RECURSOS AUDIOVISUALES SOBRE LA TRANSICIÓN
Portal de recursos audiovisuales sobre la Transición española. El objetivo es organizar los contenidos audiovisuales en Internet a través de la recopilación de los fragmentos disponibles on line.

 

Aumentar Tamaño del texto Disminuir Tamaño del texto

CINEASTAS

PEDRO ALMODÓVAR (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1949)
Pedro Almodóvar es sin duda el director español más reconocido hoy en día, logrando convertirse en una marca de auteurismo transnacional, “Almodóvar”, tras éxitos del calibre de Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) o Todo sobre mi madre (1999). A finales de los 70, Almodóvar comenzó su carrera como cineasta realizando sus primeros cortos. Tras el estreno de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980), el director manchego se lanzó a la realización de largos. Títulos como Laberinto de Pasiones (1982) o ¿Qué he hecho yo para merecer esto!! (1984) son referentes indispensables para entender el clima político y sociocultural de la década de los 80 en España.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

JAIME DE ARMIÑÁN (Madrid, 1927)
El director y guionista madrileño define su cine como “un cine realista aunque con un tono fantástico, ya que la función mágica del cine es precisamente conseguir que el público pueda escapar de la triste realidad cotidiana." Mi querida señorita (1971), nominada al Oscar como mejor película extranjera, retrata la represión sexual de la España de provincias durante el franquismo con paródica sutileza. El nido (1980), de manera similar, explora los prejuicios sociales mediante la narrativización del amor prohibido entre un hombre de sesenta años y una adolescente. Armiñán fue también el guionista de una de las obras claves de la llamada comedia madrileña, Triges de papel (Fernando Colomo, 1977), largometraje que retrata la psicología de la España “progre” durante los primeros años de la Transición.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

JUAN JOSÉ BIGAS LUNA (Barcelona, 1946)

Conocido hoy en día por sus excesos erótico-melodramáticos como Jamón, Jamón (1992), Huevos de oro (1993) o La teta i la lluna (1984), el director catalán reinventó los límites de lo representacional en el cine español con obras como Bilbao (1978), Tatuaje (1978) o Caniche (1979). Tomando como telón de fondo la perversión de la vida familiar, el primer film retrata la progresiva enajenación psicótica del protagonista masculino a medida que su obsesión por la prostituta “Bilbao” desemboca en sadismo, A camino entre lo verité y lo sordido, la fotografía dibuja una sociedad desenfocada y perversa donde lo sexual se torna enfermizo. Caniche explora la porosa frontera entre lo humano y lo animal y es, en palabras de su director, una traslación de los dibujos y grabados de Goya al ámbito de lo cinematográfico.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

JOSÉ LUIS BORAU (Zaragoza, 1929)

Estrenada dos meses antes de la muerte de Franco y ganadora de la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián en 1975, Furtivos es considerada como una obra clave de la Transición. Como la trilogía de Carlos Saura de esta misma época, el film explora las disfunciones psicológicas en el seno familiar como alegoría de la represión de la dictadura franquista.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

MARIO CAMUS (Santander, 1935)

Reconocido por su cine de los años sesenta, durante los años de la Transición Camus abrazó la televisión y contribuyó con algunos de sus productos más relevantes: Curro Jiménez (1977), y Fortunata y Jacinta (1980). Su film Los días del pasado (1978), sobre la memoria de los maquis, también seguía la línea de la recreación histórica de alta producción. Así mismo adaptó a la gran pantalla la novela de Camilo José Cela La Colmena (1982). Los Santos Inocentes (1984) consiguió un gran reconocimiento a nivel nacional e internacional, adhiriéndose a la estética de cine de calidad que el llamado “decreto Miró” favoreció a principios de los años 80.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

FERNANDO COLOMO (Madrid, 1946)

Su debut con Tigres de papel (1977) le presentó como un nuevo enfant de la comedia española que ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste? (1978) confirmó como menos rebelde de lo que prometía, lo que llevó a muchos a situarle cerca de la derecha moderada. Imposible entender la comedia madrileña de los ochenta sin las semillas plantadas por Colomo.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

VÍCTOR ERICE (Carranza, Vizcaya, 1940)

Pese a haber realizado únicamente tres largometrajes, el director vasco es una de las figuras clave de la historia del cine español. A camino entre lo alegórico, lo fantástico y lo metacinematográfico, El espíritu de la colmena (1973) nos ofrece una concepción lírica de la realidad apoyada en la fotografía claustrofóbicamente hermosa de Luis Cuadrado. Así mismo, juega con las posibilidades expresivas de lo fílmico para ofrecer una dura crítica al regimen franquista. El Sur (1983), aunque inconcluso debido a que el productor del film, Elías Querejeta, interrumpió su rodaje, ha sido únanimanente ensalzada por la crítica. Al igual que en su primera obra, Erice reflexiona sobre el paso del tiempo mediante una narrativa que se articula tanto de silencios como de palabras, impulsando al espectador a descifrar lo inefable del conocimiento y los sentimientos en los intersticios de la creación artística.

VER LISTADO DE VíDEOS

JOSÉ LUIS GARCI (Madrid, 1944)

Asignatura pendiente (1977), gran éxito de público, explora la nostalgia por el tiempo perdido durante el franquismo, la imposibilidad de recuperarlo y el “desencanto” con los primeros años de la democracia. También imbuida en gran medida con la sensibilidad del desencanto, El crack (1981) es una obra interesante y uno de los mayores éxitos del cine español de principios de los 80. Explícitamente homenajeando al cine negro de Hollywood, el film mezcla un cierto costumbrismo social con la reinvención del actor del destape por excelencia, Alfredo Landa, como un private eye que navega por un tejido social enfermo utilizando el espacio urbano de Madrid como telón de fondo. Pese a conseguir el Oscar a la mejor película, Volver a empezar (1982) fue recibida con bastante menos entusiasmo por la crítica española, que denunció su sentimentalismo exacerbado y su simplificación del panorama político español durante la Transición.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

LUIS GARCÍA BERLANGA (Valencia, 1921-2010)

Durante el Tardofranquismo y la Transición, Luis García Berlanga exploró el lado más oscuro de lo esperpéntico de la cultura nacional con Tamaño natural (1973), una historia de obsesión sexual de un dentista (Michel Piccoli) por una muñeca. Entre 1977 y 1982, el director valenciano realizó la trilogía La escopeta nacional, un ácido retrato de la decadencia moral de las clase política y oligárquica. En 1985, García Berlanga revisitó la guerra civil española con La vaquilla, una comedia de enorme popularidad y en la que demuestra una vez más su perfecto dominio de coreografías complejas a través de la utilización del plano secuencia.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

ELOY DE LA IGLESIA (Zarautz, Guipúzcoa, 1944-2006)

El cine de De la Iglesia ha quedado como uno de los más representativos de la Transición. Siempre pegado a la actualidad (en muchas de sus películas se ven imágenes de eventos reales), se le solía acusar de panfletario, y sólo el paso del tiempo ha otorgado a su obra una reivindicación. Sus temáticas escandalosas, que deliberadamente buscaban la polémica, incluyeron temas pioneros en el cine español como la homosexualidad o las drogas duras.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

ANTONIO MERCERO (Lasarte-Oria, Guipúzcoa, 1936)

Antonio Mercero es el creador de series emblemáticas de televisión como Verano azul y Farmacia de guardia. Sus obras clave del Tardofranquismo son el telefime La Cabina (1972), protagonizado por José Luis López Vázquez, y Juan soldado (1974). Obra de terror psicológico con un alto tono alegórico, La cabina es quizá uno de los documentos audiovisuales más poderosos sobre el estado de catatonia social que España había alcanzado en los últimos años del Franquismo pese a que su propio director haya negado cualquier intención política.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

PILAR MIRÓ (Madrid, 1940-1997)
Tras más de una década trabajando en RTVE, a la que seguiría ligada en los años siguientes, Miró debutaba con La petición en 1976, tocando sin tapujos algunos de los puntos de interés más candentes del feminismo. La prohibición de El crimen de Cuenca (1980) sería el último gran debate sobre la censura franquista.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

VENTURA PONS (Barcelona, 1945)

El director de teatro Ventura Pons debutó en el cine con Ocaña, un retrato intermitente (1977), que fue seleccionada en la sección oficial del Festival de Cannes en 1978, y fue una obra de referencia durante la Transición en términos de la representación de la subjetividad homosexual en el cine español. Aunque Pons rueda en catalán la mayoría de sus proyectos, también los distribuye en castellano con el fin de conseguir llegar a un público más amplio.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

PERE PORTABELLA (Figueres, Girona, 1929)

El productor y director de cine Pere Portabella es una de las figuras claves del cine político español durante el Tardofranquismo y la Transición. Su documental, El sopar (1974) reúne a cinco ex-presos políticos para reflexionar sobre sus experiencias durante el periodo de represión franquista. Con Informe general (1976), Portabella realiza una síntesis de filmaciones clandestinas en los momentos inmediatamente posteriores a la muerte de Franco experimentando con las posibilidades expresivas del modo documental a través de la utilización de técnicas asociadas con el cine de ficción.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

CARLOS SAURA (Huesca, 1932)

Cada vez más liberado de las guillotinas censoras de la dictadura franquista durante el Tardofranquismo y la Transición, el cine de Carlos Saura durante este periodo rearticula varios de los grandes temas que ya había explorado en La caza (1966) y Peppermint frappé (1973), tales como la íntima relación entre lo político y lo sexual, la indeleble presencia de las heridas de la guerra civil en el inconsciente colectivo nacional, y los efectos del poder tiránico del patriarca en la psique del individuo. Ana y los lobos (1973), La prima Angélica (1974) y Cría Cuervos (1976) constituyen obras clave a este respecto. Deprisa, deprisa (1981) da una vuelta de tuerca al realismo urbano ya explorado en Los golfos (1960), y adhiriéndose a los dictados estéticos del llamado “cine quinqui,” dibuja la alienación de las clases bajas en la megalópolis moderna y mostruosa en los primeros años de la democracia en España.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

IMANOL URIBE (Bilbao, 1950)
El director bilbaíno realizó el primer gran film sobre la complejidad del conflicto vasco con el documental El proceso de Burgos (1979). Pese a su limitada distribución y la reacción violenta de ciertos elementos de la extrema derecha, el film consiguió atraer de manera masiva a los espectadores vascos al cine. Uribe continuó explorando este tema con La fuga de Segovia (1981), que es la crónica de la fuga carcelaria de una treintena de presos, y aborda por primera vez la división interna entre las facciones política y político-militar de ETA. Estructurada como película de acción, aunque no carente de elementos más entroncados con la tradición del cine documental que confieren a la narrativa un cariz histórico, la obra de Uribe es un texto clave en la legitimación del cine de género como vehículo político. Con más de un millón de espectadores, La muerte de Mikel (1984) explora el nacionalismo vasco a través de la “problemática” homosexualidad de su protagonista con el fin de ofrecer una visión crítica de la situación política en el País Vasco.

VER LISTADO DE VíDEOS

 

IVÁN ZULUETA (San Sebastián, 1943-2009)

Arrebato (1980) es hoy en día considerada una de las obras maestras del cine español, uno de esos proyectos malditos que desde la actitud reflexiva que otorga el análisis a posteriori, se percibe como un tour de force adelantado a su tiempo. Cartelista, decorador, pintor, fotógrafo y cineasta, Zulueta intentó ante todo experimentar con las posibilidades expresivas de lo audiovisual con la intención de capturar la complejidad caótica del ser humano. En este sentido, el director vasco toma la idea de narrativa como punto de partida para saturar al espectador con referencias de la cultura popular filtradas mediante un universo genérico híbrido que reflexiona sobre el poder representacional del cine, y sobre los procesos y mecanismos de creación artística en sí mismos. Una película donde la cámara vampiriza todo lo que ve y puede llegar a ver.

VER LISTADO DE VíDEOS