banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

 

SERRANO BRANAT, Eduardo (1854-1914)

Enseñó durante más de treinta y cinco años en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo, primero como profesor auxiliar y después como catedrático. Accedió a una cátedra de Derecho Procesal, pasando posteriormente a la de Derecho Civil. Ocupó numerosos cargos corporativos y políticos, tales como los de Decano del Colegio de Abogados de Oviedo y Presidente de la Diputación Provincial asturiana. Fue uno de los fundadores del periódicos El Correo de Asturias (1890), en el que trabajó como redactor y, por algún tiempo, como director.

 

 

Datos biográficos

Nació en Oviedo el 11 de septiembre de 1854. Aunque en las notas biográficas referidas a este catedrático se suela indicar como año de su nacimiento el de 1856, se trata de un dato equivocado. Se le pusieron los nombres de Eduardo y Jacinto. Fueron sus padres Diego Serrano Sánchez, natural de La Solana, en la Mancha, y Manuela Branat, natural de Oviedo. Sus abuelos paternos se llamaban Miguel Serrano y Micaela Sánchez, nacidos ambos en la población manchega de La Solana, y sus abuelos maternos eran Bernardo Branat, natural de la ciudad francesa de Bayona, y Manuela Riestra, nacida en Vega de Poja, en Siero. Falleció en Oviedo el 15 de noviembre de 1914.

Subir
 

Formación

Cursó el Bachillerato en el Instituto de Oviedo. El 30 de septiembre de 1872 superó con la calificación de aprobado los ejercicios correspondientes al grado de Bachiller en Artes. Le fue expedido el título de Bachiller el 1 de diciembre de 1876.

Estudió la Licenciatura de Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Oviedo.

El 28 de septiembre de 1876 realizó en esa misma Universidad los ejercicios correspondientes al grado de Licenciado en Derecho Civil y Canónico, obteniendo la calificación de sobresaliente. Asimismo, consiguió el premio extraordinario de dicha Licenciatura. Se le expidió el título de Licenciado el 2 de marzo de 1877.

En el año académico 1877-1878 cursó en la Universidad Central las asignaturas del Doctorado en Derecho Civil y Canónico: Filosofía del Derecho y Derecho Internacional, Historia de la Iglesia y Legislación Comparada.

El 12 de noviembre de 1879 verificó en la Universidad Central los ejercicios correspondientes al grado de Doctor en Derecho Civil y Canónico, recibiendo la calificación de aprobado. Le fue expedido el título de Doctor el 16 de diciembre de 1884.

Al parecer, no llegó a publicar su memoria o discurso doctoral, que versó sobre el tema de la patria potestad.

Fue dispensado de la investidura de Doctor en virtud de una resolución dictada por la Dirección General de Instrucción Pública el 2 de diciembre de 1884.

Subir
 

Carrera académica

Durante el curso 1877-1878 ejerció funciones de sustituto personal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo, impartiendo docencia cuando los catedráticos no podían hacerlo por ausencia o enfermedad, y en los casos en que se producían vacantes de cátedras.

En noviembre de 1880 fue nombrado profesor auxiliar gratuito de esa misma Facultad, desempeñando las cátedras de Teoría práctica de los procedimientos judiciales y Práctica Forense durante el curso 1880-1881.

Desde el año académico 1881-1882 hasta el de 1885-1886, continuó prestando servicios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo como profesor auxiliar gratuito y sustituto personal, impartiendo docencia de diferentes asignaturas.

En 1880 y 1882 realizó oposiciones a plazas de profesor auxiliar numerario, obteniendo en ambas ocasiones el número dos, lo que impidió su nombramiento.

Cuando se estaba preparando para presentarse a otras oposiciones a profesor auxiliar, Serrano remitió a Salustiano González Regueral, que posteriormente sería elegido Senador, una carta fechada en Oviedo el 22 de noviembre de 1883, en la que le daba cuenta de las gestiones que había hecho a fin de encabezar la futura propuesta de nombramiento como profesor auxiliar. Según Serrano, ese nombramiento había sido dificultado por el Secretario de la Universidad de Oviedo. En la misma carta Serrano decía que esas gestiones habían llegado, gracias a un tal “Vicente”, hasta el Presidente del Consejo de Ministros. Serrano afirmaba que, al “haber obtenido dos segundos lugares en ternas, ninguno de los aspirantes de ésta me alcanza en méritos certificados, porque Severo Rivero y Crisanto Posada no han conseguido hacer nunca oposiciones completas”. Al parecer, se estaba refiendo a Severo Rivero Gómez y a Crisanto Posada Galván, que también impartieron docencia como profesores auxiliares en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo.

Por Real Orden de 6 de junio de 1886, Serrano fue nombrado, en virtud de concurso, profesor auxiliar numerario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo. Tomó posesión el 20 de mayo de 1886. Cesó el 4 de enero de 1889.

Serrano se presentó a las oposiciones que se convocaron el 6 de noviembre de 1884 para proveer las cátedras de Derecho procesal civil, penal, canónico y administrativo y Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos de las Universidades de Barcelona, Oviedo, Santiago y Valencia. Fueron admitidos dieciocho candidatos, de los que comparecieron siete a realizar los ejercicios, que se celebraron entre los meses de enero y marzo de 1887. Uno de esos siete fue Serrano. El resultado final de las oposiciones fue muy extraño, ya que el tribunal acordó, por seis votos contra uno, no haber lugar a la provisión de ninguna de las cuatro cátedras convocadas. Asimismo, en cumplimiento de lo dispuesto en la normativa reguladora de las oposiciones, el tribunal calificó el mérito relativo de los opositores, quedando situado Serrano en quinto lugar.

El 19 de julio de 1887 se convocaron unas nuevas oposiciones para proveer las cuatro cátedras mencionadas de Derecho procesal civil, penal, canónico y administrativo y Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos de las Universidades de Barcelona, Oviedo, Santiago y Valencia. En esta ocasión fueron admitidos veintiún candidatos, entre los que figuraba de nuevo Serrano. Las oposiciones se celebraron entre los meses del octubre y diciembre de 1888, realizando los ejercicios nueve opositores. En esta ocasión hubo cuatro opositores que obtuvieron los votos necesarios para ser proclamados catedráticos. Uno de ellos fue Serrano, que quedó situado en tercer lugar.

En consecuencia, Serrano fue nombrado catedrático de Derecho procesal civil, penal, canónico y administrativo y Teoría y práctica de redacción de instrumentos públicos de la Universidad de Oviedo el 29 de diciembre de 1888. Tomó posesión el 5 de enero de 1889.

A causa de la entrada en vigor del Real Decreto de 26 de julio de 1892, la cátedra de Derecho Procesal que ocupaba Serrano fue suprimida, manteniéndose, con el nuevo nombre que preveía el Real Decreto mencionado (Procedimientos Judiciales, Práctica Forense y Redacción de instrumentos públicos), la otra cátedra de la disciplina que había en la Universidad de Oviedo, de la que era titular Juan María Rodríguez Arango y Murias.

Mediante Real Orden de 28 de julio de 1892, Serrano fue destinado a cubrir la cátedra de Derecho Civil español, común y foral, de la Universidad de Oviedo, que estaba vacante. Por ello, el 30 de septiembre de 1892 cesó en el desempeño de la cátedra de Derecho Procesal, y el día siguiente, 1 de octubre de 1892, tomó posesión de su nueva cátedra de Derecho Civil.

En 1914, al producirse su fallecimiento, Eduardo Serrano Branat aún estaba en activo como catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Oviedo.

Uno de sus hijos, José María Serrano Suárez, llegaría a ser catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Oviedo, como lo había sido su padre. Y uno de sus nietos, Eduardo Serrano Alonso (sobrino, a su vez, de José María Serrano Suárez), obtendría una cátedra de Derecho Civil en la misma Universidad, como también la había conseguido su abuelo.

Subir
 

Otras actividades y méritos

El 24 de abril de 1878 se incorporó al Colegio de Abogados de Oviedo. Ejerció la abogacía desde entonces hasta su fallecimiento, alcanzando un notable prestigio en esa profesión.

Desempeñó diversos cargos en la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Oviedo: Secretario Contador desde 1881 hasta 1882, Diputado cuarto desde 1884 hasta 1885 y Bibliotecario entre 1885 y 1886.

En 1898 fue elegido Decano del Colegio de Abogados de Oviedo, cargo que ejerció hasta 1902.

Desde el 19 de mayo de 1880 hasta el 12 de julio de 1880, desempeñó las funciones de promotor fiscal sustituto del Juzgado de Primera Instancia de Oviedo.

El 12 de julio de 1880 fue nombrado abogado fiscal sustituto de la Audiencia Territorial de Oviedo. Cesó el 21 de febrero de 1881.

En septiembre de 1885 superó unas oposiciones a secretario de Gobierno de la Audiencia Territorial de Oviedo.

En su condición de miembro destacado del Partido Liberal, ocupó diversos cargos políticos.

Fue elegido en varias ocasiones Diputado Provincial por el distrito asturiano de Infiesto-Laviana. En la edición del 5 de diciembre de 1897 del periódico de Gijón El Noroeste. Diario republicano, se publicó una carta dirigida al director y firmada por un tal M. en la que se criticaba el desarrollo de una de esas elecciones. Entre otras cosas, se decía en dicha carta: “Hoy acabó de representarse la comedia empezada el domingo último, para la elección de un Diputado provincial por este distrito […] A las once de la mañana, y por no haber concurrido ayer suficiente número de comisionados, se constituyó la Junta de escrutinio, compuesta de nueve interventores, presididos por el Sr. Cano y Rojo, Magistrado de la Audiencia de Oviedo, el cual, en vista del resultado de los votos escrutados, proclamó Diputado provincial electo por el distrito de Infiesto-Laviana a D. Eduardo Serrano y Branat. Las secciones del distrito son unas cuarenta y siete […] Orgulloso habrá quedado el flamante Diputado, y además de orgulloso, asombrado del resultado de la ….elección, pues jamás habrá soñado tener tantas simpatías en este distrito donde, dicho sea en honor de la verdad, no sólo es perfectamente desconocido, sino que no cuenta con la más mínima influencia política, sobre todo en el concejo de Piloña, a no ser la que ahora quisieron darle, gracias al contubernio fusio-pidalino y caciquil, sus irreconciliables enemigos de hace dos o tres años”.

En 1911 Eduardo Serrano fue nombrado Presidente de la Diputación Provincial de Oviedo, cargo que aún estaba desempeñando en 1914, al tiempo de sobrevenirle la muerte.

En 1890 fundó el periódico El Correo de Asturias junto con Emilio Martín González del Valle, los hermanos José y Marcelino San Román González y Aureliano Escotet Díaz Posada. Eduardo Serrano colaboró intensamente como redactor en ese periódico, en el que publicó numerosos artículos, muchos de ellos sin firma. Asimismo, llegó a ser director de dicho diario. En la necrología que el periódico El Pueblo Astur dedicó a Serrano el 16 de noviembre de 1914, se decía que era “el alma” de El Correo de Asturias, “pues él lo inspiraba, poniendo todos sus entusiasmos y energías en esa hoja volandera”.

En 1910 Serrano fue nombrado Presidente del Consejo Provincial de Fomento de Oviedo.

Fue vocal de la Junta de Instrucción pública de la provincia de Oviedo.

También desempeñó diversos cargos administrativos en la beneficencia provincial asturiana, todos ellos debidos a nombramientos efectuados por la Diputación Provincial de Oviedo: escribiente del Hospicio provincial desde el 28 de julio de 1873 hasta el 11 de enero de 1881, en que fue nombrado secretario-contador del mismo Hospicio, cesando en este cargo el 22 de agosto de 1883, para tomar posesión del de administrador-depositario del Hospital provincial de Oviedo, que sirvió hasta ser nombrado en 1886 profesor auxiliar numerario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo.

En virtud de Real Decreto de 15 de agosto de 1913, se concedió a Serrano la Gran Cruz de la Orden civil del Mérito Agrícola.

Serrano logró reunir una importante biblioteca privada, que ha sido adquirida por la Biblioteca de Asturias.

Tras producirse el fallecimiento de Serrano, la prensa asturiana de la época le dedicó diversas necrologías muy elogiosas, pero tampoco faltó alguna de signo contrario, fruto de las rivalidades políticas de entonces. Así, por ejemplo, el número de noviembre de El Narcea se hizo eco de la muerte de Serrano en los siguientes términos: “Ha fallecido, en Oviedo, el Sr. Presidente de la Diputación Provincial D. Eduardo Serrano Branat, jefe en Asturias de la política Inclanista. Dios lo haya perdonado”.

Subir
 

Principales obras

 

La patria potestad según el derecho general y especialmente según el Derecho civil español, que es su memoria o discurso doctoral, leído en la Universidad Central el 12 de noviembre de 1879, y que, según parece, quedó inédito. Se conserva un ejemplar manuscrito en el expediente personal de Eduardo Serrano custodiado en el AHN.

Discurso leído en la solemne apertura del curso académicos de 1889 a 1890: Principios generales del Derecho procesal civil y penal; importancia, naturaleza, extensión y límites de esta ciencia, Oviedo, 1889. Posteriormente, ese discurso inaugural ha sido publicado en la obra El “grupo de Oviedo”. Discursos de apertura de curso de la Universidad de Oviedo (1862-1903), ed. Santos M. Coronas González, Oviedo, 2002, tomo II, pp. 217-260.

Alegación en Derecho a favor de D. Carlos Palacio y Fernández Arango tutor de su hermana la incapacitada doña Luisa en el pleito promovido contra los Vocales del Consejo de Familia que acordaron la remoción del tutor, Oviedo, 1901.

Programa de la asignatura de derecho civil español: común y foral, precedido de un breve razonamiento del mismo, Oviedo, 1910.

Programa de la asignatura de derecho civil español, común y foral: primer curso, Oviedo, 1911.

Prólogo a la obra La industria hullera española y el abastecimiento de la Escuadra
. Extracto de una parte del libro “Los carbones nacionales y la Marina de Guerra”, escrito por el Ilmo. Sr. D. Luis de Adaro, formado según acuerdos de la Excma. Diputación Provincial de Oviedo y de la Sociedad Unión Industrial de Asturias por Eduardo Serrano y Branat, Oviedo, 1912.

 

Subir
 

Fuentes

  • AGA, 31/16768, expediente personal.
  • AGA, 32/7294, expediente de las dos oposiciones a las cátedras de Derecho Procesal de las Universidades de Barcelona, Oviedo, Santiago y Valencia, celebradas, respectivamente, en 1887 y 1888.
  • AHN, Universidades, leg. 4765, exp. 8, expediente personal.
  • Hemeroteca de Gijón (recurso digital: http://hemeroteca.gijon.es/)
  • www.touspatous.es/index.php/el-narcea.html
  • Eduardo Serrano Alonso y Julio Carbajo González, Historia de las cátedras de Derecho civil de la Universidad de Oviedo, en Historia de la Facultad de Derecho (1608-2008), coord. Santos M. Coronas González, Oviedo, 2010, pp. 583-584.
Subir

Manuel Cachón Cadenas
10 de octubre de 2012

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.