banner diccionario

Última actualización: 27/09/2013

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

Castro y Bravo, Federico de (1903-1983)

Civilista de renombre, catedrático de Derecho Civil, Derecho Internacional Privado y Derecho Civil (Parte General) en La Laguna, Salamanca, Sevilla y Madrid; director del Anuario de Derecho Civil; juez del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya.

Autor de importantes publicaciones. Sin duda, uno de los primeros juristas españoles –si no el primero– de la segunda mitad del siglo XX.

 

Datos biográficos

Nacido en Sevilla, 21 de octubre, 1903 (c/San Eloy, 49). Fallecido en Madrid, 19 de abril, 1983, a causa de una trombosis provocada por una caída doméstica. Casado (María-Elena de Urries Herrero, 'Nela').

Padres: José de Castro y de Castro, abogado y catedrático (Filosofía y Letras); Dolores Bravo Albares.

Abuelos paternos: Federico de Castro Fernández, de Almería; Visitación de Castro y Alcalá, de Leganés (Madrid). Abuelos maternos: Francisco Bravo y de Liñán; Ana María Albares y Fernández, de Sevilla.

Al solicitar las ayudas de la Junta de Ampliación de Estudios en 1927 aparece domiciliado en c/Angostillo, 10, Sevilla. (Años después, algún civilista sevillano se refería a esa calle como 'la calle de la Doctrina').

Subir
 

Formación

1916-1921. Estudios de Derecho en la Universidad de Sevilla, con brillantes calificaciones.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla (26 de junio, 1923: sobresaliente). Título expedido el 1 de febrero, 1924.

Licenciado en Filosofía y Letras por la misma Universidad (Historia, 8 de mayo, 1926: sobresaliente y premio).

1923-1924. Estudios de Doctorado en la Universidad Central, Madrid (“Historia del Derecho Internacional”, sobresaliente; “Estudios superiores de Derecho Penal y Antropología Criminal”, aprobado; “Historia de la Literatura Jurídica española”, notable). El año 1924-1925 cursa la cuarta materia de Doctorado (“Política social y legislación comparada del trabajo”, sobresaliente).

Doctor en Derecho por la Universidad de Madrid (Central) (14 de febrero, 1927) con una tesis (publicada) sobre El autocontrato en el derecho privado español; obtuvo sobresaliente, ante un tribunal formado por Tomás Montejo (presidente), Laureano Díez Canseco (vocal), Felipe Sánchez-Román (vocal), Emilio Miñana (vocal), Mariano Azcoiti (secretario). Título expedido el 18 de junio, 1930. En la Revista General de Legislación y Jurisprudencia (RGLJ) sacó también un artículo al respecto (1927, II, p. 334).

Doctor en Historia por la misma Universidad (8 de mayo, 1926) con la tesis La organización de la flota para la carrera de las Indias en la segunda mitad del siglo XVI, parcialmente publicada: Las naos españolas en la carrera de las Indias (1927).

Con beca de la Junta de Ampliación de Estudios (se le concede pensión de 425 mensuales, más 600 de gastos de viaje, durante diez meses a partir de octubre, 24 de junio, 1927; el 27 de diciembre se le “rehabilita” la pensión por siete meses, con el mismo importe y 300 ptas. de gastos de viaje) frecuentó en 1927 y 1928 las Universidades de Heidelberg (asistiendo a las cátedras de Gutzwiller [seminarios sobre la compraventa en derecho comparado], Gradenwitz, Groh y Radbruch; también siguió los cursos de Rickert en Filosofía, Eckardt en Economía y Curtius en Literatura) y Berlín (con los profesores Wolff, Nussbaum, Rabel, Tizte y los Kipp, padre e hijo); finalizó la pensión el 31 de julio, 1928. Su propósito inicial (“además de buscar una orientación general en los métodos de enseñanza e investigación en los centros de enseñanza alemanes”) era estudiar “la influencia que la desvaloración, revaloración de[l] marco y en general los trastornos económicos han producido y pueden producir en el Derecho Privado”, pero luego aprovechó la estancia para ocuparse de los conceptos de deuda y responsabilidad (Schuld und Haftung) y su contacto directo con la prensa jurídica para publicar notas de “Revista de revistas” alemanas en la RGLJ (mayo de 1928), así como otros estudios (sobre disolución del matrimonio, sobre hipotecas) y reseñas.

En la instancia de solicitud de esta ayuda declaró haber residido dos meses en Grenoble (Francia), asistiendo “al curso de extranjeros”.

Subir
 

Carrera académica

En instancia sin fecha pero de marzo de 1927 (sellada de entrada el día 15), en que solicita una pensión a la Junta de Ampliación de Estudios, dice ser “ayudante de clases prácticas del Profesor D. Demófilo de Buen y Lozano catedrático de Derecho Civil”.

Auxiliar (grupo 2º) en la Facultad de Derecho, Universidad de Sevilla; nombrado el 26/03/1929 (toma de posesión el 3 abril 1929). Cesó el 30 junio 1930.

En 1930 oposita a las cátedras de Derecho Civil de La Laguna y Santiago; es votado en segunda votación, por unanimidad, para el primer lugar, obteniendo el segundo puesto Vicente Guilarte. Expresó su deseo de ocupar La Laguna; había firmado las oposiciones desde Heildelberg (noviembre, 1927). Nombrado el 26 de junio, 1930, toma posesión el 1 de julio (en la Universidad de Sevilla, oportunamente autorizado: real orden de 26 de junio).

Cesa el 14 de septiembre, 1931, por traslado a idéntica cátedra en la Universidad de Salamanca  (nombramiento: 2 de septiembre; toma de posesión el 15). En abril de 1932 firma la cátedra de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Madrid (turno libre).

Cesa el 6 de junio, 1933, al trasladarse a igual cátedra en la Universidad de Sevilla (nombramiento: 21 de abril, 1933; toma de posesión: 2 de junio, 1933; lo hace en la Universidad de Madrid, oportunamente autorizado: orden de 1 de junio; alegó estar a cargo de un curso de Derecho Internacional Privado en la Escuela Diplomática).

Cesa el 8 de mayo, 1934, al ocupar, tras vencer en la correspondiente oposición, la cátedra de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Madrid (nombramiento: 7 de mayo, 1934; toma de posesión: 9 de mayo).

Cesa por excedencia forzosa (orden de 11 de mayo, 1934) desde el 17 de ese mismo mes al ser reintegrado en su cátedra el monárquico José de Yanguas Messía. La ambigua situación de De Castro (excedencia con sueldo íntegro y derecho a ocupar la primera vacante en la facultad de Madrid) se resuelve al ser nombrado (orden de 1 de junio, 1934), a propuesta de esa Universidad, titular de la cátedra de Derecho Civil – Parte general.

8 de agosto, 1934. Recibe la suma de 4.969 ptas. en concepto de dietas y gastos de viaje por su participación en el tribunal de oposiciones a la judicatura.

9 de octubre, 1937. Por O. de esa fecha, comunicada al decano accidental de Derecho, Galo Sánchez, causa baja a partir de ese mes en las nóminas de la Habilitación de Madrid.

Conminado a incorporarse a la facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Políticas de Valencia (telegrama de 30 de noviembre, 1937), en desacuerdo con el régimen republicano alega "la imposibilidad de encontrarse en Valencia dentro del plazo que le ha sido señalado… no pudiendo abandonar otras funciones de carácter público, en espera de órdenes de la Presidencia del Consejo de Ministros" (instancia de 6 de diciembre, 1937) y pasa a la situación de excedencia voluntaria (orden de 17 de diciembre).

Restablecido en su cátedra sin sanción tras la guerra civil (instancia de 12 de abril, 1939; orden de 25 de octubre, 1939) pasa de nuevo a la situación de excedente (excedencia especial) el 4 de febrero, 1970, tras ser elegido magistrado del Tribunal Internacional de Justicia (La Haya).

1940-1941. Pronuncia el discurso inaugural del año académico, titulado “El Convenio de Ginebra de 7 de junio de 1930, destinado a reglamentar ciertos conflictos de leyes en materia de letra de cambio y pagarés a la orden”.

15 de noviembre, 1946. Por O.M. de esa fecha se encarga de la disciplina “Principios é Instituciones de Derecho Privado”, de la nueva Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de la Universidad de Madrid, con gratificación de 2.500 ptas.

10 de diciembre, 1946. “Dado el número de alumnos matriculados” varios catedráticos, entre ellos Federico de Castro, reciben una gratificación de 6.000 ptas.

4 de noviembre, 1947. O.M. de acumulación de las enseñanzas propias de la cátedra de Derecho Civil. Por O.M. de 30 de agosto, 1952, esa situación aún se mantiene el curso 1952-1953.

9 de febrero, 1970. Se concede licencia de tres meses por asuntos propios, sin sueldo.

Se jubiló como catedrático, en situación de excencia especial, el 26 de octubre, 1973.

Subir
 

Depuración

7 de abril, 1939. Declaración jurada de Juan Palacios Martínez. Ha tratado a Federico de Castro íntimamente durante la guerra "y siempre le he oído expresarse en términos del mas exaltado entusiasmo por la causa nacional"; la cesantía que pidió a causa de su "repugnancia por los métodos del gobierno rojo" casi le hizo morir de hambre, "salvándose únicamente gracias al oportuno socorro de sus buenos amigos".

12 de abril, 1939. Declaración jurada de Federico de Castro en el expediente de depuración. Declara haber estado en Madrid en el momento del Alzamiento; su primer acto para sumarse al mismo fue "resistir la labor de las autoridades rojas", atender al socorro blanco universitario, esconder a D. Antonio de Eugenio Orbaneja llamado a las filas rojas, "colaborar en mantener la moral de resistencia frente a la tiranía marxista" y, en fin, colaborar con Antonio de Luna García "en su actuación a favor y a las órdenes de las autoridades nacionales". Dice no haber prestado adhesión al gobierno marxista; ha percibido sus haberes personalmente hasta el mes de agosto de 1937; no fue destituido ni cesado pero obtuvo el pase a la excedencia; no ha pertenecido a partidos ni sindicatos ni ha cotizado en ellos; no ha pertenecido ni pertenece a la masonería; no ha formado parte de los comités constituidos después del Alzamiento en el Ministerio de Instrucción; permaneció siempre en Madrid, donde no le fueron encomendados trabajos de índole de guerra; no perteneció a las milicias del frente popular; intentó salir de la zona roja con la ayuda del Ministerio de Estado y el cuerpo diplomático holandés en noviembre de 1936, lo que se le niega en 1937, y después pidió ser incluido en las listas de canje a las representaciones de Rumanía y Honduras, habiendo hecho también gestiones con la de Francia; se presentó el 1 de abril de 1939 ante la Auditoría del ejército de ocupación; en su aval cita a Antonio de Luna García, Julio Palacios Martínez, Antonio de Eugenio y Orbaneja, José Mª Corral (catedrático excedente de Medicina), el comandante Felix Aspe San Martín ("con el que he mantenido… estrechas relaciones de vecindad"); entre los que pasaron a territorio nacional menciona al coronel Aymat, a Fernando Castiella, a Pedro Cortina… Sobre la actuación de sus compañeros, alejado como estuvo de la universidad, sólo puede mencionar nombres notorios: los catedráticos Jiménez de Asúa, Sánchez Román, De los Ríos; los auxiliares y ayudantes hermanos Ayala, Miranda, Vázquez Gayoso; como "nacionalistas fervientes" cita a los catedráticos Luna, Palacios y Castiella y a los ayudantes Cortina, de Eugenio y Poveda.

5 de mayo, 1939. Declaración jurada de Antonio de Luna García: "que el catedrático… es de ideología totalmente afecta a nuestro glorioso movimiento nacional y ha venido prestando además importantes servicios durante la dominación roja como mi enlace con las jerarquías de la Falange que se encontraban en embajadas y hospitales".

30 de junio, 1939. Declaración jurada de Fernando María Castiella y Maíz, de FET de las JONS, capitán honorario del Cuerpo Jurídico Militar, catedrático de Internacional etc. Conoce a De Castro desde 1933, tiene pleno convencimiento de que quería votar en 1936 a las derechas, pero que, en su presencia, comprobó que no estaba incluido en el censo; siempre condenó el Frente Popular y defendió la causa nacional con anterioridad al Glorioso Alzamiento; fue enlace de la centuria de FET y de las JONS organizada en la embajada de Noruega bajo el mando de Javier García Noblejas.

7 de julio, 1939. Declaración jurada de José María de Corral, catedrático y secretario de la facultad de Medicina, director del Instituto Cajal. Conoce a De Castro desde hace años, persona "fundamentalmente buena, de ideas sanas morales y de orden, pero sin ideas religiosas"; sin embargo, después de empezar la guerra, tras rechazar la ayuda de quienes querían sacarlo de España para no tener nada que agradecer a un gobierno que acepta asesinatos, "impresionado por el valor de nuestros mártires, sintió la Gracia de Dios y buscó al Padre Hazeinar, religioso Paul, Rector de San Luis de los Franceses, para que le instruyera en nuestra religión. Y al poco tiempo se casaba por la Iglesia con la que era ya su mujer por lo Civil, protestante holandesa, que se convirtió con su marido y se bautizó". Supo que pidió la excedencia para no ir a Valencia: "hay que advertir que al serle concedida… quedó en Madrid sin medio alguno de vida, pues sus propiedades radican en Sevilla y no ha ejercido nunca la abogacía". Le visitó como médico, asombrándose al comprobar que estaba muriendo de hambre, sin solicitar el apoyo de sus amigos por sufrir voluntariamente su falta de medios. "Desde entonces le he tratado con la mayor intimidad y puedo testimoniar de su profunda religiosidad, de su amor a esa España tradicional que debe ser la España de Franco, y de su deseo de llevar á la práctica el lema de León XIII 'vetera, nobis augere et perficere'. Creo que habrá pocos elementos en nuestro profesorado que puedan igualar a Castro en la firmeza de sus católicas convicciones filosóficas, políticas y sociales, y creo sinceramente que la conversión… no ha sido uno de los beneficios menores, sino muy grande con que Dios nos ha favorecido en esta guerra".

8 de julio, 1939. Declaración jurada de Alfonso de Cossío y Corral. Conoce a Federico de Castro desde hace años, habiéndolo tratado estrechamente de 1934 a 1936, en que asistió a sus clases diariamente como ayudante de cátedra, "donde siempre le oí exponer una teoría espiritualista del derecho civil, con constante alusión a las doctrinas de nuestros juristas clásicos, y con condenación frecuente de determinadas disposiciones emanadas de la República, y, concretamente, de la Ley de Divorcio"; por el contrario, nunca expuso idea de carácter político, ajustándose a los más sanos principios morales. A raíz de los sucesos de octubre de 1934 le oyó condenar pública y repetidamente "la criminalidad de esos vergonzosos hechos". Le consta que no ha pertenecido a partido alguno, "viviendo, como vivía, dedicado en cuerpo y alma a la investigación científica". Se opuso a la candidatura de Enrique Ramos ("de Izquierda Republicana, diputado del Frente Popular por Madrid y posteriormente Ministro de Hacienda") a la auxiliaría de Derecho civil, "deshaciendo una intriga… [de] determinados Catedráticos, y consiguiendo que, en estricto concurso de méritos, fuese designado el Sr. Moro Ledesma, Oficial de la Dirección General de los Registros, y cuya afección a la Causa Nacional es bien patente". Recuerda que pocos días antes de las elecciones de 16 de febrero, 1936, tuvo una fuerte discusión con Ramos en la sala de profesores, criticando "el conglomerado del Frente Popular".

8 de julio, 1939. Declaración jurada de Fernando María Castiella y Maíz, de FET de las JONS, capitán honorario del Cuerpo Jurídico Militar, catedrático de Derecho Internacional etc. Conoce a De Castro desde 1933; tiene pleno convencimiento de que quería votar en 1936 a las derechas pero, en su presencia, comprobó que no estaba en el censo; siempre condenó el Frente Popular y defendió la causa nacional con anterioridad al Glorioso Alzamiento; fue además enlace de la centuria de FET y de las JONS organizada en la embajada de Noruega, bajo el mando de Javier García Noblejas.

18 de agosto, 1939. Carta de Federico de Castro al Dr. Enríquez de Salamanca, juez instructor de la depuración del personal docente de Madrid. Acusa recibo del oficio del día 9 pero advierte que se está reponiendo en Pedreña (Santander), donde se encuentra autorizado por el decano de su facultad, y le ruega admita una respuesta por escrito. Le pide además aclaraciones sobre una pregunta de la declaración jurada a los efectos de la depuración. Esta carta acompaña a instancia de la misma fecha. El 21 siguiente Enríquez acepta que responda por escrito y así ratifique su declaración jurada; aclara que la pregunta T de la misma va referida a los más destacados izquierdistas que pueda nombrar de la Universidad.

28 de agosto, 1939. Escrito de Federico de Castro en ratificación de su declaración jurada en el expediente de depuración. Como destacados izquierdistas menciona "en la Facultad de Derecho [a] los Sres. Miranda, Hermanos Ayala, Vázquez Gayoso, Sánchez Román (abogado asesor de la agencia de compras en París), Castillejo (quien escribió un libro titulado "Guerra de ideas en España" y en el que habla del Gobierno rojo como legítimo), Flores de Lemus (con los gobiernos de la república ha intervenido en el Ministerio de Hacienda y tenía relaciones con personalidades de la situación), Enrique Ramos, Ministro de Hacienda con Izquierda Republicana, Fernando de los Ríos, el Ayudante Sr. Malagón y Recasens Siches".

1 de septiembre, 1939. Resolución del Dr. Enríquez, titular del Juzgado instructor del personal docente de la Universidad de Madrid, elevando propuesta de readmisión sin sanción.

25 de octubre, 1939. Por orden de esa fecha se le rehabilita en su destino, sin sanción

En el expediente obra una nota sin fecha ni firma, con la precisión siguiente: "le tengo por persona formada en la escuela liberal y de orientación izquierdista, aunque debo afirmar en conciencia que no me consta que haya sido sectario ni en cátedra ni fuera de ella. Me han afirmado que durante la dominación roja anhelaba la entrada de las Fuerzas Nacionales y que había santificado con el Sacramento la unión meramente civil en que vivía con una extranjera".

Subir
 

Otras actividades y méritos

Vocal titular y suplente en oposiciones de auxiliares de universidad y de judicatura (varias fechas: 1933, 1934…)

Por orden de 25 de octubre, 1951, se le autoriza para ir a Holanda (La Haya) y participar en una conferencia diplomática de Derecho Internacional Privado

Por orden de 18 de marzo, 1953, se le autoriza para trasladarse a Francia, durante el mes de abril, para asistir a la reunión internacional para la unificación del derecho privado.

Por orden de 10 de mayo, 1957, se le autoriza para trasladarse a Francia durante un mes, "para tomar parte en un Coloquio internacional sobre la Enseñanza y la Investigación del Derecho".

Académico de la Real de Jurisprudencia y Legislación pronuncia el discurso de ingreso sobre Las condiciones generales de los contratos y la eficacia de las leyes (1961), siendo contestado por José Castán Tobeñas.

Por orden de 6 de diciembre, 1965, se declara la compatibilidad con su cátedra del cargo de asesor jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores, con sueldo íntegro anual de 67.933 ptas. Se le autoriza también a continuar como director del Anuario de Derecho Civil; en la instancia correspondiente (10 de noviembre, 1965) dice desempeñar el cargo a partir de las 19 h, con la ocupación del "examen y selección de los trabajos, coordinación y petición de los mismos, estudio de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, Seminario del Anuario de Derecho Civil, etc., con la retribución de 21.840 ptas. anuales". (Con sede en el Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, los miércoles se organizaba allí ese célebre seminario para discutir sentencias y otros argumentos civilísticos).

Por orden de 12 de marzo, 1969, se le autoriza a presidir la delegación española en la conferencia sobre derecho de los tratados, a celebrarse en Viena los meses de abril y mayo.

Por orden de 13 de octubre, 1969, se le autoriza el traslado a los Estados Unidos para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, al ser nombrado representante de España en el XXIV período de sesiones, siendo candidato oficial a una de las magistraturas del Tribunal Internacional de Justicia, cuyas elecciones tendrían lugar en tales sesiones de la Asamblea.

El 15 de enero, 1970, solicita el pase a excedencia especial, al haber sido designado por 9 años Juez del Tribunal Internacional de Justicia, a partir de 6 de febrero de 1971.

Por decreto de 9 de abril, 1970, se reconoce a los efectos internos procedentes el nombramiento de Federico de Castro como juez del Tribunal Internacional de Justicia, pasando a situación de excendencia especial. Se posesiona del cargo el 6 de febrero de ese mismo año.

Subir
 

Principales obras

El autocontrato en el derecho privado español, Madrid, Reus, 1927.

Las naos españolas en la carrera de las Indias. Armadas y flotas en la segunda mitad del siglo XVI, Madrid, Voluntad, 1927. 284 pp.

Programa de Derecho Civil. (Primer curso). Parte general, Madrid, Edit. Revista de Derecho Privado, [s.a.]. 14 pp.

Discurso correspondiente a la apertura del curso académico 1936-1937 (letras de cambio, derecho internacional), Madrid, Universidad de Madrid, 1936. 119 pp.

Derecho Civil de España, Valladolid, Casa Martin, ¿1942?. Objeto de repetidas ediciones (1949, 1952, 1955, 1959, 1984, 1991, 2008).

La doble nacionalidad”, en Revista española de Derecho Internacional 1 (1948), 80-107.

Compendio de Derecho Civil, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1957. Objeto de varias ediciones y ampliaciones (1958, 1964, 1966, 1968, 1970).

“Los llamados derechos de la personalidad”, en Anuario de Derecho Civil 12 (1959), 1237-1276.

Temas de Derecho civil, Madrid, Graf. Marisal, [1972], 186 pp. (Reimp. 1976).

Las condiciones generales de los contratos y la eficacia de las leyes. Discurso leído... en su recepción pública por... D. Federico de Castro y Bravo, contestación del... Sr. D. José Castán Tobeñas, Madrid, Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, 1961, 69 pp. Objeto de varias ediciones (1975, 1985)

El negocio jurídico, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1967,550 pp. Objeto de varias ediciones (1971, 1985).

La persona jurídica. Nota introductoria de Manual Amorós Guardiola. Madrid, Civitas, 1981. 310 pp. (Reimp. 1984).

Estudios jurídicos del profesor Federico de Castro, I-II, Madrid, Centro de Estudios Registrales, 1997.

Subir
 

Fuentes

  • AGA 21/20503 (expediente personal; contiene expediente de depuración).
  • Archivo de la Junta de Ampliación de Estudios, JAE/34-408 (pensión de la Junta de Ampliación de Estudios).
  • Archivo de la Universidad de Sevilla, leg. 1993, exp. 11.
  • Archivo General de la Universidad Complutense de Madrid, sig. P-467, 4; sig. DE-189,3 (doctorado).
  • “Necrológicas. Federico de Castro”, en ABC (Madrid), 24 de marzo, 1983, p. 39. También Juan Vallet de Goytisolo, “Federico de Castro y Bravo”, ibid. 13 de mayo, 1983, p. 40; Luis Díez-Picazo, “Un profesor recto y justo”, ibid.
Subir

Carlos Petit
22 de septiembre de 2011

Actualizado: 29 de septiembre del 2011

 

Diccionario de catedráticos españoles de derecho (1847-1943) [en línea]. Universidad Carlos III de Madrid. Instituto Figuerola de Historia y Ciencias Sociales, 2011- . Disponible en: http://www.uc3m.es/diccionariodecatedraticos

© Los autores.

Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este Diccionario está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.