Banner
Estás en: Inicio > Instituto de Estudios Clásicos sobre la Sociedad y la Política "Lucio Anneo Séneca" > Educación > Proyecto Apolo > Autores clásicos grecolatinos > Heródoto

Heródoto

Menú

Última actualización: 27/05/2009

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto
 

Biografía

Busto de Heródoto

(485-425 a.C)

Heródoto nació hacia el 485 a.C.en la costa de Asia Menor, en la ciudad de Halicarnaso. Era hijo de una familia aristocrática, probablemente de origen indígena, como nos hace suponer el nombre de su padre, Lixes, de resonancias carias. Halicarnaso era una ciudad fundada por los colonos dorios de Trecén, un auténtico crisol de culturas, lenguas y etnias que influyó en el joven Herodoto, despertando el interés por la diversidad cultural que más adelante se plasmaría en sus estudios historiográficos. En el 499 estalla una revuelta jonia contra el tirano local, Lígdanis, en la que participa el futuro historiador, así como el poeta Paniasis, de quien se sabe que escribió una obra llamada Heracles y que fue una persona cercana a Heródoto, probablemente era tío suyo. Al ser sofocada la insurrección, Paniasis fue ejecutado y su sobrino tuvo que huír a Samos. Sabemos poco de su estancia allí, pero no debió ser demasiado prolongada ya que pronto comenzó a realizar largos viajes, que le proporcionarían los datos necesarios para la ulterior elaboración de sus Historias. Demostró un especial interés por las costumbres de los lugares a los que se trasladaba, su religión, su geografía y arquitectura. Regresó a su patria en el 454, fecha en la que el tirano fue expulsado.

Sabemos que llegó muy lejos hacia el norte, llegando a la región de Escitia, cerca de la actual Rusia, y al sur, visitando Siria, Babilonia y Palestina. Permaneció al menos cuatro meses en Egipto, remontó el Nilo hasta Tebas y vió las pirámides, recogiendo información sobre el lugar y sus habitantes. También llegó a la Cirenaica, la Magna Grecia y Sicilia, siempre tomando buena nota de cuanto veía y de lo que le contaban las personas que encontraba en sus travesías. Cabe suponer que estuvo en diversos puntos del Egeo, pues en su obra demuestra poseer un conocimiento directo de los pueblos helenos. Se ha aventurado que el motivo de estos viajes, además de la investigación erudita, podría tener algo que ver con intereses comerciales, aunque no está demasiado claro, pues Heródoto no da muchos datos sobre su vida personal en sus escritos y las anécdotas de su vida que nos cuentan autores posteriores no resultan demasiado fiables. Sabemos que vivió durante algún tiempo en Atenas, que junto con Esparta era una de las principales potencias griegas.

Todos estos viajes fueron posibles gracias a una distensión en las guerras que enfrentaron a griegos y persas, las llamadas Guerras Médicas, que coinciden con la vida de nuestro autor y fueron el tema principal de su obra. Siendo ya un hombre maduro, aproximadamente con cuarenta años, Heródoto participó en la fundación de la colonia ateniense de Turios, antes Síbaris, en el sur de Italia. Se trataba de una iniciativa de Pericles para extender la cultura ática por la Magna Grecia, y el historiador recibió la ciudadanía, asentándose allí para completar su obra. Algunas fuentes aseguran que la tumba del historiador se encuentra en aquella ciudad. Las Historias, en las que se condensan la amplia experiencia viajera del autor junto con el relato del enfrentamiento contra los medas, fueron publicadas en los primeros años de la Guerra del Peloponeso, aunque era ya conocida anteriormente en Atenas.

 

Estilo

Este autor fue denominado por Cicerón "el padre de la historiografía", aludiendo a su carácter pionero en esta disciplina. Su concepción de la historia es una investigación general del pasado por medio de las costumbres de los pueblos, con un tratamiento detallado de lo anecdótico, en cierto sentido similar en su método al reportaje periodístico moderno. Heródoto transcribe testimonios diversos de origen oral, como las tradiciones, sobre los que emite juicios de valor. A veces el propio autor duda de la veracidad de algunos testimonios, aunque no por ello deja de registrarlos, ya que considera que una de las funciones principales de su trabajo es la conservación de datos que pudieran resultar de utilidad a las generaciones futuras. El otro propósito de la historiografía para Heródoto es la exaltación de los grandes hechos, en la que podemos advertir la influencia de Homero. Leónidas y Temístocles, como figuras capitales de su época, se asimilan a la personalidad heroica de Áyax o Ulises en la epopeya antigua, contribuyendo así a dar un tono más elevado a los sucesos del presente. De ahí el uso frecuente de discursos épicos pronunciados por estos reyes y generales. Las fuentes que emplea Heródoto, recogidas en el transcurso de sus largos viajes, se las proporcionan informadores cuya credibilidad se deriva de su posición en la sociedad a la que pertenecen, preferentemente sacerdotes y aristócratas.

Las influencias del autor son variadas. En primer lugar, la tradición historiográfica que le sirve de punto inicial es la de los geógrafos antiguos, cuyo mayor exponente es Hecateo de Mileto con su obra Genealogías. Hecateo no se limita a trazar mapas costeros para la navegación, sino que se comporta como el explorador de una expedición científica, tomando nota de las costumbres, flora, fauna y rasgos etnográficos de los grupos humanos, de modo que a la vez que geógrafo es etnólogo, antropólogo y biólogo. A este modelo se suma el influjo de la tragedia, que determina el comportamiento de los personajes históricos y el desarrollo de la trama en numerosos episodios de las Historias. Heródoto conoció personalmente a Sófocles y a Esquilo, por lo que es de suponer que admirase el género dramático en la misma medida que sus contemporáneos. Ello se refleja además en el empleo de determinados artificios propios de la tragedia, como la intervención del oráculo y en la interpretación religiosa de lo histórico. El origen de los acontecimientos es doble, divino y humano, siendo el hombre en este último caso responsable de sus propios actos, igual que en el argumento trágico. La obra de Esquilo Los Persas condicionó en gran medida la presentación que hace Heródoto de las Guerras Médicas, en la que el castigo divino por pecados cometidos en la esfera mortal es lo que desencadena la masacre. Este historiador presta especial atención a los mitos y usos religiosos de cada pueblo, encontrando en ellos una explicación del carácter de cada cultura, estudia la historia persa no menos que la de los helenos, centrándose en cuatro reyes persas: Ciro, Cambises, Darío y Jerjes.

Un rasgo que resulta paradójico en nuestro escritor es que, a pesar de ser el narrador de la historia ática, la lengua que emplea es el jonio, con numerosas fórmulas que nos recuerdan a Homero. Sin embargo, el público al que va dirigida la obra no se limita a los habitantes de Atenas, sino que se busca un destinatario panhelénico, de modo que cualquier griego pueda sentirse identificado con alguna de las costumbres que aparecen en las Historias. A menudo la crónica ofrece un aspecto inacabado, su autor promete contar episodios que luego olvida, provocando lagunas internas, ocultas bajo la elaborada estructura del texto. Un relato está anidado dentro de otro y así sucesivamente, formando una estructura de cajas chinas. Esto se combina con la composición en anillo, en la que una misma frase da comienzo y cierre al mismo episodio, como hacían los cantores homéricos. La anécdota aparece al final de cada capítulo importante para mantener la atención del lector. En la redacción, de estilo predominantemente descriptivo, encontramos coordinación y yuxtaposición de oraciones (parataxis), a veces en exceso complejas. Finalmente, Heródoto presenta una visión unificada de la historia, en el que el comportamiento de sus protagonistas viene dado por las circunstancias y decisiones personales, pero también está marcada por el peso de la tradición, los comportamientos que a través del tiempo han cristalizado, dando forma al carácter nacional de los pueblos.

 

Obra

  • Hechos Líbicos (desaparecida)
  • Hechos Asrisios (desaparecida)
Subir