucción Pública. Participó en la elaboración de los tres planes de estudios aprobados desde entonces hasta su fallecimiento, especialmente en el plan de estudios de 1850.

En agosto de 1844 recibió el nombramiento de secretario de la Comisión electoral de Madrid.

Por Real Decreto de 7 de febrero de 1849, fue nombrado Comisionado regio para la inspección de la agricultura general del Reino en la provincia de Soria.

Se le concedió la Cruz de Isabel la Católica.

Andrés Leal llegó a reunir una importante biblioteca privada de obras sobre materias jurídicas, economía y política.
 

Subir
 

Principales obras

En la necrología citada se dice que, a finales de los años veinte del siglo XIX, Andrés Leal había redactado en colaboración con Pedro Gómez de la Serna el primer tomo de unas Instituciones de Derecho Patrio, y que el manuscrito de esa obra fue aprobado por el Gobierno, pero no llegó a publicarse “por motivos que son ajenos de este sitio”, de suerte que Pedro Gómez de la Serna culminaría aquel proyecto en colaboración con Juan Manuel Montalbán.

Subir
 

Fuentes

  • AGA, Hacienda, caja 20457, TOP. 12/51-60, exp. pl. nº 749 (expediente sobre pago de pensiones a favor de Julia Leal Marugán, hija de Andrés Leal y Ruiz)
  • AHN, Consejos, leg. 13349, exp. 43, relación de méritos.
  • Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.
  • “D. Andrés Leal y Ruiz. Decano de la Facultad de Jurisprudencia de Madrid”, necrología incluida en el manuscrito conservado en la Biblioteca de la Universidad Complutense Necrología de varios catedráticos de la Universidad Central, que fue redactado por Vicente de la Fuente. Se desconoce la identidad del autor de la necrología de Andrés Leal. Al final de dicho escrito, figuran unos versos dedicados a la memoria de Andrés Leal que fueron compuestos por su discípulo Benito Gutiérrez, que por entonces estaba haciendo el servicio militar y llegaría a ser también catedrático de la Universidad Central. Pero consta que Benito Gutiérrez no es el autor de la necrología. El documento mencionado ha sido editado por Manuel Martínez Neira como apéndice de su libro La creación del cuerpo de catedráticos de universidad (1812-1857). Un estudio histórico-jurídico, Madrid, 2013, pp. 261-358.
  • Manuel Martínez Neira, Escalafón de antigüedad de los catedráticos de las universidades del reino. 1847-1857, Madrid, 2011 (consultado en versión digital).
  • Manuel Martínez Neira, Proyecto del escalafón general de los catedráticos de universidad en 1846, Madrid, 2012 (consultado en versión digital).
  • Jesús A. Martínez Martín, Lectura y lectores en el Madrid del siglo XIX, Madrid, 1991.
     

 

Subir

Manuel Cachón Cadenas

17 de enero de 2013/3 de febrero de 2014

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.