banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

DOMÍNGUEZ BALLARÍN, Matías (1887-1936)

Fue catedrático de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense en las Universidades de Santiago de Compostela, Salamanca, Sevilla y Valencia, y, posteriormente, catedrático de Derecho Procesal en las Universidades de Valencia y Murcia.

 

Datos biográficos

Nació en Zaragoza el 1 de enero de 1887. Fueron sus padres José Domínguez Sanz y Eloísa Ballarín López. Se trasladó a Murcia en su niñez, siguiendo a su padre, que ejercía la profesión de notario. Contrajo matrimonio en Murcia con Rosario Martínez Fernández. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Eloísa, Rosario, Matías y Pilar. Falleció en Murcia el 9 de marzo de 1936 a los 49 años de edad.

Subir
 

Formación

El 28 de septiembre de 1897 superó con la calificación de aprobado el examen de ingreso en el Instituto General y Técnico de Murcia, en el que cursó el Bachillerato desde 1897 hasta 1903. Los días 19 y 22 de junio de 1903 realizó los ejercicios primero y segundo, respectivamente, del grado de Bachiller, obteniendo la calificación de aprobado en el primero y la de sobresaliente en el segundo. El 25 de abril de 1904 se le expidió el título de Bachiller.

Desde el curso 1903-1904 hasta el año académico 1908-1909, estudió la Licenciatura de Derecho en la Universidad Central como alumno libre, esto es, alumno no oficial. El 26 de junio de 1909 verificó los ejercicios correspondientes al grado de Licenciado, recibiendo la calificación de aprobado. Para superar el examen, tuvo que exponer por escrito dos temas sacados a la suerte de entre los que formaban el temario confeccionado al efecto: el tema 54, titulado “De las subsistencias públicas. Deberes de la Administración en la materia”, y el tema 104: “De la guerra. Justicia. Leyes de la guerra”. El 15 de diciembre de 1911 le fue expedido el título de Licenciado en Derecho.

En la convocatoria de septiembre de 1909 se examinó en la Universidad de Madrid como alumno no oficial de tres asignaturas del Doctorado en Derecho, obteniendo en todas ellas la calificación de aprobado: Historia del Derecho Internacional, Legislación Comparada y Estudios superiores de Derecho Penal y Antropología Criminal. En septiembre de 1910 verificó el examen, también como alumno no oficial, de otra asignatura del Doctorado, en la que consiguió la calificación de aprobado: Historia de la Literatura jurídica española.

El 23 de abril de 1912 efectuó en la Universidad Central los ejercicios correspondientes al grado de Doctor ante un tribunal presidido por Tomás Montejo y Rica, catedrático de Procedimientos Judiciales en esa misma Universidad, obteniendo la calificación de aprobado. Su memoria o tesis doctoral versó sobre el tema “Capacidad legal de la mujer casada, especialmente en derecho español”, y se publicó en 1921. Se le expidió el título de Doctor en Derecho el 20 de abril de 1921.

Subir
 

Carrera académica

Por Real Orden de 25 de mayo de 1915 fue nombrado catedrático interino de las asignaturas de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense y Redacción de Instrumentos Públicos en la Universidad de Murcia. Tomó posesión el 28 de junio de 1915.

El 24 de noviembre de 1918 el Rectorado de la Universidad de Murcia lo nombró auxiliar interino gratuito de la Facultad de Derecho.

El 15 de octubre de 1919 el Rectorado de la Universidad de Murcia lo volvió a nombrar auxiliar interino gratuito de la Facultad de Derecho.

Mediante Real Orden de 26 de enero de 1920, fue nombrado auxiliar temporal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia. Tomó posesión el 4 de febrero de 1920.

Durante el periodo de tiempo en que ejerció las funciones de auxiliar de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia, impartió la docencia de las asignaturas que se mencionan a continuación.

Desempeñó la cátedra de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense desde el 22 de enero de 1919 hasta el 23 de noviembre de 1919, al haber quedado vacante esa cátedra a causa del traslado de su titular, José Xirau Palau, a la Universidad de Sevilla. Cesó en la enseñanza de esas asignaturas como consecuencia de que el nuevo catedrático de la materia, Ángel Corujo Valvidares, tomó posesión el 24 de noviembre de 1919.

Desde el 1 de febrero de 1919 hasta el 4 de marzo de ese año, se encargó de la docencia de la asignatura de Derecho Mercantil de España y de las principales naciones de Europa y América.

Volvió a impartir las asignaturas de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense desde el 15 de enero de 1920 hasta el 9 de febrero de ese año, por enfermedad del catedrático.

Desde el 2 de marzo de 1919 hasta el 31 de mayo del mismo año desempeñó la cátedra de Derecho Penal.

También explicó Derecho Civil y Derecho Romano en diversas ocasiones.

En 1919 presentó instancia para tomar parte en las oposiciones convocadas ese mismo año para cubrir la cátedra de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Santiago de Compostela. Los ejercicios de la oposición fueron realizados durante los meses de febrero y marzo de 1921. Mientras que dos miembros del tribunal (Nicolás Rivas y Gabriel Bonilla Marín) dieron sus respectivos votos a Francisco Beceña González, los otros tres vocales (Magín Fábrega y Cortés, Francisco Marcos Pelayo y José María Gadea Orozco) votaron a favor de Matías Domínguez Ballarín, quien, de esta forma, consiguió el triunfo en las oposiciones.

Por Real Orden de 10 de abril de 1921, Matías Domínguez fue nombrado catedrático de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Santiago de Compostela. Tomó posesión el 27 de abril de 1921.

En virtud de concurso de traslado, fue nombrado catedrático de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Salamanca mediante Real Orden de 30 de mayo de 1921. Tomó posesión el 11 de junio del mismo año.

El 14 de abril de 1914 presentó instancia dirigida al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, en la que pedía permutar su cátedra de Procedimientos Judiciales de la Universidad de Salamanca con la cátedra de Instituciones de Derecho Canónico de la Universidad de Murcia, de la que era titular Nicolás de los Santos Otto y Escudero. Matías Domínguez manifestaba en su instancia que deseaba vivir en Murcia, a fin de poder hacer compañía a su anciano padre, notario de esa ciudad, que se encontraba muy solo a causa de haber enviudado recientemente y tenía una salud delicada. Pero la permuta no fue aprobada por el Ministerio.

Por medio de otro concurso de traslado, la Real Orden de 15 de abril de 1926 nombró a Matías Domínguez catedrático de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Sevilla. Tomó posesión el 29 de abril de 1926.

Pocas semanas después, permutó su cátedra con Francisco Marcos Pelayo: éste pasó a ser catedrático de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Sevilla, y Matías Domínguez fue nombrado catedrático de la misma disciplina en la Universidad de Valencia por Real Orden de 18 de mayo de 1926, tomando posesión el 1 de julio de ese año.

Varios años más tarde, realizó otra permuta de cátedras con Niceto Alcalá-Zamora y Castillo, de manera que éste pasó a ser catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Valencia, y Matías Domínguez fue nombrado catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Murcia por Real Orden de 28 de mayo de 1935.

Al producirse su fallecimiento, el 9 de marzo de 1936, Matías Domínguez estaba en activo como catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Murcia.

Por Real Orden de 8 de abril de 1936, se acordó que Manuel Pérez Xambó, auxiliar temporal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia, se encargara provisionalmente de la cátedra de Derecho Procesal que había quedado vacante a causa del fallecimiento de Matías Domínguez.

Subir
 

Otras actividades y méritos

Durante el periodo de tiempo en que fue catedrático de la Universidad de Salamanca, Matías Domínguez, con motivo del planteamiento de la autonomía universitaria, fue nombrado por la Facultad de Derecho miembro de las Comisiones de redacción del Reglamento de la Facultad, reorganización de ésta y plan de estudios, emitiendo diversos informes técnicos, que fueron aprobados por unanimidad por las respectivas Comisiones.

Participó como representante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca en la redacción del Reglamento de oposiciones a cátedras de Universidades, e intervino en la elaboración del informe que emitió esa Universidad sobre el proyecto de autonomía universitaria.

Durante el curso 1922-1923, impartió en la Universidad de Salamanca un cursillo de extensión universitaria sobre materia procesal, civil y Derecho Notarial.

En el curso 1923-1924 explicó en la misma Universidad otro curso de extensión universitaria sobre el tema “Supuestos doctrinales del proceso civil moderno”.

En enero de 1936 se afilió al Círculo Católico de Obreros de Murcia.

Pocos días antes de su muerte, Matías Domínguez y la Federación de Estudiantes Católicos de Murcia convocaron un premio literario de 100 pesetas para conmemorar el primer centenario del nacimiento de Gustavo Adolfo Bécquer sobre el tema “Las leyendas de Bécquer y su sentido de la Edad Media”.

Subir
 

Principales obras

Capacidad legal de la mujer casada, especialmente en derecho español, Murcia, Imp. Lourdes, 1921, 65 págs. (tesis doctoral).

Procedimientos Judiciales (en colaboración con Rafael de Pina Milán), Ed. Reus, Madrid, 1931, 609 págs. (obra destinada a la preparación de las oposiciones para ingreso en el Cuerpo de Abogados del Estado).

“Ante un posible ensayo del Jurado en el proceso civil español”, en la revista Contemporánea, núm. 5, mayo de 1933, pp. 3-10.

“¿Procedimientos judiciales o Derecho Procesal?”, en la revista Contemporánea, núms. 7 y 8, julio-agosto de 1933, pp. 289-295.

“La independencia judicial exige inamovilidad y, por tanto, la inaplazable reposición de los funcionarios destituidos o jubilados ilegalmente”, en la revista Contemporánea, núms. 19 y 20, julio-agosto de 1934, pp. 289-304.

El expediente de las oposiciones a la cátedra de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Santiago de Compostela, conservado en el AGA, contiene el trabajo de investigación presentado por Matías Domínguez a aquellas oposiciones, en el que se indica que fue redactado en Murcia en 1918. Ese estudio, que está compuesto por 103 cuartillas manuscritas, se titula “Extensión que, en el enjuiciamiento civil moderno, debe tener el arbitrio judicial (Antecedentes histórico-positivos de la cuestión en derecho procesal español y opinión sobre ella”.

En el mismo expediente de oposiciones hay un ejemplar del programa de Procedimientos Judiciales, Práctica Forense y Redacción de instrumentos públicos que Matías Domínguez presentó a las oposiciones. El programa, que está fechado en Madrid el 18 de febrero de 1921, incluye 108 lecciones.

En el expediente personal de Matías Domínguez que se conserva en el AGA, hay una hoja de servicios expedida por la Universidad de Sevilla el 29 de abril de 1926 en la que se alude a otros dos trabajos inéditos de aquél: 1) “Problemas jurídicos que surgen de la desheredación según el Código Civil”; 2) “Resumen de algunas lecciones de Literatura jurídica dadas en la Universidad Central por el Dr. D. Rafael Ureña”.

En el periódico murciano El Tiempo del 13 de marzo de 1936, Francisco Ortega Lorca, que se presentaba como discípulo de Matías Domínguez, decía: “Hace poco, muy poco, casi unos días, que conversando con él me exponía de profesor a discípulo […] que tenía preparadas un sinnúmero de notas, para escribir una obra en la deseaba tener pleno acierto y cuyo bosquejo o plan tenía terminado […] ¡Quién me había de decir que esa labor, que habría de significar un avance en el Derecho procesal, quedaría reducida a un simple deseo para siempre insatisfecho”.

Subir
 

Fuentes

  • AGA, 32/16143, exp. 9567/6, expediente personal.
  • AGA, 32/7355, exp. 5367-2, oposiciones a la cátedra de Procedimientos Judiciales y Práctica Forense de la Universidad de Santiago de Compostela, celebradas en 1921.
  • Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.
  • Hemeroteca Digital del Archivo Municipal de Murcia.
  • Manuel Ángel Bermejo Castrillo, “En los orígenes de la ciencia procesal española. Francisco Beceña: trayectoria académica, inquietudes docentes y aportación doctrinal”, en Cuadernos del Instituto Antonio de Nebrija de Estudios sobre la Universidad, vol. 11, nº 2, pp. 143-211.
  • Manuel Cachón Cadenas, Historias de procesalistas, universidades y una guerra civil (1900-1950), Madrid, 2012.
Subir

Manuel Cachón Cadenas
22 de febrero de 2013

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.