Banner
Estás en: Inicio > Instituto de Estudios Clásicos sobre la Sociedad y la Política "Lucio Anneo Séneca" > Educación > Proyecto Apolo > Autores clásicos grecolatinos > Ovidio

Ovidio

Menú

Última actualización: 27/05/2009

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto
 

Biografía

Ovidio

Publio Ovidio Nasón ( 43 a. C. -17 d. C.)

Nace en Sulmona, y era hijo de un caballero, título de la antigua nobleza romana. Acudió a Roma para estudiar retórica con los oradores Aurelio Fusco y Porcio Latrón y desempeñó varias magistraturas menores, entre ellas el cargo de tribuno de la plebe. Más tarde haría un viaje a Grecia que le permitiría perfeccionar sus estudios antes de volver a la capital del Imperio. Tras la muerte de su hermano renuncia a la carrera senatorial y, contraviniendo los deseos de su padre, se dedica a la que constituye su auténtica vocación, la poesía. Así es como entra en el círculo de Valerio Mesala Corvino, y allí es donde conoce a Horacio y a Virgilio y donde escribe los Amores, el Arte de Amar y el Remedio del Amor, obras cumbre de la literatura erótica ( entendiéndase erótica como una didáctica, una técnica sobre la que se puede aprender ) así como las Heroidas, en que el género epistolar sirve para dar voz a las mujeres de los grandes héroes de la mitología, como Helena de Troya o Andrómaca, que se dirigen a sus respectivos consortes. El mismo Ovidio se casó tres veces, y dedicó gran parte de sus versos a una misteriosa Corina, cuyo nombre quedó grabado junto a las otras mujeres objeto del amor poético ( como Laura o Beatriz para los poetas Dante y Petrarca)Entre el 2 y el 8 a. C. trabaja en las Metamorfosis y en los Fastos. También escribió una obra de teatro inspirada en la tragedia griega, que tituló Medea.
En el 8 a. C. tendrá lugar un suceso que marcará negativamente el resto de la vida del poeta, la condena de destierro que dicta el emperador, relegándole a una oscura región del Mar Negro, en la localidad de Tomi. Mucho se ha discutido sobre las causas del destierro, y aunque Augusto justificase su decisión como una medida para preservar la moral pública de los versos licenciosos que escribía Ovidio, hay indicios que apuntan hacia la posibilidad de que el escritor fuera testigo de algún escándalo en el que estaba implicada la familia del emperador, hecho al que parece apuntar otro destierro que tuvo lugar en aquella época, el de Julia, la nieta del emperador, conocida por su promiscuidad. También podría ser que estuviera involucrado de alguna forma en una conspiración, concretamente en la que pretendía hacer a Agripa Póstumo sucesor de Augusto . En cualquier caso la decisión fue irrevocable, y los ruegos que dirigió el poeta a Octavio Augusto como a su sucesor Tiberio, no recibieron ninguna respuesta. Allí en el exilio, aprendió algo del idioma de los getas, habitantes de aquel lugar y compuso las Tristia y las Epístolas desde el ponto. Nunca se cansó de implorar el perdón imperial, y podemos imaginar sin demasiado esfuerzo la postración que sufrió el poeta durante aquella última época de su vida, alejado del fasto cortesano, de sus amigos y familiares, por una sentencia que él consideraba injusta.

 

Estilo

El discurso ovidiano se desarrolla según procedimientos retóricos. En el Arte de Amar consigue dar a un libro la continuidad temática, apoyada en mitos a modo de exempla. En las Metamorfosis, sin embargo, sobresale el empleo de elementos de conexión entre unos mitos y otros, ya sean temáticos, genealógicos o de tipo anecdótico, aunque carece de unidad externa, al contrario que la Eneida. Son frecuentes las comparaciones con la épica, así como anticipaciones y alusiones al presente. Emplea un tipo de ironía trágica, que se nutre en la ignorancia del héroe o heroína sobre el futuro que le espera, un recurso que tendrá la oportunidad de aplicar a su propia situación en las epístolas de exilio. Despliega su profundidad psicológica no sólo en sus personajes sino también en la descripción alegórica de lugares, que a menudo representan el ser del habitante. El léxico ovidiano abunda en neologismos, bajo su apariencia natural y desenfadada; en la métrica alcanza el dominio del hexámetro y el dístico elegíaco. El desarrollo del discurso se ve a menudo interrumpido por paréntesis, que en el caso de la transcripción de mitos frecuentemente sirven para manifestar la incredulidad del poeta acerca de la veracidad de la fuente. Pasa de un enfoque impregnado de pathos dramático a la ironía por medio de la antítesis, manejando a la perfección ( aunque con gran economía ) los tiempos verbales y el orden sintáctico de las frases. En cada caso, Ovidio dice buscar la inspiración en la divinidad competente en el tema que le ocupa, así para los Amores será Venus mientras que en el caso de las Metamorfosis se recurrirá a las Musas. En la época del exilio, la Musa se convierte en consoladora del poeta triste alejado de su ciudad y sus amigos. El poeta es, no obstante, un valor perdurable en sí mismo, gracias al concurso de su inspiración y del ingenium.

Se esfuerza por tratar cada tema en su totalidad, haciendo catálogos universalizables, ya sea de la mitología, de las festividades, del alma femenina o de las técnicas de la seducción, y persiguiendo tal vez una función vagamente semejante a la enciclopedia total de la literatura homérica. Un tema que se repite frecuentemente es la separación del individuo de su medio. Entre las influencias mas destacables señalaremos la de Galo, Calímaco, Propercio y Tibulo en toda su obra. El género epistolar es suyo por derecho propio, ya que lo crea en las Heroidas. De las Metamorfosis el principal modelo es Virgilio y posiblemente también Hesíodo, posee la métrica de la épica aunque carece de la unidad de tiempo, lugar, personaje y acción. Sus fuentes de material mitográfico e histórico parecen haber sido, respectivamente, Varrón y Tito Livio.

En cuanto a las críticas que se han hecho a Ovidio, aunque el poeta hace radicar su variedad en la multiplicidad temática, en sus últimas obras se deja sentir una cierta monotonía en el tono frío y desapasionado a veces, con un excesivo recreamiento en el arte de las letras que no permite una profundización conceptual, adoptando un tono frívolo . También se menciona su ambición autoproclamada de ser "el Virgilio de la elegía". Tres aspectos de este autor se nos manifiestan en su obra: la formación retórica, el ingenio y la potente penetración psicológica. También destaca como autor de cuadros de género, con un alto sentido del colorido y de la puesta en escena, describiendo asimismo cuadros y obras de arte que hoy nos permiten entrever cómo era el gusto artístico romano. La voz de este poeta se hace oír desenfadada, sociable, sensual y poco dada a disquisicones filosóficas, pero se le acusa de una escesiva frivolidad morosa que se entretiene en florituras sin meterse a fondo en el tema, disgregándose, degenerando cada vez más de las primeras obras a las últimas.

 

Obra

Amores

Primera obra completa de Ovidio compuesta por cinco libros y escrita en dísticos eligíacos. Su publicación se realizó en el año 16 d.C.

Durante toda la obra habla sobre el amor contrastándolo con la guerra: comparando a los amantes como soldados. Trata el amor del poeta hacia Corinna (probablemente una mujer ideal que Ovidio insertó en la obra pero que no llegaría a existir).

Ars amatoria ("Arte de amar")

Obra de éxito pero rodeada de polémica en la época del emperador Augusto por sus contenidos que escandalizaron al sector más conservador. Debido a esta obra escribió “Remedia amoris”, que supone un arreglo de “Ars amatoria”. Fue publicada en el año 8 d.C., consta de tres libros que contienen cantos escritos en dísticos eligíacos.

A través de su “Ars amatoria”, Ovidio da consejos sobre cómo conquistar a la persona deseada. La primera parte, formada por los dos primeros libros, dice a los hombres cómo deben conquistar a las mujeres. En la segunda parte, explica a las mujeres cómo pueden conquistar a los hombres.

Epistolae ex Ponto ("Cartas desde el Ponto")

Obra de Ovidio publicada en el año 10 y escrita en cuatro libros que ha ayudado a que se conozca la vida en general de Escitia menor en la época en la que el autor vivió.

Fastos

Su fecha aproximada de publicación fue entorno al año 12 aunque seguramente fuera escrita antes del destierro del autor (en torno al año 8).

Los Fastos están compuestos de seis libros dedicados cada uno de ellos a los seis primeros meses del año. Los otros seis meses no aparecen en la obra debido seguramente al destierro del autor, lo que provocó que la dejara incompleta.

En cada mes habla del posible origen de su nombre romano asociándolo con divinidades. Para ello se basó en diversas fuentes grecorromanas con el objetivo de profundizar en los mitos griegos y ampliar información de otros temas como la astronomía. Obras como “Phaenomena” de Arato y “Catasterismos” de Eratóstenes le sirvieron de apoyo para los temas relacionados con los astros.

Heroidas

Los predecesores de Ovidio en la poesía elegíaca-erótica fueron Galo, Propercio y Tibulo. En la obra del poeta se hace notar la frecuente aparición de temas mitológicos (que Virgilio desechara por demasiado trillada) y su destreza al sintonizar con la psicología femenina.

En las Heroidas se mezclan también aspectos de la retórica, en tanto en cuanto las cartas de estas heroínas son a menudo soliloquios transcritos de manera epistolar. Los temas tratados en estas hipotéticas cartas, plagadas de anacronismos, son los celos, la fidelidad y la relación de dependencia de la mujer con respecto al hombre. Ovidio escapa de los límites que impone la versión originaria del mito, ya sea ésta de Eurípides o de Virgilio, permitiendo a sus heroínas deshacerse de sus respectivas vestimentas que las etiquetan de reinas, hechiceras o simplemente de esposas de un héroe para mostrarlas como simples mujeres, con anhelos y sentimientos cercanos a los nuestros. Dido no arde de ira ni se transforma en una furia vengadora que exige la muerte de su desagradecido amante, simplemente añora a Eneas y le pide un poco de cariño, diciendo que le extraña.

En ocasiones existe una correspondencia cruzada, el hombre responde, como sucede entre Paris y Helena, pero en esos casos falta una auténtica interacción entre los personajes, ocasionada por las limitaciones que impone la métrica ( el dístico elegíaco ), son más bien retratos psicológicos paralelos. Algunas de las respuestas de los héroes las escribió un amigo suyo, Sabino, y las tres últimas las redactó él mismo, animado por la iniciativa del otro.

In Ibin ("Ibis")

Poema escrito en el año 9 d.C. y formado por pareados eligíacos. Es un ataque hacia una persona cuyo nombre e identidad se desconocen.

A lo largo del poema habla de los castigos que sufren los hombres infortunados y los amenaza de manera constante.

Metamorfosis

Remedia amoris

Poema de 814 versos compuesto en respuesta a la polémica que suscitó “Ars amatoria”. No obstante, en este caso Ovidio no da consejos sobre cómo conquistar a otra persona, sino que habla de los perjuicios que ocasiona el amor.

Es un consejo que da a los jóvenes para no caer en el error de idealizar a las mujeres. De esta forma, se evitarán suicidios por amores no correspondidos.

Tristia ("Tristes")

Poemas repartidos en cinco libros tras su destierro de Roma (año 8).

El primer volumen está dirigido a los familiares y amigos que dejó tras su destierro. En él describe su penoso viaje hasta las fronteras bárbaras con el imperio romano comparando su exilio con el de Ulises.

El segundo volumen constituye una súplica a Augusto para que ponga fin a su exilio. Pero Ovidio defiende su trabajo con vigor y llega a compararlo a las obras favoritas del emperador escritas por Virgilio.

Subir