banner diccionario

Última actualización: 11/12/2014

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

FALGUERA i PUIGURIGUER, Félix María de (1811-1897)

Catedrático de Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos y de las actuaciones judiciales de la Escuela Superior de Notaría de Barcelona desde 1844. En 1883 pasó a desempeñar la cátedra de Redacción de instrumentos públicos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, siendo confirmado en 1884 en la de Derecho procesal civil, penal, canónico y administrativo y Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos. Permaneció en este puesto hasta su jubilación en 1892. Fue autor de un amplio número de obras y artículos, en su mayoría relacionados con materias propias del Notariado y de su enseñanza. Ha sido considerado como la principal autoridad española del siglo XIX en el campo del derecho notarial y una figura clave en la conservación y modernización del derecho civil catalán.

 

Datos biográficos

Nació en Mataró, Barcelona, el 28 de enero de 1811 y falleció en Barcelona el 30 de agosto de 1897. Hijo del notario Félix Falguera y Catalá, carecemos de datos acerca de sus restantes vinculaciones familiares. Merece destacarse que se vio implicado en una causa penal por su supuesta participación en un delito de lesiones, que determinó su ingreso en prisión y su separación durante varios años de la cátedra.

Subir
 

Formación

En la primera etapa de sus estudios, cursó en el seminario conciliar de Barcelona tres años de gramática latina (1818 a 1821), dos años de retórica y poética (1821 a 1823) y tres de lógica, matemática, física, metafísica y ética (1823 a 1826).

Según su biógrafo, Marsal Guillamet, se inició en la práctica notarial en la escribanía de guerra de Cataluña, ocupada por su padre, el notario y catedrático de Notaría, Félix Falguera y Catalá. El 21 de junio de 1833, habiendo conseguido la dispensa de edad, obtuvo por oposición el título de Escribano y Notario público otorgado por el Real Colegio de Número de Barcelona. Posteriormente, asistió, un año como oyente y cuatro años (1828 a 1832) como alumno matriculado, a las cátedras públicas que tenía establecidas el Colegio de Escribanos y Notarios de la Audiencia de Barcelona para la enseñanza de Notaría; obtuvo en todos ellos la nota de sobresaliente. También, entre 1832 a 1834, actuó como sustituto del primero y el segundo curso de dicha enseñanza.

Más tarde, realizó estudios de leyes, que concluyó en 1840, en la Universidad de Barcelona, habiendo obtenido en todos los cursos y las asignaturas la calificación de sobresaliente. En 1838 obtuvo el grado de Bachiller, a claustro pleno, y 19 de junio de 1840 el de Licenciado en derecho civil, nemine discrepante.

Recibió el título de Doctor en Jurisprudencia el 8 febrero 1844.

Subir
 

Carrera académica

El 22 de marzo de 1844, el Colegio de Escribanos Públicos Reales y Notarios de la Audiencia de Barcelona le nombró catedrático de la enseñanza de Notaría.

Poco después, fue nombrado Catedrático de Notariado mediante una Real Orden de 13 agosto 1844. Tomó posesión el 1 octubre 1844, con un sueldo de 2500 pesetas. Se ocupó de la docencia de los dos cursos en los que se dividía la enseñanza hasta que, con la publicación de la Ley de Instrucción Pública de 1857, al haberse nombrado otro catedrático para el primer año, quedó encargado únicamente del segundo.

A través de una Real Orden de 30 de septiembre de 1848, expedida por el Ministerio de Gracia y Justicia, se le manifestó el agrado con el que se valoraba el celo por la mejora de la enseñanza que había demostrado mediante una memoria que elevó a la superioridad, en la que manifestaba haber introducido en el segundo año de Notaria un pequeño curso de Moral del Notario.

Afirma Marsal Guillamet que el desempeño de la cátedra de Notaría convirtió a Falguera en una figura capital en este ámbito, de tal modo que al final de su larga carrera la práctica totalidad de los notarios del Colegio de Barcelona habían sido alumnos suyos.

Una circunstancia realmente excepcional vivida por nuestro personaje residió en su supuesta implicación en un delito de lesiones, que supuso su encarcelamiento y su apartamiento temporal en el desempeño de la cátedra. Así, el 21 de mayo de 1860, el Rector de la Universidad de Barcelona trasladó comunicación al Ministerio de la falta de asistencia de Falguera a sus clases desde el anterior día 11 de mayo. Varias semanas después, el propio Rector precisaba que desde el día 30 de mayo se encontraba preso en virtud de un auto judicial, por hallarse complicado como autor en la causa seguida contra él y contra un individuo llamado José Mir por lesiones ocasionadas a una mujer llamada Juan Ramón, con allanamiento de morada. La resolución de la causa se demoró hasta 1866, siendo, en principio condenados los dos imputados a una pena de siete años de prisión mayor, con las accesorias de suspensión de todo cargo y derecho político y en un segundo fallo a la pena de destierro por doce meses de Barcelona. Sin embargo, en la sentencia definitiva se reconoció la no participación de Falguera en los hechos delictivos, y se determinó su consiguiente absolución.

En 1878 se le concedieron cinco premios de antigüedad, correspondientes a los quinquenios de docencia cumplidos desde 1856. En 1881 le fue concedido el sexto.

En aplicación de un Decreto de 2 de septiembre de 1883, por el que se incorporaban a la Facultad de Derecho las enseñanzas y profesores numerarios del Notariado, el 25 de octubre de 1883 fue nombrado catedrático numerario de la asignatura Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos y actuaciones judiciales de la Universidad de Barcelona. Entró en el escalafón de Universidades con el número 39 bis y el sueldo de 7500 pesetas anuales. Tomó posesión de la cátedra el 14 de noviembre. En 1884 fue confirmado como titular de la cátedra de Derecho procesal civil, penal, canónico y administrativo y Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos.

Se jubiló como catedrático en virtud de un real decreto de 26 de julio de 1892.

Merece la pena subrayar la frecuencia y la insistencia con la que, a lo largo de su vida académica, Falguera planteó sucesivas reclamaciones relativas a aumentos de sueldo o al ingreso de cantidades no percibidas que, supuestamente, le correspondían en concepto de antigüedad; incluso en alguna de las ocasiones recurrió a la vía contencioso-administrativa para plantear sus demandas, en las que todavía persistió aun después de su jubilación; sin embargo, sus alegaciones nunca fueron estimadas.

Subir
 

Otras actividades y méritos

El 24 de noviembre de 1834 fue nombrado escribano principal de guerra del Ejército y el Principado de Cataluña, desempeñando el puesto hasta 1842. Igualmente, el 13 de mayo de 1840 fue nombrado escribano de la Subdelegación de los cuerpos de la Guardia Real en Cataluña; permaneció en este empleo hasta la extinción de dichos cuerpos.

El 22 de abril de 1842 fue designado fiscal interino del Juzgado de la Capitanía General de Cataluña. Cesó en este empleo al ser nombrado, el 27 de abril de 1842, por el propio Capitán General de Cataluña auditor de guerra interino. Ocupó el cargo durante un año y cinco meses, abandonándolo entonces para dedicarse a su recién ganada cátedra de Notaría. Más tarde, el 20 de septiembre de 1847 fue nombrado fiscal suplente del Juzgado de la Capitanía General de Cataluña en ausencia del propietario.

Por una Real Orden del Ministro de Gracia y Justicia del 5 de enero de 1869, fue nombrado vocal de la Comisión consultiva de la Junta Notarial creada para la reforma de los aranceles notariales mediante un decreto de la misma fecha. En varias ocasiones solicitó licencia para trasladarse a Madrid para ocuparse de esta tarea, y el propio ministro le dirigió una comunicación, agradeciéndole su valiosa contribución a este proyecto.

En 1863 pasó a formar parte de la Junta directiva del Colegio de Notarios del territorio de la Audiencia de Barcelona. Desde el 1 de enero de 1872 y hasta 1890 ejerció como Decano, con una breve interrupción en 1883 por motivos de incompatibilidad.

Destaca, asimismo, su pertenencia a varias sociedades y academias. Así:

  • El 2 de octubre de 1843 fue nombrado socio corresponsal de la Academia de Letras Ciencias y Artes de Valdarno, con sede en Montevarchi, Italia.
  • El 26 de agosto de 1847 fue nombrado socio honorario de la Sociedad Arqueológica de Tarragona.
  • El 2 de mayo de 1852 fue elegido socio residente de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona.
  • El 1 de enero de 1859 fue nombrado socio corresponsal de la Real Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del país.
  • El 23 de diciembre de 1868 fue elegido socio residente de la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País.
  • El 7 de diciembre de 1874 fue nombrado académico de mérito de la Academia Matritense del Notariado.

Por otra parte, el 20 de febrero de 1855 se le concedió la cruz de comendador de la Real Orden de Isabel la Católica. E, igualmente, el 11 noviembre de 1870 obtuvo el título de comendador de la Real Orden de Carlos III.

Subir
 

Principales obras

Se tiene noticia de una abundante producción, principalmente orientada hacia el terreno del Notariado.

No obstante, su primer trabajo conocido fue la traducción del francés de la Gramática italiana adaptada al uso de los españoles de Vicente Peretti, catedrático de italiano en la Real Junta de Comercio del Principado de Cataluña, que ampliada por Luis Bordas, se publicó, en 1830, en Barcelona en la imprenta de Gaspar.

Con posterioridad, figura como autor de las siguientes obras:

  • Formulario de Notaría, Barcelona, Imprenta de José Rubio, 1836. En su prólogo manifestaba su intención de simplificar el carácter farragoso, barroco y reiterativo de los formularios antiguos. Una segunda edición apareció en Barcelona, Imprenta de Tomás Gorchs, 1862, con el fin de adaptar la obra a la nueva legislación (Ley de enjuiciamiento civil de 1855, Ley hipotecaria de 1861 y Ley del notariado de 1862). Tanto en 1866 como en 1868 solicitó que esta obra fuese incluida entre las de texto oficiales señaladas para la asignatura Redacción de instrumentos públicos. Pero su petición no fue atendida. Una tercera edición apareció en Barcelona, Sucesores de Ramírez, 1888, con la particularidad de la supresión de todos los aspectos relativos al procedimiento judicial.
  • Instrucción para el castigo de los desertores del Ejército, Barcelona, Imprenta de José Rubio, 1842.
  • Método para la instrucción de causas y juicios verbales en las Comisiones militares, Barcelona, Imprenta de José Rubio, 1844.
  • Formulario para Juicios arreglado a la práctica actual para el Gobierno de los escribanos, especialmente los de Cataluña, Barcelona, Imprenta de José Rubio, 1846. Se trataba de un complemento a su Formulario de Notaría.
  • En 1856 comenzó la publicación en Barcelona de un Tratado completo de Notaría, del que sólo salieron a la luz tres entregas, que comprendían los prolegómenos del derecho, las historias de los derechos romano, español, catalán y canónico, los principios generales de la ciencia de Notaría y la historia de la Notaría y del Notariado.
  • Memoria sobre la organización de los estudios de Notaría. Barcelona, Imprenta de Medina, 1858.
  • Apuntes de Notaría. Segundo curso. Tomadas de las explicaciones del catedrático de la propia asignatura en la Universidad de Barcelona, Barcelona, 1869. Obra anónima, se basaba en las lecciones impartidas por Falguera.
  • Apuntes de Notaría conformes a las explicaciones del catedrático de la Universidad de Barcelona Dr. D. Félix María Falguera, Barcelona, Biblioteca del Estudiante, 1871. Aunque anónima, Marsal Guillamet atribuye al propio Falguera la autoría de esta segunda edición de los Apuntes. Hay una tercera versión, de 1885, que reeditaba y actualizaba la segunda, firmada por el notario J. Soler y Vilarasau.
  • Compendio de la prescripción catalana, Barcelona, M. Saurí y E. Puig, 1975. Este libro, en el que se cuestionaba la aplicabilidad en Cataluña de la jurisprudencia del Tribunal Supremo basada en la legislación castellana, generó una polémica con José Antonio Elías, autor de un Derecho civil general y foral de España, 1885, donde se sostenían tesis opuestas, que dio lugar a la publicación de una nueva edición del Compendio, con el título de Tratado de la prescripción catalana, Barcelona, E. Puig y M. Saurí, 1880.
  • También se encargó de preparar la tercera edición de la traducción al castellano, a cargo de Eugenio de Tapia, del tratado, aparecido en 1772 en su versión latina, de Vicente Gibert, Teórica del Arte de Notaria, Barcelona, M. Sauri y E. Puig, 1875.

Conferencias de derecho catalán dadas en el Ateneo barcelonés en 1870 y 1880 por D. Félix María Falguera, Barcelona, 1889. Según Marsal Guillamet, si Falguera hubiera podido pronunciar todas las conferencias previstas en el Ateneo, su publicación hubiera constituido un auténtico tratado de derecho catalán.

Estudios histórico-filosóficos sobre el notariado. Rolandino y sus obras: Monografía, El notariado francés. Constitución del emperador León el filósofo organizando los colegios de tabularios (hoy notarios), Barcelona, Penella y Bosch, 1894.

  • Parece ser que, además, escribió una obra titulada Ilustración de escribanos, de fecha desconocida.

El 9 de abril de 1858 apareció el primer número del semanario La Notaría, del que fue fundador y director junto a Joaquín Roca Cornet y Miguel Martí y Sagristá. Fue también autor de la mayoría de los artículos firmados recogidos en esta publicación, contabilizándose un total de 132 rubricado con su nombre.

Además, colaboró con Francisco Feliú de la Peña en el Proyecto de Código militar que éste publicó en Barcelona en 1851.

Por otra parte, desde 1846 hasta 1852 fueron imprimiéndose en Barcelona, el primero en la imprenta de Brusi y los posteriores en la de Grau, los discursos inaugurales que pronunció sin interrupción entre los años 1845 y 1850 en la apertura del curso de la cátedra de Notaría, cuando ésta dependía del Ministerio de Gracia y Justicia.

Sabemos, también, que en 1851 se publicó el discurso que pronunció en la solemne apertura del año de la Sociedad Filarmónica y Literaria de Barcelona, sobre el tema El análisis filosófico de la música considerada como lenguaje.

Subir
 

Fuentes

  • AGA. Caja 31/15699. Expediente 475/33
  • J. Egea Fernández, J. Marsal Guillamet, “L’aportació dels notaris a la ciencia jurídica catalana (segles IX a XIX”, en Actes del I Congrés d'Història del Notariat Català. Lleida. Noguera, 1994, 277-313.
  • J. Marsal Guillamet, “Félix María Falguera segons La Notaria”, en Actes del I Congrés d'Història del Notariat Català. Lleida. Noguera, 1994, pp. 389–435.
  • J. Marsal Guillamet, "Falguera Puiguriguer, Félix Maria", en M. Stolleis (ed.). Juristen: ein biographisches Lexikon; von der Antike bis zum 20. Jahrhundert, 2ª edición, Munich, Beck, 2001, p. 205.
  • J. Marsal Guillamet, "Falguera Puiguriguer, Félix Maria", en R. Domingo (ed.), Juristas universales. III. Juristas del siglo XIX: De Savigny a Kelsen, Madrid-Barcelona, Marcial Pons, pp. 249–253.
  • J. M. Scholz, “El notariado catalán y la transformación del campo jurídico en el siglo XIX”, en C. Petit, Derecho privado y revolución burguesa, Madrid, Marcial Pons, 1990, 209-270.
Subir

Manuel Ángel Bermejo Castrillo

Septiembre del 2014

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.