banner diccionario

Última actualización: 08/04/2015

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

GUTIÉRREZ-ALVIZ ARMARIO, Faustino (1915-2006)

Catedrático de Derecho Romano en las Universidades de la Laguna, Santiago de Compostela y Granada. Posteriormente, ocupó la cátedra de Derecho procesal de la Universidad de Sevilla, en la que permaneció desde 1946 hasta su jubilación en 1985, y donde desempeño los cargos de secretario, vicedecano y decano de la Facultad de Derecho. Publicó algunas obras que disfrutaron de amplio reconocimiento, si bien sobresale, principalmente, por su magisterio en la formación de un importante elenco de procesalistas.

 

Datos biográficos

Faustino Gutiérrez-Alviz Armario nació el 17 de octubre de 1915 en Sevilla, siendo hijo legítimo de José Gutiérrez Armario, natural de Medina-Sidonia (Cádiz), y de Manuela Alviz y Pablo, natural de Villabelayos (Logroño), y nieto, por línea paterna de José Gutiérrez y María Antonia Armario, naturales de Arcos de la Frontera, y por la materna de Pedro Alviz y de Anselma Pablo, naturales de Villabelayos. Estuvo casado con María del Carmen Conradi Rodríguez y tuvo con ella séis hijos: Faustino (también catedrático de Derecho procesal), Miguel Ángel, Leopoldo, José María, Manuel y Pablo (notario). Falleció el 9 de septiembre de 2006 en Sevilla.

Subir
 

Formación

El 7 de agosto de 1931 obtuvo el grado de Bachiller en el Instituto de los Escolapios de Sevilla.

En 1932 inició en la Universidad de Sevilla estudios de la Licenciatura en Derecho, que se prolongaron hasta el curso 1939-1940, consiguiendo dieciséis matrículas de honor, dos sobresalientes y un aprobado. El 14 de marzo de 1940 superó los ejercicios conducentes a la obtención del Grado de Licenciado, obteniendo la calificación de sobresaliente. El 8 de abril de 1940 el tribunal constituido al efecto acordó la concesión en su favor de uno de los dos premios extraordinarios de Licenciatura otorgados en ese año.

El 21 de mayo de 1941, tras defender en la Universidad Central una tesis de tema libremente elegido, Los bienes de difuntos en el derecho indiano, obtuvo el título de doctor con la calificación de sobresaliente. En esta etapa de formación, estuvo bajo la tutela del romanista Francisco de Pelsmaeker Ivañez.

Subir
 

Carrera académica

En el curso 1939-1940 fue profesor ayudante de clases prácticas de Derecho Romano y de Derecho Civil en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Después, en virtud de una orden ministerial de 14 de febrero de 1941, fue nombrado profesor auxiliar temporal en la misma Facultad de esta universidad, tomando posesión el 26 febrero. En el curso 1941-1942 fue prorrogado en este puesto y como encargado de la cátedra de Derecho Procesal por una orden ministerial de 1 de agosto de 1941. También fue prorrogado para el curso 1942-1943 mediante una orden ministerial de 25 de julio de 1942.

En mayo de 1943 solicitó ser admitido a la oposición de turno libre convocada por una orden de 3 de abril de 1943 para la provisión de una cátedra de Derecho Romano de la Universidad de Granada.

El 30 de diciembre de 1943, y en virtud de oposición libre, fue nombrado catedrático numerario de Derecho Romano de la Universidad de La Laguna. Tomo posesión el 11 de febrero de 1944, con el sueldo de 12000 pesetas anuales.

En marzo de 1944 solicito la cátedra de Derecho Romano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela anunciada a concurso de traslado. Siendo el único aspirante, no requiriéndose, por haber ingresado en la enseñanza con posterioridad a la guerra civil, expediente de depuración, y contando con la aprobación del Rectorado de la universidad convocante, fue nombrado para la plaza mediante una orden ministerial de 12 de mayo de 1944. No obstante, habiendo solicitado realizar la toma de posesión en Sevilla, donde residía en su período de vacaciones, y admitida su petición, ésta se celebró el 13 de junio de 1944.

Por una orden ministerial de 3 de julio de 1944, pasó a desempeñar, en virtud de permuta, la cátedra de Derecho Romano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada.

Habiendo sido anunciada, mediante una orden ministerial de 5 de junio de 1946, la provisión por concurso de traslado de la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Sevilla, concurrieron a la plaza Faustino Gutiérrez-Alviz y Miguel Royo Martínez, catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Zaragoza. Pero, al presentar éste último su renuncia, nuestro personaje fue nombrado para la cátedra en virtud de una orden ministerial de 4 de noviembre de 1946. Su toma de posesión se realizó el 12 de noviembre. Parece ser que en su cambio de orientación hacia el derecho procesal tuvo gran influencia su estrecha relación con el profesor Leonardo Prieto Castro.

Fue Secretario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, habiendo tomado posesión del cargo el 20 de enero de 1948.

El 25 de septiembre de 1954 fue designado, por acuerdo unánime de la Junta, Vicedecano de la Facultad de Derecho. Su nombramiento se produjo el 2 de octubre, tomando posesión en la misma fecha.

En sesión de la Junta de Facultad, celebrada el 11 de enero de 1958, fue elegido Decano tras un debate y la consiguiente votación entre los profesores numerarios presentes, que arrojó un balance de seis votos a su favor, uno para Alfonso de Cossío y Corral y uno para Francisco de Pelsmaeker e Ibáñez. Se nombramiento se realizó el 8 de febrero de 1958 y tomó posesión el 10 de febrero. Con posterioridad, habiendo expirado su mandato, el 10 de febrero de 1961, y a propuesta de los propios integrantes de la Junta de Facultad, fue reelegido para dicho cargo tras una votación que dio como resultado nueve votos a su favor y el voto en blanco formulado por él mismo. El Ministerio de Educación Nacional le confirmo en su puesto el 21 de mayo. Permaneció en el puesto de Decano hasta 1965.

En agosto de 1949, habiendo obtenido una de las pensiones otorgadas por la Dirección General de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores, solicitó la concesión de una licencia de tres meses para realizar una estancia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Roma.

El 14 de julio de 1954 fue autorizado por el rectorado para realizar un viaje por Francia e Italia para fines relacionados con su cátedra.

El 29 de julio de 1963 fue autorizado por el Ministro de Educación para trasladarse a Francia y Gran Bretaña durante las vacaciones estivales.

Como catedrático de Derecho procesal, dirigió todas las tesis doctorales vinculadas a esta disciplina defendidas en la Universidad de Sevilla entre los años 1955 y 1985. Así, bajo su dirección, obtuvieron el grado de doctor en la universidad hispalense: Manuel Morón Palomino, La nulidad en el proceso civil español (1957); Jerónimo Infantes Florido, El allanamiento a la demanda en el proceso civil español (1957), Manuel González Aguilar, Hacia una reforma de los interdictos (1962), José Almagro Nosete, La prueba de informes en el proceso civil (1966), Manuel Gómez del Castillo y Gómez, El fundamento y la extensión de la jurisdicción militar (1972), Manuel Domínguez Moreno, El secretario judicial en el proceso civil español (1976), Julio García Casas, Vía gubernativa y proceso civil (1974), José Martín Ostos, Para mejor proveer en el proceso civil español (estudio doctrinal, legislativo y jurisprudencial) (1976), Vidal Estepa Moriana, Nuevas orientaciones sobre la historia del juicio ejecutivo en España (1976) y Víctor Moreno Catena, El secreto en la prueba de testigos en el proceso penal (1979). Entre sus discípulos se cuenta también su hijo Faustino Gutiérrez-Alviz y Conradi, quien, sin embargo defendió su tesis doctoral, Il procedimento monitorio nel diritto comparato, en Bolonia, en 1971, bajo la dirección de T. Carnacini.

Se jubiló como catedrático en 1985.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Académico y director, durante tres mandatos, de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, en la que ingresó en 1952 con un discurso sobre la libertad y la autoridad de la doctrina pontificia. En el año 2001 recibió la medalla de honor del Instituto de Academias Andaluzas.

Abogado del Ilustre Colegio de Sevilla desde el 30 de noviembre de 1946.

Fue presidente del Consejo de Administración de la Editorial Sevillana, que publicaba el Correo de Andalucía.

También se dedicó a la actividad política, alcanzando la presidencia de la Democracia Cristiana que, más tarde, acabaría integrándose en Unión de Centro Democrático.

Subir
 

Principales obras

Su tesis doctoral, titulada Los bienes de difuntos en el derecho indiano, fue publicada en los Anales de la Universidad Hispalense (1941-1942). Más tarde, apareció en Estudios Jurídicos, Sevilla, Servicio de Publicaciones de la Universidad, 1978.

Otras obras destacadas son el Diccionario de derecho romano, Madrid, Reus, 1948, La postulación procesal. Representación y defensa, Madrid, Colegio Nacional de Secretarios Judiciales, 1965, y La justicia según la Constitución portuguesa de 2 de abril de 1976, Madrid, 1976.

Otros trabajos reseñables son “Los Gracos. Notas sobre una revolución fracasada”, en Boletín de la Universidad de Granada, 1944, “Dos nuevos intentos americanos de codificación procesal civil: los proyectos Couture y Ducondray”, en Revista de Estudios Americanos, 1949. Merecen también ser mencionados: El embargo preventivo sin documento cualificativo previo, En torno al pacto sobre costas en nuestro sistema procesal: representación y probidad, El principio de probidad en el proceso civil y Acerca del proceso como institución.

Lo principal de su obra está recogido en Estudios Jurídicos, Sevilla, Secretariado de Publicaciones de la Universidad, 1978, donde entre otros se incluyen sus valiosos informes sobre los proyectos de bases del Código Procesal Civil y de la Ley orgánica de la Justicia. El primer volumen se dedica a sus aportaciones al derecho romano y el segundo a las correspondientes al derecho procesal.

En las oposiciones en las que ganó su primera cátedra presentó los siguientes trabajos inéditos: La usucapión originaria y los requisitos “iustacausa” y “bona fides”, Algunas notas sobre la “lesio enormis”, Bosquejo del “pignus in causa indicati captum”, Programa para un curso de Historia e instituciones de Derecho Romano y Vocabulario elemental de Derecho Romano. También hay noticia de que realizó una traducción de Las acciones en el Derecho privado romano de Arangio Ruiz. Además fue autor del prólogo a la obra de M. Morón Palomino, La nulidad en el proceso civil español, Barcelona, 1957.

Subir
 

Fuentes

  • AGA. Caja 32/15486. Expediente 9335/58.
  • AGA. Caja 31/1865. Expediente 10799-54.
  • AGA. Caja 31/01777. Expediente 10730-24.
  • AGA. Caja 92069. Expediente 16.
  • AGA. Caja 92698. Expediente 1.
  • A. Merchán Álvarez, Doctores iuris de la Real Fábrica de Tabacos: una aproximación a la cultura jurídica hispalense en la segunda mitad del siglo XIX, Sevilla, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2002, pp. 91-94.
  • A. Merchán Álvarez, “Faustino Gutiérez-Alviz Armario. Maestro de procesalistas”, Diario el Mundo, 16 de septiembre de 2006, p. 9.
  • V. Moreno Catena (coord.), Problemas actuales de la justicia: homenaje al Prof. Faustino Gutiérrez-Alviz y Armario, Valencia, Tirant lo Blanch, 1988.
  • Manuel J. Peláez, “Las oposiciones a cátedras de Derecho Romano de 1943 (Álvaro D’Ors Pérez-Peix, Faustino Gutiérrez Alviz y Francisco Hernández Tejero”, en Revista de Estudios Histórico-jurídicos, 30 (2008), pp. 505-537.
Subir

Manuel Ángel Bermejo Castrillo

27 de julio del 2014

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.