Banner
Estás en: Inicio > Instituto de Estudios Clásicos sobre la Sociedad y la Política "Lucio Anneo Séneca" > Educación > Proyecto Apolo > Autores clásicos grecolatinos > Homero

Homero

Menú

Última actualización: 27/05/2009

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto
 

Biografía

La cuestión homérica

Con el nombre de Homero se han transmitido dos grandes poemas épicos, la Ilíada y la Odisea, así como una colección de himnos. Esta última es claramente posterior y se acepta generalmente su carácter apócrifo. Desde época muy temprana comenzaron a circular biografías del primer poeta griego, pero según la crítica moderna, sólo reflejan la ficción de un poeta legendario que supuestamente escribió los dos primeros poemas de la tradición literaria occidental. Actualmente se considera más probable que las obras que se le atribuyen, la Ilíada y la Odisea, son el producto de una larga tradición oral y no de un único autor. El primero en plantear esta hipótesis fue el abate de Aubignac, François Hédelin, en tiempos de Luis XIV, que observó incongruencias en el estilo de ambas epopeyas, lo que le hizo inferir que la autoría no se debía a un solo hombre, sino que más bien eran recopilaciones de varios poemas hechas con mayor o menor acierto. A finales del siglo XVIII (1795) el erudito alemán A. Wolf da un impulso decisivo al problema filológico de la autoría. Así queda abierta la llamada "cuestión homérica", que a partir de entonces originará dos corrientes interpretativas, los unitarios, partidarios de la existencia de un único autor, y los analistas que propugnaban una creación compleja, llevada a cabo a través de los siglos con la contribución de sucesivos poetas. Pero es en el siglo XX cuando se produce la aportación más esclarecedora con respecto a este tema, de la mano de Millman Parry*. Este filólogo, cuyo trabajo continuaría A. B. Lord, partiendo de la comparación de la cultura de los aedos griegos con la de los cantores del este de Europa, particularmente en los Balcanes, propuso que ambos poemas eran exclusivamente el producto de la tradición oral. Un análisis concienzudo de la Odisea y la Ilíada revelaba aspectos comunes entre ambas formas de creación, aunque los cantos eslavos nunca se pusieron por escrito. Debemos tener en cuenta que la difusión del alfabeto en Grecia durante los siglos IX al VIII a.C. es más o menos contemporánea a la de la puesta por escrito de las grandes epopeyas, lo cual significa que antes no existía cultura literaria escrita, solamente había trovadores que debían recitar largos poemas (algunos de los cuales podían durar días casi sin interrupciones) ante una audiencia exigente, frecuentemente en cortes de nobles y reyes. Para poder memorizar tal cantidad de versos, el aedo se veía obligado a usar una serie de "trucos", idénticos a los que usaban los cantores eslavos para relatar sus gestas. Fundamentalmente, el poeta contaba con un tema fijo, una historia que conocía bien, y sobre éste introducía variaciones en función de los deseos de su auditorio. Para dar homogeneidad al relato, contaba con un ritmo y un número de fórmulas fijas que podían consistir en epítetos para nombrar al héroe o en descripciones de actividades, ya fueran bélicas, relativas a la cría del ganado o a la fletadura de un barco. Estas fórmulas siempre iguales, podían ocupar medio verso, aunque lo frecuente es que su extensión llenase uno entero o incluso varios. De este modo el cantor reducía al mínimo la improvisación y podía mantener el ritmo y la rima. Sin embargo, esto no significa que el aedo fuera un mero repetidor de fórmulas memorizadas previamente. La excelencia de un determinado bardo residía en la riqueza de fórmulas que conociese para denominar varios aspectos de la vida y en su pericia para combinarlas, labor nada sencilla. Así en su tesis L'épithète traditionelle dans Homère (París, 1928) , Parry daba una explicación satisfactoria a la abundancia de párrafos idénticos o similares en la obra homérica, su génesis oral. La investigación ha mostrado posteriormente que:

  • (a) el modelo de Parry compara de manera impropia dos sociedades de un grado de complejidad diverso y productos culturales que se dirigen a públicos distintos, confundiendo las expresiones del arte popular balcánico con los complejos códigos imperantes en la nobleza micénica,
  • (b) las supuestas fórmulas son mucho menos frecuentes y habituales de lo que Parry supone, tal como lo muestran los estudios con ordenadores y
  • (c) los poemas tienen un grado de unidad y una técnica literaria mucho más compleja que las que exige la hipótesis de la lengua anglosajona.

Características de la épica homérica

Para los griegos, Homero es más que un simple recopilador de canciones antiguas. Aristóteles ensalza en la Poética la Ilíada y la Odisea por su unidad. Homero fue el educador de las generaciones jóvenes que debían aprender largos párrafos de la Ilíada y la Odisea, que no eran consideradas simples creaciones literarias, sino una auténtica plantilla moral y práctica sobre la que se sustentaba la paideia la educación práctica y moral del hombre griego. Sus versos no sólo relatan luchas y aventuras, sino que dan instrucciones concretas de cómo comportarse con honor en diversas situaciones, cómo vestir a un guerrero, aparejar un caballo o trabajar la tierra. Sus cantos eran una suerte de enciclopedia, un cúmulo de todo el conocimiento útil para la vida, además de un inmejorable tratado de ética.

Existe un cierto consenso en que la fijación escrita de la épica homérica se produjo en el siglo VIII a. C. No obstante, la acción dramática se desarrolla aproximadamente medio milenio antes, en una época que había adquirido caracteres míticos para la audiencia. Es por ello que la figura del héroe tiene tal importancia en la épica, denominada por esto mismo "heroica". La facultad principal de estos héroes, además de su fabulosa constitución física, es su temperamento, la areté o virtud guerrera, que durante la ilustración ateniense (s. V a. C.) pasaría a ser virtud cívica, debidamente adaptada a los nuevos tiempos. Este concepto de areté podría resultar extraño hoy en día, ya que no entraba en contradicción con comportamientos tales como tomar botines de guerra, apresar y esclavizar a las mujeres del enemigo o engañarlo con estratagemas. Sin embargo, el sentido del deber y el honor, fundamentales para la cohesión de una comunidad, son una constante en la vida de los héroes. Aquiles tiene la opción de quedarse en su tierra y disfrutar de una larga vida sin honores o marchar a una guerra que no tiene apenas nada que ver con él, en una tierra inhóspita, donde sabe que morirá con seguridad pero alcanzará una fama inmortal. Sin embargo, elige la segunda opción. Ese es uno de los significados de la areté.

Los dioses son los otros protagonistas principales de la epopeya heroica, y se nos presentan en una doble identidad. Por un lado son poderosos y deciden el futuro de los mortales de acuerdo con sus caprichos, como si de un juego de mesa se tratara, y por el otro aparecen más próximos a los hombres de lo que cabría esperar, con defectos que a veces les hacen resultar ridículos, orgullosos y lascivos. Incluso pueden llegar a ser heridos (aunque nunca muertos) por manos mortales cuando se inmiscuyen en la batalla. El poderoso Zeus, que gobierna sobre las demás divinidades, está también él sujeto a los dictámenes del Destino, la Até o Hado. Así se prefiguran algunos de los aspectos fundamentales de la tragedia: el hombre toma sus decisiones pero no está solo, los dioses juegan con él a su antojo y el destino resulta ineludible, se puede predecir pero no huir de él.

Subir
 

Estilo

En cuanto a la métrica, la épica se sirve del hexámetro dactílico, cada estrofa se compone de seis versos, dáctilos o espondeos. El acento de los griegos no era intensivo como el nuestro, sino tonal, esto quiere decir que en lugar de dividir las sílabas por su acento tónico o átono jugaban con la duración de las mismas, que podía ser larga o breve. La mayor parte de la Ilíada y la Odisea está escrita en dialecto jónico, y algunas partes también en eólico, lo que viene a apoyar las teorías de los analistas. A partir de Homero el jónico se convirtió en la lengua del canto épico por excelencia, incluso podría decirse que creó un dialecto literario que sería empleado de ahí en adelante. Esta unificación del lenguaje para un uso concreto incluía también la selección de arcaísmos y neologismos en el léxico y la sintaxis; podríamos trazar un paralelismo con la unificación del idioma alemán llevado a cabo por Lucero en su traducción de la Biblia.

Por último, queda decir que la Ilíada y la Odisea forman parte de un ciclo mucho más amplio de composiciones épicas cuyo argumento gira en torno a la guerra de Troya y de Tebas, que no se han conservado íntegras. Pausanias menciona una Tebaida; Proclo, la Crestomatía, y tenemos también constancia de obras llamadas Toma de Troya, Etiópida, etc. Algunas de ellas se atribuyen a Homero, aunque es de suponer que su calidad no era tan alta como la de las dos que se han conservado.

Subir
 

Obra

Subir