banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

ENCISO CALVO, Ángel (1912-2000)

Fue alumno y discípulo de Francisco Beceña en la Universidad de Madrid antes de la guerra civil. Poco después de la conclusión de la guerra, obtuvo la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Valencia. Cuando aún no habían transcurrido ni siquiera dos años, pidió la excedencia voluntaria, abandonando también los estudios procesales. Ocupó la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Salamanca durante las semanas inmediatamente anteriores a su jubilación. En los primeros años de la posguerra, formó parte de la alta jerarquía de Falange Española.

 

Datos biográficos

Nació en Madrid el 22 de agosto de 1912.

Falleció en Madrid el 31 de marzo del año 2000.

Subir
 

Formación

Cursó simultáneamente las Licenciaturas de Filosofía y Letras (sección Historia) y Derecho en la Universidad de Madrid, concluyendo ambas carreras en 1932. Durante la Licenciatura de Derecho, Enciso fue alumno de Francisco Beceña, que había sido nombrado catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Central el 20 de febrero de 1930.

El 29 de septiembre de 1933 Enciso logró el premio extraordinario de la Licenciatura en Derecho, después de realizar el ejercicio correspondiente, que versó sobre un tema de Derecho de Sucesiones sacado a la suerte. El tribunal estuvo formado por José Castillejo como presidente, Quintiliano Saldaña como vocal y Nicolás Pérez Serrano como secretario.

Enciso siguió en la Universidad Central los cursos correspondientes al Doctorado de Derecho durante los años académicos 1932-1933 y 1933-1934.

Amplió estudios en las Universidades de Bonn durante los meses de junio, julio y agosto de 1933 con la consideración de pensionado otorgada por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas.

Desde el mes de noviembre de 1934 hasta el mes de agosto de 1935, realizó estudios procesales en la Universidad de Munich, becado por la Junta constructora de la Ciudad Universitaria de Madrid.

Bajo la dirección de Beceña, elaboró su tesis doctoral sobre el tema Acción y personalidad. Contribución al estudio de las excepciones dilatorias de los números 2 y 4 del artículo 533 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. La tesis, que obtuvo la calificación de sobresaliente, fue leída el 16 de enero de 1936 en la Universidad de Madrid, ante un tribunal integrado por Felipe Clemente de Diego como presidente, Francisco Beceña, Nicolás Pérez Serrano y Manuel Martín Veña como vocales, y Santiago Magariños como vocal secretario.

El 26 de septiembre de 1939 Enciso consiguió el premio extraordinario del Doctorado en Derecho, tras efectuar por escrito el correspondiente ejercicio sobre el tema Formas nuevas de Estado. El tribunal estuvo compuesto por Eloy Montero, José Gascón y Marín y Federico de Castro.

Subir
 

Carrera académica

En octubre de 1932, inmediatamente después de finalizar la Licenciatura de Derecho, Enciso empezó a colaborar con Beceña en la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Madrid.

Enciso fue nombrado ayudante de clases prácticas de Derecho Procesal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid el 1 de octubre de 1932. Tomó posesión el mismo día. Cesó en esas funciones el 30 de septiembre de 1934.

El 1 de octubre de 1935 volvió a ser nombrado ayudante de clases prácticas de Derecho Procesal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid. Tomó posesión ese mismo día. Y cesó el 18 de abril de 1936.

A propuesta de Beceña, que el 26 de octubre de 1933 fue nombrado Vocal del Tribunal de Garantías Constitucionales y fue autorizado a seguir impartiendo docencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid de forma gratuita, una parte de la cantidad correspondiente a la retribución de su cátedra fue asignada a Manuel Perales García, que era profesor auxiliar temporal de Derecho Procesal de la Universidad de Madrid, y otra parte de aquella cantidad fue adjudicada a Ángel Enciso, que ejercía las funciones de ayudante de clases prácticas de Derecho Procesal en la misma Universidad. De esta forma, mediante Orden de 27 de febrero de 1934, se acordó que Manuel Perales pasara a encargarse interinamente de la cátedra de Derecho Procesal de la que era titular Beceña en cuanto éste no pudiera atender la función docente, y que Ángel Enciso se encargara provisionalmente de la auxiliaría de Derecho Procesal de la que era titular Perales cuando éste no pudiera ejercer sus funciones de profesor auxiliar.

El 19 de abril de 1936 Enciso fue nombrado, en virtud del correspondiente concurso-oposición, profesor auxiliar temporal de Derecho Procesal de la Universidad Central. Tomó posesión el mismo día.

El 19 de mayo de 1936 fue nombrado profesor encargado de la cátedra de Derecho Procesal de la misma Universidad, tomando posesión en esa misma fecha.

Con posterioridad a la guerra civil, Enciso enseñó Derecho Procesal en la Universidad de Madrid como encargado de cátedra hasta el 3 de noviembre de 1940, y, a partir del 4 de noviembre de 1940, como profesor auxiliar temporal.

Antes de la guerra civil, Enciso presentó instancia solicitando participar en unas oposiciones convocadas en diciembre de 1935 para cubrir la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Santiago. Fue admitido. Y se nombró el tribunal, que quedó integrado por Beceña, como presidente, y como vocales Gabriel Bonilla Marín, Niceto Alcalá-Zamora y Castillo, Francisco Marcos Pelayo y Leonardo Prieto Castro. Fueron nombrados suplentes José Xirau Palau, Matías Domínguez Ballarín, José María Serrano Suárez y Emilio Gómez Orbaneja. Pero en junio de 1936, pocos días antes de la fecha prevista para el inicio de los ejercicios, se anuló el nombramiento del tribunal como consecuencia de lo dispuesto en un Decreto de 22 de junio de 1936. El estallido de la guerra civil impidió la reanudación de las oposiciones.

En 1940 Enciso se presentó, sin éxito, a unas oposiciones convocadas para cubrir las cátedras de Derecho Procesal de las Universidades de Barcelona y Murcia. En aquella época Ángel Enciso ocupaba un alto cargo en el régimen franquista, ya que era Secretario Nacional de Justicia y Derecho de F. E. T. y de las J. O. N. S., pero, a pesar de ello, no logró ninguna de las dos cátedras en liza. El tribunal de las oposiciones estuvo integrado por Blas Pérez González, como presidente, y Mauro Miguel y Romero, José María Serrano Suárez y Eduardo Dívar Martín como vocales, actuando como secretario Leonardo Prieto-Castro. Para el primer puesto, fue propuesto por unanimidad Jaime Guasp, que obtuvo la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Barcelona. Para el segundo lugar, dos miembros del tribunal (Eduardo Dívar y Blas Pérez González) votaron a favor de Enciso, mientras que los tres restantes dieron sus votos a Valentín Silva Melero, que logró así la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Murcia.

El 28 de marzo de 1941 se convocaron nuevas oposiciones a las cátedras de Derecho Procesal de las Universidades de Valencia y Santiago, a las que posteriormente fueron agregadas las oposiciones a la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Granada. Enciso también se presentó a estas oposiciones. El tribunal estuvo formado por José Viñas Mey, como presidente, y Manrique Mariscal de Gante, Mauro Miguel y Romero y José María Serrano Suárez como vocales, actuando como secretario Leonardo Prieto-Castro. Enciso obtuvo el primer puesto, gracias a los votos de José María Serrano, Mauro Miguel y Romero, Manrique Mariscal de Gante y José Viñas. El segundo lugar fue adjudicado a Miguel Fenech Navarro, que logró tres votos (los de Prieto-Castro, Mauro Miguel y Mariscal de Gante). En cuanto al tercer puesto, el tribunal votó a favor de la no provisión.

Como consecuencia de la victoria obtenida en esas oposiciones, Enciso fue nombrado catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Valencia mediante Orden de 23 de diciembre de 1941.

Por Orden de 16 de julio de 1942, se convocaron oposiciones para cubrir la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Madrid. Esa cátedra estaba vacante a causa de que su último titular, Francisco Beceña, fue asesinado al comienzo de la guerra civil. Presentaron instancia para tomar parte en las oposiciones, y fueron admitidos, cuatro catedráticos de la disciplina: Enciso, Emilio Gómez Orbaneja, Leonardo Prieto-Castro y Jaime Guasp. El tribunal nombrado inicialmente estaba compuesto por Felipe Clemente de Diego, como presidente, y José María Serrano Suárez, Mauro Miguel y Romero, José Viñas Mey y Pedro de Apalategui Ocejo como vocales. El nombramiento de suplentes recayó en Ignacio de Casso Romero, Juan Ossorio Morales, José Guallart y López de Goicoechea, Miguel Fenech Navarro y Manuel de la Plaza.

La constitución del tribunal estuvo precedida por diversas incidencias. Un opositor, Leonardo Prieto-Castro, recusó a dos miembros del tribunal, pero su recusación fue desestimada. Un vocal titular, José Viñas Mey, y dos suplentes, Juan Ossorio Morales y José Guallart y López de Goicoechea, renunciaron a formar parte del tribunal, por lo que el siguiente vocal suplente, Miguel Fenech, pasó a componer dicho tribunal.

Esas oposiciones se regían por el Decreto de 2 de junio de 1931, cuyo art. 10.2º establecía: “Caducará el nombramiento de los Presidentes de los Tribunales que no los constituyan en el plazo de tres meses, a contar desde la fecha en que, legalmente, puedan hacerlo, salvo los casos de fuerza mayor apreciados por el Ministerio. Caducado el nombramiento de Presidente […] [se] hará nuevo nombramiento”.

El presidente titular, Felipe Clemente de Diego, dejó pasar más de tres meses sin constituir el tribunal de las oposiciones, y comunicó al Ministerio de Educación Nacional su renuncia a formar parte del referido tribunal. El tribunal quedó integrado por Ignacio de Casso Romero, como presidente, y como vocales Mauro Miguel y Romero, José María Serrano Suárez, Miguel Fenech y Pedro de Apalategui, actuando como secretario del tribunal Mauro Miguel y Romero. Pero Enciso presentó un escrito dirigido al ministro de Educación Nacional, en el que manifestaba que había caducado el nombramiento del tribunal y, por lo tanto, procedía “hacer nuevos nombramientos”. Otro opositor, Jaime Guasp, se opuso a la petición de Enciso, manifestando que, si el tribunal no se constituyó en el plazo de tres meses, fue debido a causa de fuerza mayor, consistente en las obligaciones ineludibles que pesaban sobre el presidente titular Felipe Clemente de Diego, que era Presidente del Tribunal Supremo. Ante las pretensiones contradictorias formuladas por Enciso y Guasp, el ministro de Educación Nacional, José Ibáñez Martín, acordó desestimar la petición de Enciso, y mandó que continuaran las oposiciones bajo la presidencia de Ignacio de Casso. El ministro hizo constar en su resolución, como causa de denegación de la petición de Enciso, la siguiente: “de ciencia propia conoce este Ministerio que el aplazamiento ha sido debido a causa de fuerza mayor”.

Notificada la resolución ministerial, Enciso decidió no realizar los ejercicios de la oposición, por lo que, finalmente, la contienda académica quedó reducida a dos opositores (Guasp y Prieto-Castro), resultando vencedor Guasp.

El 28 de septiembre de 1943 le fue concedida a Enciso la excedencia voluntaria, manteniéndose en esa situación administrativa hasta poco antes de su jubilación.

Mediante Orden Ministerial de 30 de abril de 1982, Enciso Calvo fue nombrado catedrático de Derecho Procesal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca, en turno de reingreso al servicio activo y con carácter provisional. Tomó posesión el 20 de mayo de 1982.

Cesó por jubilación el 24 de agosto de 1982 (Orden de 27 de agosto de 1982), al haber cumplido la edad reglamentaria.

Subir
 

Depuración

Tras la terminación de la guerra civil, se tramitó el expediente de depuración de Enciso, que prestó declaración jurada el 29 de agosto de 1939, manifestando lo siguiente:

  • “Que el 18 de julio de 1936 me encontraba en Zarauz (Guipúzcoa) donde permanecí hasta el día 20 de septiembre del mismo año, sin prestar absolutamente ningún servicio a las llamadas autoridades rojas, ni percibir sueldo.
  • “Que inmediatamente de la liberación me incorporé como Sargento de Complemento del Arma de Ingenieros, pudiendo resumir mi actuación de este modo:
  • Dos meses de instrucción.
  • Veintidós meses de servicios en frente de operaciones.
  • Una herida grave (Medalla de Sufrimientos por la Patria).
  • Un ascenso por méritos de guerra.
  • Cuatro meses de convalecencia en servicios de retaguardia (Estado Mayor y F. E. T.).
  • Propuesta en tramitación de las tres condecoraciones de la campaña (Medalla de la Campaña, Cruz Roja del Mérito Militar y Cruz de Guerra).
  • En la actualidad soy Secretario Nacional de Justicia y Derecho de F. E. T. y de las J. O. N. S.”.

El 30 de agosto de 1939 prestó declaración por escrito en el mismo expediente Santiago Magariños Torres, Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid y Secretario General de la Sección de Censura de la Dirección General de Propaganda, el cual manifestó que Enciso “es persona afecta al Glorioso Movimiento Nacional, según lo prueba su actuación en la zona nacional, donde fue herido en el frente, y su participación en las tareas del Movimiento, del que es Secretario de Justicia y Derecho”.

Asimismo, el 2 de septiembre de 1939 Eloy Montero Gutiérrez, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Central, emitió una declaración escrita en la que corroboró, al pie de la letra, la que había realizado Santiago Magariños.

El 21 de septiembre de 1939 el Juez Instructor del Personal Docente de la Universidad de Madrid propuso la readmisión de Enciso sin imposición de sanción.

Mediante Orden de 25 de octubre de 1939, se acordó, en efecto, la readmisión de Enciso sin imposición de sanción.

A su vez, en otro expediente incoado al efecto, se descartó la pertenencia de Enciso a la masonería.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Por su actuación durante la guerra civil en el ejército franquista, Enciso obtuvo las siguientes distinciones: Medalla de la Campaña, dos Cruces Rojas del Mérito Militar y Medalla de Sufrimientos por la Patria.

Mediante Orden de 15 de octubre de 1945, se le concedió la Cruz Distinguida de primera clase de San Raimundo de Peñafort.

En la posguerra fue nombrado Vocal Tesorero del Consejo Superior de Protección de Menores, cargo al que renunció, siéndole aceptada la dimisión mediante Orden de 7 de febrero de 1953.

Poco después, por Orden de 25 de marzo de 1953, fue nombrado vocal honorario del Consejo Superior de Protección de Menores.

Además, tras la obtención de la excedencia voluntaria, Enciso ejerció la abogacía y desempeñó funciones de dirección y administración de empresas.

Subir
 

Principales obras

Acción y personalidad. Contribución al estudio de las excepciones dilatorias de los números 2 y 4 del artículo 533 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Era la tesis doctoral de Enciso, y vio la luz mediante tres entregas que aparecieron en 1936 en la Revista de Derecho Privado, concretamente en los números correspondientes a los meses de abril (págs. 126-133), mayo (págs. 165-175) y junio (págs. 210-228). Posteriormente, ese mismo trabajo se publicó también en forma de libro con el mismo título y ligeras modificaciones en cuanto al contenido (Imp. de Galo Sáez, Madrid, 1940, 124 págs.).

Enciso y Manuel Perales García recogieron taquigráficamente las explicaciones de clase de Beceña y las difundieron en dos volúmenes litografiados: Notas de Derecho Procesal Civil (Lit. E. Nieto, Madrid, 1932, 733 págs.) y Notas de Derecho Procesal Penal (Lit. E. Nieto, Madrid, 1932, 321 págs.). Después de la guerra civil, las Notas de Derecho Procesal Civil circularon en edición tipográfica con el título de Temas de Derecho Procesal Civil (Tipografía Comercial, Madrid, 523 págs.), sin indicación del nombre del autor, ni de la fecha de publicación.

Enciso tradujo la mayor parte de la obra de Friedrich Stein Das Private Wissen des Richters: Untersuchungen zum Beweisrecht beider Prozesse. Pero no llegó a publicar dicha traducción, que incluía todo el texto principal y una parte de las notas. En esa versión española la monografía de Stein llevaba por título El saber privado del juez. Investigaciones sobre la prueba en ambos procesos.

Enciso publicó las traducciones de otros trabajos jurídicos, entre los que destacan los dos siguientes: Hermann SCHOCH, “El Derecho privado alemán en el año 1935”, en Revista de Derecho Privado, abril de 1936, págs. 133-142; y Marc ANCEL, “La reforma del procedimiento civil en Francia”, en Revista de Derecho Privado, febrero de 1936, págs. 62-71.

Enciso publicó otros dos breves trabajos en la Revista de Derecho Privado: “Segunda reunión anual de la Academia de Derecho alemán”, julio-agosto de 1935, págs. 273-275; y “Reseña” a Carnelutti, Metodologia del diritto (Padova, 1939), septiembre de 1940, págs. 230-232.

Durante los años 1940 y 1941, Enciso, en colaboración con otros autores, se hizo cargo de la Sección “Revista de Revistas” correspondiente a la Revista de Derecho Privado

Subir
 

Fuentes

  • AGA, caja 32/16201, exp. 9952-37. Expediente personal de Ángel Enciso Calvo.
  • AGA, sección Educación, caja 32/13561, leg. 9576/9. Oposiciones a la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Santiago.
  • AGA, caja 32/13569, leg. 9581. Oposiciones a las cátedras de Derecho Procesal de las Universidades de Barcelona y Murcia.
  • AGA, caja 32/13632, leg. 1617/1. Oposiciones a las cátedras de Derecho Procesal de las Universidades de Valencia, Granada y Murcia.
  • AGA, caja 32/16160, exp. 9612-4. Expediente personal de Francisco Beceña González.
  • CDMH, SE-MASONERIA_B,C.1093, 2. Expediente personal negativo de Ángel Enciso Calvo.
  • Archivo de la Junta para Ampliación de Estudios, JAE/46-36.
  • Archivo de la Universidad de Salamanca, Archivo Central, expediente personal de Ángel Enciso Calvo.
  • MARTÍNEZ NEIRA y PUYOL MONTERO, El doctorado en Derecho: 1930-1956, Instituto Antonio de Nebrija de Estudios sobre la Universidad. Universidad Carlos III de Madrid/ Ed. Dykinson., Madrid, 2008.
  • BERMEJO CASTRILLO, “En los orígenes de la ciencia procesal española. Francisco Beceña: trayectoria académica, inquietudes docentes y aportación doctrinal”, en Cuadernos del Instituto Antonio de Nebrija de Estudios sobre la Universidad, vol. 11, nº 2, págs. 143-211.
  • Manuel J. PELÁEZ y Concepción SERRANO ALCAIDE, “Jaime Guasp Delgado vs. Leonardo Prieto Castro. La cátedra de Derecho Procesal de la Universidad Central (1943-1944)”, en Cuadernos informativos de Derecho histórico público, procesal y de la navegación, núm. 18 (abril de 1995), pp. 4769-4810 (1ª parte), y núm. 19-20 (diciembre de 1996), pp. 5441-5490 (2ª parte).
  • ABC (de Madrid) del 1 de abril de 2000 (esquela)
Subir

Manuel Cachón Cadenas
24 de mayo de 2012

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.